.

..

ºº

.

EN LOS LIMITES DE LA REALIDAD

↑ Grab this Headline Animator

lunes, 23 de mayo de 2011

EL CORÁN 2ªparte



EL CORAN


SURA XII
JOSÉ
Dado en la Meca. - 111 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. ELIF. LAM. RA.1 He aquí los signos del Libro evidente.
2. Lo hemos hecho descender del cielo en lengua árabe, a fin de que lo comprendáis.
3. Vamos a contarte, ¡oh Mahoma!, la más hermosa de las historias reveladas en este
Corán, una historia que no has oído mentar siquiera hasta ahora.
4. Cierto día JOSÉ dijo: ¡Oh padre mío! He visto once estrellas y el sol y la luna que me
adoraban.
5. -¡Oh hijo mío!, le respondió José. Guárdate de contar tu sueño a tus hermanos, no
vayan a imaginar contra ti algún artificio, pues Satán es el enemigo declarado del
hombre.
6. Así es2 como te tomará Dios por elegido suyo y te enseñará la interpretación de los
acontecimientos; te colmará con sus beneficios a ti y a la familia de Jacob, como ha
colmado a tus antepasados Abrahán a Isaac. Tu Señor es instruido y prudente.
7. En verdad hay, en lá historia de José y de sus hermanos, signos instructivos para
aquellos que interrogan.3
8. Un día sus hermanos se decían uno a otro: José y su hermano Benjamin son más
queridos por nuestro padre, y, sin embargo, nosotros somos más numerosos. En verdad,
nuestro padre está en un error manifiesto.
9. Matad a José, o bien enviadlo a algún punto lejano; las miradas, de vuestro padre serán
exclusivamente para vosotros. Luego os coduciréis como hombres de bien.
10. Entonces uno de ellos dijo: No condenéis a muerte a José y echarlo más bien en el
fondo de un pozo; algún viajero que pase lo recogerá; si es que queréis hacer alguna cosa.
11. Un día los hermanos de José dijeron a Jacob: ¡Oh padre! ¿Por qué no quieres
confiarnos a José? Sin embargo, nosotros lo queremos bien.
12. Déjalo partir mañana con nosotros; comerá frutas y jugará;4 nosotros seremos sus
guardianes.
13. Experimentaré pena, dijo Jacob, si vosotros os lo lleváis; temo que lo devore un lobo
mientras que vosotros estéis distraídos.
14. Si un lobo quiere devorarlo, nosotros que somos muchos seríamos muy desgraciados
si no lográsemos defenderlo.
15. Luego se llevaron a José consigo, y de común acuerdo lo echaron al fondo de un
pozo. Entonces nosotros hicimos esta revelación a José: Les dirás algún día lo que han
hecho y ellos no lo comprenderán.5
16. Por la noche se presentaron ante su padre llorando.
17. ¡Oh padre!, dijeron. Nos hemos alejado para competir a correr y hemos dejado a José
junto a nuestras ropas, y he aquí que lo ha devorado un lobo. Pero tú no nos creerás,
aunque digamos la verdad.
18. Luego enseñaron su camisa teñida con alguna otra sangre.6 Jacob les dijo: Vosotros
mismos sois los que habéis arreglado todo, pero la paciencia vale más. Imploro el auxilio
de Dios en la desgracia que acabáis de comunicarme.
19. Ocurrió que unos viajeros acertaron a pasar por allí y enviaron a un hombre con el
encargo de que les llevase agua. Éste dejó desceander su cubo al pozo y exclamó: ¡Qué
feliz encuentro, es un joven! LO ocultaron para hacer de él una mercancía; pero Dios
conocía sus acciones.
20. Lo vendieron por un precio vil,7 por algunos dracmas plata, y cual si tuviesen poco
interés en conservarlo.
21. El que lo compró (fue un egipcio) dijo a su mujer:8 Dí una hospitalidad generosa;
puede sernos útil algún día, o bien lo adoptaremos como hijo nuestro. Así es como hemos
establecido a José en aquel país; le enseñamos la interpretación de los acontecintientos.
Dios es poderoso en sus obras; pero la mayor parte de los hombres no lo saben.
22. Cuando José llegó a la edad de la pubertad, le dimos la sabiduría y la ciencia: así es
como recompensamos a los que obran el bien.
23. La mujer en cuya casa se hallaba, concibió una pasión por él; cerró todas las puertas
de la habitación9 y le dijo: Ven aquí. -¡Dios me preserve de tal!, respondió José. Mi amo
me ha dado una generosa hospitalidad. Los malvados no prosperan.
24. Pero ella lo solicitó, y él tuvo la misma intención; pero recibió una advertencia de su
Señor. Se la hemos dado para apartarlo del mal, de una fealdad, pues era de nuestros
servidores sinceros.
25. Entonces ambos corrieron hacia la puerta, él para huir, ella para retenerle, y la mujer
rasgó la túnica de José por detrás. Ambos encuentran en la puerta al amo de ella (a su
marido). ¿Qué merece, dijo la mujer, el que ha concebido intenciones culpables respecto
de tu mujer, sino la prisión o un castigo terrible?
26. -Es ella, dijo José, que me ha solicitado para el mal. Entonces un pariente de la mujer
dio testimonio contra ella, diciendo: Si tu túnica está rasgada por delante, es la mujer la
que dice la verdad y José es un embustero.
27. Pero si está rasgada por detrás, es la mujer quien ha mentido y José habrá dicho
verdad.
28. El marido examinó la túnica, y vio que estaba rasgada por detrás. -¡He aquí vuestra
falsedad!, dijo el marido. Y ¡en verdad, son grandes vuestros engaños!
29. ¡Oh José! No te preocupes ya de este asunto,10 y tú, ¡mujer!, pide perdón por tu falta,
pues has pecado.
30. Las mujeres de la villa se contaban la aventura, diciendo: La mujer del Aziz11 ha
puesto sus miras en un joven, que la ha puesto loca por él. ¡Juzgamos que ésta es una
manifiesta falsa vía!
31. Cuando la mujer del Aziz oyó estas palabras, envió invitaciones a aquellas mujeres,
preparó un banquete y le dio a cada cual un cuchillo; luego ordenó a José comparecer.
Tan pronto como ellas lo vieron, se extasiaron ante él y se cortaban los dedos por
ditracción,12 exdamando: ¡Dios nos guarde! No es una criatura humana, es un angel
arrebatador.
32. -He aquí, les dijo la mujer del Aziz, al que ha ocasionado vuestras censuras. He
querido hacerle ceder a mis deseos; pero él desea permanecer casto; si en lo venidero no
hace lo que yo le ordene, será metido en un calabozo y figurará entre los más miserables.
33. -¡Señor!, exclamó José, la cárcel es preferible al crimen a que me invitan estas
mujeres, y si no alejas de mí sus artificios, cederé a mi inclinación por ellas y seré del
número de los insensatos.
34. Dios le escuchó y apartó de él sus maquinaciones, pues lo oye y sabe todo.
35. Sin embargo, plúgoles, aun después de las pruebas de su inocencia, arrojarlo por
algún tiempo en un calabozo.
36. Dos hombres fueron al mismo tiempo encarcelados con él. Uno de ellos dijo: He
soñado esta noche que prensaba uvas. -Y yo, dijo el otro, he soñado que llevaba sobre la
cabeza unos panes que los pájaros venían a picar. -Danos la interpretación de estos
sueños, pues te consideramos hombre virtuoso.13
37. José les respondió: Aún no os habrán traído vuestro alimento diario cuando yo os
habré explicado vuestros sueños antes de que se realicen. Esta ciencia me viene de Dios,
que me la ha enseñado, pues he abandonado la religión de los que no creen en Dios y
niegan la vida futura.
38. Yo profeso la religión de mis padres Abrahán, Isaac y Jacob; nosotros no asociamos
ninguna criatura a Dios. Esto proviene del favor de Dios para con nosotros como para con
todos los hombres; pero la mayor parte de los hombres no son agradecidos.
39. ¡Oh compañeros míos de cárcel! ¿Qué vale más: una multitud de señores o un Dios
único y poderoso?
40. Esos a quienes adoráis al lado de Dios no son más qué vanos nombres que habéis
inventado, vosotros y vuestros padre. Dios no os ha dado ninguna prueba en apoyo de
vuestro culto. Solo a Dios pertenece el poder supremo; os manda no adorar a más dios
que él. Tal es la religión verdadera; pero la mayor parte de los hornbres no lo saben.
41. ¡Oh compañeros míos de cárcel! Uno de vosotros presentará la copa de vino a su amo
y el otro será sacrificado, y las aves irán a comerle la cabeza. La cosa sobre la cual
acabáis de interrogarme está decretada irrevocablemente.
42. Luego José dijo a aquel a quien predecía su libertad: Cuando estés libre, no dejes de
recordarme cerca de tu amo. Satán le hizo olvidar a José cerca de su amo, y José
permaneció aún algunos años en la cárcel.
43. Un día el rey de Egipto dijo a los magnates de su reino: He vísto en sueños siete vacas
gordas devoradas por siete vacas flacas, y siete espigas verdes y otras siete secas.
¡Señores! Explicadme mi visión, si sabéis explicar los sueños.
44. Eso no es más que un hato de visiones incoherentes,14 sueños; nosotros no
entendemos nada de la explicación de los sueños.
45. El prisionero que había sido puesto en libertad les dijo (pues se acordó de José al cabo
de algunos años): Yo os daré la explicación de eso. Dejadme ir a ver la persona que lo
hará.
46. ¡Oh José, hombre verídico! Explícanos lo que significan siete vacas gordas devoradas
por siete vacas flacas, y siete espigas verdes y otras siete secas, a fin de que cuando
vuelva cerca de los que me hen enviado, conozcan su explicación.
47. José le respondió: Sembraréis durante siete años, como es costumbre; el trigo que
hayáis segado dejadlo en la espiga,15 excepto lo poco que emplearéis en vuestras
necesidades.
48. Luego vendrán siete años de escasez que consumirán todo lo que habéis
economizado, excepto lo poco que cuidaréis de guardar.
49. Luego vendrá un año durante el cual los habitantes de este país tendrán muchas
lluvias y apisonarán la uva y las aceitunas.
50. Entonces el rey dijo: Traedme a ese hombre. Cuando el mensajero fue a buscar a
José, éste le dijo: Vuelve cerca de tu amo y pregúntale lo que querían hacer aquellas
mujeres que se cortaban los dedos. Mi Señor (Dios) conoce perfectamente sus maquinaciones.
51. Entonces el rey preguntó a aquellas mujeres: ¿Qué significaban aquellás instancias
para hacer que José cediese a vuestros deseos? -¡Dios nos guarde!, respondieron ellas; él
no se ha hecho culpable de ningún pecado que nosotras sepamos. Y la mujer del Aziz
(del gobernador del Egipto) añadió: Ahora está bien establecida la verdad; yo soy la que
había solicitado a José para el mal; él ha dicho siempre la verdad.
52. Cuando José supo todo esto, dijo: Pues bien, que mi antiguo amo sepa ahora que no
le hice traición durante su ausencia. Dios no conduce a buen fin las maquinaciones de los
traidores.
53. Tampoco me diré yo completamente inocente; en verdad, la sangre arrastra al mal,16 a
no ser que Dios tenga piedad de nosotros; pero Dios es indulgente y misericordioso.
54. Entonces el rey dijo: Traedme a José y lo tomaré a mi servicio particular. Y cuando le
hubo dirigido algunas palabras, le dijo: Desde hoy estarás cerca de nosotros investido de
autoridad de nuestra confianza.
55. José le dijo: Dadme la intendencia de los almacenes del país; yo seré su guardián
inteligente.
56. Así es como hemos establecido firmemente a José en este país; podrá escoger su
morada donde quiera. Dispensamos nuestros favores a quien queremos, y no dejamos
perecer la recompensa de los hombres que obran el bien.
57. Pero la recompensa de la vida futura es preferible para los que creen y temen a Dios.
58. Ocurrió que los hermanos de José fueron a Egipto y se sentaron ante él; él los
reconoció, pero ellos no le reconocieron.
59. Y cuando los hubo proveído de provisiones, les dijo: Traedme a vuestro hermano que
ha quedado con vuestro padre. ¿No veis que os doy una buena medida y que recibo bien a
mis huéspedes?
60. Si no me lo traéis, no tendréis más trigo; sin él no volváis a presentaros ante mí.
61. Nos esforzaremos, dijeron, por obtenerlo de nuestro padre en verdad lo haremos.
62. Luego José dijo a sus criados: Poned el precio de su trigo entre sus bagajes; tai vez se
apercibirán de ello al llegar a su casa volverán aquí para restituirlo.
63. Cuando estuvieron de vuelta cerca de su padre, le dijeron: En lo sucesivo nos negarán
trigo en Egpto; deja que venga con nosotros nuestro hermano y así lo obtendremos.
Nosotros cuidaremos de él.
64. ¿Os confiaré aún éste como os había confiado en otro tiempo a su hermano (José)?.
Dios es el mejor guardián; él es el más clemente.
65. Y cuando hubieron descargado sus bagajes, hallaron que les había sido devuelto el
precio de su trigo. ¡Oh padre nuestro!, dijeron ¿Podemos desear más? He aquí el precio
de nuestro trigo que nos sido devuelto; vamos a volver allá para comprar provisiones para
nuestras familias; cuidaremos de nuestro hermano; esta vez llevaremos la carga de un
camello más. Es una carga de poca importancia.17
66. No lo dejaré partir con vosotros, dijo Jacob, a no ser que juréis ante Dios que me lo
traeréis sano y salvo, si no os ocurre algún acontecimiento mayor. Cuando se lo hubieron
prometido, Jacob exclamó: Dios es fiador de vuestro compromiso.
67. Luego les dijo: ¡Oh hijos míos! Al llegar a Egipto no entréis todos por una sola
puerta, sino por varias a la vez; de todas suertes no podría hacer nada por vosotros contra
los decretos de Dios, pues el poder supremo pertenece a Dios. Pongo mi confianza en él y
en él ponen su confianza los hombres que se resignan.
68. Entraron, pues, en la villa, conformándose con la orden de su padre; pero esta
precaución no podía serles de ninguna utilidad contra las sentencias de Dios, salvo que
satisficiese el deseo de Jacob, que se los había recomendado. Ahora bien, Jacob poseía la
ciencia que nosotros le enseñamos; pero la mayor parte de los hombres no la tienen.
69. Y cuando se presentaron ante José, éste retuvo a comer a su hermano Benjamin, y le
dijo: Yo soy hermano tuyo; no te aflijas ya del crimen que han cometido.
70. Habiéndole provisto José de provisiones, metió una copa entre las ropas de su
hermano Benjamín; luego, por orden suya, un heraldo fue detrás de ellos a decirles: ¡Eh,
viajeros! ¿Sois acaso ladrones?
71. Los hijos de Jacob se volvieron atrás y exclamaron: ¿Qué buscáis?
72. -Buscamos, les respondieron, la copa del rey. Quienquiera que la restituya, recibirá
una recompensa en trigo de la carga de un camello; yo soy garante de ello, dijo el
heraldo.
73. -Lo juramos por Dios, respondieron los hijos de Jacob, ya sabéis que no hemos
venido aquí para cometer bandidajes; nosotros no somos ladrones.
74. Y si mentís, ¿cuál será la pena del que lo ha hecho?, dijeron los otros.
75. Aquel en cuyas ropas se halle la copa, respondieron, os será entregado en expiación.
Así es como castigamos nosotros a los culpables.18
76. José comenzó por escudriñar en sus sacos antes de escudriñar en el de su hermano, y
luego sacó la copa del saco de su hermano. Nosotros fuimos los que sugerimos esta
astucia a José; según la ley del rey de Egipto, él no habría podido apoderarse de la
persona de su hermano, a no ser que Dios lo hubiese querido. Nosotros elevamos el rango
de aquel a quien queremos. Hay alguien más sabio que los sabios.
77. Entonces los hijos de Jacob dijeron: Si Benjamín ha cometido este robo, su hermano
había cometido otro antes que él.19 José comprimió en el fondo de su corazón la verdad y
no se dio a conocer; dijo para sus adentros: Estáis en una condición más digna de
compasión que nosotros dos. Dios conoce mejor lo que contáis.
78. -¡Oh Señor!, dijeron entonces. Tiene un padre anciano, respetable; toma más bien a
uno de nosotros en su lugar. Nosotros sabemos que tú eres generoso.
79. -No quiera Dios que yo tome a otro distinto de aquel en cuyo poder se halló la copa.
Si tal hiciese, obraría injustamente.
80. Cuando hubieron desesperado del éxito de sus demandas, retiraron para consultarse.
El de más edad dijo: ¿No sabéis que vuestro padre ha recibido de vosotros una promesa
hecha ante Dios? ¿No recordáis el crimen que cometisteis con José? Yo no dejaré el país
hasta que mi padre me lo haya permitido o hasta que Dios me haya manifestado sus
órdenes, pues es el mejor de los jueces.
81. Volved al lado de vuestro padre y decidle: ¡Oh padre nuestro! Tu hijo ha cometido un
robo; nosotros no podemos testimoniar, excepto lo que es de nuestro conocimiento, y
nosotros no podíamos estar en guardia contra las cosas imprevistas.
82. Haz tomar informes en la villa en que estábamos y cerca de la caravana con la cual
hemos llegado, y verás cómo decimos la verdad.
83. De vuelta en su casa, Jacob les hablo así: Habéis arreglado todo esto vosotros
mismos, pero tengamos valor; tal vez Dios me los devolverá a los dos, pues es el Sabio,
el Prudente.
84. Se alejó, pues, de ellos y exclamó: ¡Ay de mí, oh José! Y miró al cielo con tristeza y
se mostró oprimido por el dolor.
85. Sus hijos le dijeron: En nombre de Dios, ¿no cesarás pues, de hablar de José hasta que
te sorprenda la muerte o el dolor ponga fin a tus días?
86. -Llevo mi afecto y mi dolor ante Dios, y yo sé sobre Dios lo que no sabéis vosotros.
87. ¡Oh hijos míos! Id y preguntad en todas partes por José y por su hermano, y no
desesperéis de la bondad de Dios, pues sólo los ingratos desesperan de la bondad de Dios.
88. Volvieron a Egipto y, habiéndose presentado en casa de José, le dijeron: ¡Señor! La
miseria ha caído sobre nosotros y sobre nuestra familia; sólo traemos una módica suma;
pero haz que nos llenen la medida, haznos esa limosna. Dios recompensará a los que
hacen limosna.
89. -¿Sabéis lo que habéis hecho de José y de su hermano, cuando estabais sumidos en la
ignorancia?
90. -¿Eres tú acaso José?, le dijeron. -Sí, yo soy José, y éste es mi hermano. Dios ha sido
bienhechor con nosotros; pues todo el que le teme y persevera es feliz; y Dios no hará
perecer la recompensa de los virtuosos.
91. -Por el nombre de Dios, respondieron, Dios te ha permirido hacernos bien, aunque
hayamos pecado.
92. -No os censuraré hoy; Dios os perdonará vuestras faltas, pues es el más
misericordioso.
93. Id y llevad mi túnica; cubrid con ella el rostro de mi padre, y recobrará la vista. Luego
traedme a toda vuestra familia.
94. Cuando la caravana partió de Egipto, Jacob dijo a los que le rodeaban: Siento el olor
de José, ¿creéis acaso que deliro?
95. -Por el nombre de Dios, le respondieron, estás en tu antiguo error.
96. Cuando llegó el mensajero portador de la feliz noticia, echó la túnica de José sobre el
rostro de Jacob, y Jacob recobró la vista.
97. -¿No os he dicho que yo sé sobre Dios cosas que vosotros no sabéis?
98. -¡Oh padre mío!, dijeron sus hijos; implora nuestro perdón cerca de Dios, porque
hemos pecado.
99. -Sí, imploraré vuestro perdón cerca de Dios; es indulgente y misericordioso.
100. Cuando Jacob, con su familia llegada a Egipto, fue a casa de José, los recibió en su
casa, y les dijo: Entrad en Egipto, si así place a Dios, y habitad este país libres de todo
temor.
101. Colocó en un asiento elevado a su padre y a su madre, que cayeron de bruces para
adorarle. ¡Oh padre mío!, dijo José, he aquí la explicación de mi sueño del otro día: Dios
lo ha realizado; ha sido bienhechor conmigo, cuando me libró de la cárcel, cuando os
llevó cerca de mí desde el desierto, después que Satán nos hubo separado a mí y a mis
hermanos. El Señor está lleno de bondad cuando quiere. Es el Sabio, el Prudente.
102. Señor, tú me has concedido el poder y me has enseñado la interpretación de los
acontecimientos. Creador de los cielos y de la tierra, tú eres mi protector en este mundo y
en el otro; hazme morir resignado a tu voluntad y colócame entre el número de los
virtuosos.
103. Tal es esta historia, ¡oh Mahoma!, del número de los relatos desconocidos que
nosotros te revelarnos. Tú no has estado presente cuando los hermanos de José urdieron
en común su maquinación cuando le tendieron un lazo; pero la mayor parte de los hombres
sea cual fuere tu deseo, no creerán.
104. No les pedirás salario por este relato; es un relato que se dirige a todos.
105. ¡Qué de milagros difundidos por los cielos y la tierra! Pasan cerca de ellos y se
apartan.
106. La mayor parte no creenn Dios, sin mezclar a su culto el de los ídolos.
107. ¿Están por ventura seguros de que no les alcanzará el castigo de Dios y de que la
hora no llegará de pronto cuando menos lo esperen?
108. Diles: He aquí mi sendero, yo os llamo a Dios, apoyado por una prueba evidente. Yo
y el que me sigue, para gloria de Dios, no somas idólatras.
109. Jamás hemos enviado ante ti más que hombres escogidos entre el pueblo de
diferentes ciudades, a los que revelábamos nuestras órdenes. ¿No han viajado par el país?
Habrían visto cuál ha sido el fin de los que han vivido antes que ellos. En verdad, la
morada del otro mundo es de mayor precio para los que temen a Dios. ¿No lo
comprenderán?
110. Cuando al fin desesperaron nuestros apóstoles del éxito de sus esfuerzos, cuando los
hombres se imaginaban que mentían, no faltó nuestra asistencia a los apóstoles; salvamos
a los que queremos y nuestra venganza no podría ser apartada de las cabezas de los
culpables.
111. La historia de los profetas está llena de ejemplos instructivos para los hombres
dotados de sentido. Este libro no es un relato inventado a placer, corrobora las escrituras
reveladas antes, da la explicación de todo, es la dirección y una prueba de la gracia divina
para los creyentes.
SURA XIII
EL TRUENO 1
Dado en la Moca. - 43 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. ELIF. LAM. MIM. RA.2 He aquí los signos del Libro y lo que ha sido enviado de lo
alto es la verdad misma; sin embargo, la mayor parte no creen.
2. Dios es el que ha elevado los cielos sin columnas visibles y sé ha establecido en el
trono. Ha sometido el sol y la luna, y cada uno de estos astros prosigue su carrera hasta
un punto determinado; maneja los negocios del universo y hace ver distintamente sus
marávillas. Tal vez acabaréis par creer con certeza que un día estaréis en presencia de
vuestro Señor.
3, Él es el que ha extendido la tierra, el que ha puesto las montañas y los ríos, el que ha
establecido parejas en todas las producciones, el que ha ordenado a la noche que
envuelva el día. En verdad, en todo esto hay signos para los que reflexionan.
4. Y en la tierra veis porciones diferentes por su naturaleza, aunque vecinas, jardines de
vides, trigos, palmeras aisladas o reunidas en un tronco. Están regados por la misma agua
y somas nosotros los que hacemos superiores los unos a los otros en cuanto al gusto. En
verdad, hay en esto signos para los hombres dotados de sentido.
5. Si algo debe asombrarte de su parte, asómbrate cuando los oyes decir: ¿Es posible que,
estando convertidos en polvo, lleguemos a ser luego una nueva creación?
6. No creen en Dios; cadenas rodearán sus cuellos, serán entregados a las llamas y
permanecerán eternamente en ellas.
7. Te solicitarán más bien que apresures el mal que el bien (la cólera más bien que la
misericordia de Dios). Semejantes ejemplos han tenido lugar ya antes de ellos. En
verdad, Dios es indulgente para los hombres, a pesar de su iniquidad; pero también es
terrible en sus castigos.
8. Los incrédulos dicen: ¿Es por ventura que Dios no le habrá dada ningún poder para
hacer milagros? Tú no eyes, pues, más que un amonestador, y cada pueblo ha tenido un
enviado encargado de dirigirlo.
9. Dios sabe lo que cada hembra lleva en su seno y cuánto se estrecha o se ensancha la
matriz. Todo tiene en él su medida.
10. Conoce lo que está oculto y lo que está manifiesto. Él es el Grande, el Altísimo.
11. Para él todo es igual: el que oculta sus palabras y el que las proclama en voz alta, el
que se envuelve en la noche y el que se presenta a la luz del día.
12. Todo hombre tiene ángeles que se suceden sin cesar, colocados ante él, detrás de él;
velar por él por order del Señor. Dios no cambiará lo que ha concedido a los hombres,
mientras que ellos no sean los primeros en cambiar lo que poseen de bien en mal. Cuando
quiere castigarlos, nadie puede oponerle obstáculo; los hombres no tienen más protector
que él.
13. Él es el que hace brillar el rayo a vuestros ojos para inspirar terror y esperanza. Él es
el que suscita las nubes cargadas de lluvia.
14. El TRUENO celebra sus alabanzas, los ángeles le glorifican penetrados de espanto. Él
lanza el rayo y alcanza a los que quiere mientras que disputan sobre Dios, pues es
inmenso en su poder.
15. Él sólo es digno de ser invocado, y los que imploran otros dioses no obtienen nada;
semejantes a aquel que extiende sus dos manos hacia el agua para llevársela a la boca,
pero que jamás logran alcanzarla. Los gritos de los infieles se extravían en su camino.3
16. Todo lo que hay en los cielos y en la tierra se prosterna ante Dios de grado o por
fuerza. Las sombras mismas de todos los seres se inclínan ante él por las mañanas y las
noches.
17. Di: ¿Quién es el soberano de los cielos y de la tierra? Responde: Es Dios. Diles: ¿Lo
olvidaréis, pues, para buscar patronos que nó tienen ningún poder por sí mismos sobre lo
que les es útil o les daña? Diles: ¿Son iguales el ciego y el que ve y son una misma cosa
las tinieblas y la luz? ¿Darán por compañeros a Dios divinidades que habrían creado
como ha creado Dios, de modo que las dos creaciones se confundan a sus ojos? Di más
bien: Dios es creador de todas las cosas, él es el único, el Victorioso.
18. Él hace descender agua del cielo; los torrentes corren por sus cauces en una cierta
medida; la corriente se lleva la espuma que sobrenada, y los metales que los hombres
funden al fuego para hacer con ellos adornos y herramientas producen una espuma
semejante. Así es como Dios pone en parábola lo verdadero y la falso. La espuma se va
rápidamente; pero lo que es útil a los hombres queda en la tierra. Así es como propone
Dios parábolas. Hermosas recompensas se darán a los que responden al llamamiento de
Dios; pero los que no respondan a él, aunque tengan todo lo que contiene la tierra y
todavía otro tanto más, no podrían librarse. Su cuenta será horrible, su morada la gehena.
¡Qué horrible lecho dë reposo!
19. El que sabe que Dios te ha enviado la verdad del cielo ¿se conducirá como un ciego?
Los prudentes lo reflexionarán.
20. Los que cumplen fielmente sus compromisos con Dios y no rompen su alianza,
21. Los que unen lo que él ordena unir, temen a su Señor y el mal resultado de su cuentas,
22. Aquellos a quienes el deseo de contemplar la faz de Dios hace constantes en la
adversidad, que cumplen con exactitud la oración, que dan en secreto o en público bienes
que nosotros les hemos dispensado y que borran sus faltas con sus buenas obras, a esos
1a última mansión.
23. Los jardines del Edén entrarán en ellos así como sus padres, sus esposas y sus hijos
que hayan sido justos. Allí recibirán la visita de los ángeles, que entrarán por todas las
puertas.
24. La paz sea con vosotros, les dirán, porque habéis perseverado: ¡cuán dulce es esta
última mansión!
25. Los que violan el pacto de Dios después de haberlo aceptado, los que separan lo que
Dios ha querido unir y cometen las iniquidades en la tierra, esos, cargados de
maldiciones, tendrán por mansión una horrible morada.
26. Dios derrama a manos llenas sus beneficios sobre los que quiere, o les oprime. Ellos
se regocijan de los bienes de este mundo; pero ¿qué es la vida de aquí abajo comparada
con la vida futura, si no es más que un usufructo temporal.
27. Los infieles dicen: Sin duda no ha recibido de lo alto ningún poder para hacer
milagros. Diles: Dios extravía al que quiere y lleva a él a los que se arrepienten.
28. A los que creen y cuyos corazones descansan con seguridad en la conmemoración de
Dios. ¡Pues qué! ¿No es en la conmemoración de Dios donde los corazones de los
hombres obtienen la quietud? Los que creen y obran el bien, a esos la beatitud y el más
hermoso retiro.
29. Te hemos enviado a un pueblo a quien otros han precedido, a fin de que les recites
nuestras revelaciones. No creen en el Clemente sin límites.4 Diles: Es mi Señor y no hay
más Dios que él. He puesto mi confianza en él. A él debe volver todo. .
30. Aun cuando el Corán hiciese mover las montañas, aun cuando hundiese la tierra e
hiciese hablar a los muertos, ellos no creerían; pero es a Dios a quien pertenece el
imperio sobre todo. ¿Dudan los creyentes5 de que pueda Dios dirigir por la senda recta a
todos los hombres, si quisiese?
31. Las desgracias no cesarán de agobiar a los infieles; como premio de sus obras, o se
abatirán a la entrada de sus habitaciones, hasta que se cumplan las amenazas de Dios, y
en verdad Dios no falta a su palabra.
32. Antes de ti también, mis enviados fueron objeto de burla; he concedido una tregua a
los fieles, luego les he castigado, y ¿cuáles fueron mis castigos?
33. ¿Es que el que vela sobre todas las acciones de mi alma es como el que no lo
observa?.6 Han dado iguales al Eterno. Diles: Nombrad vuestras divinidades; ¿pretendéis
enseñar a Dios lo que habría ignorado hasta ahora en la tierra, o es que las divinidades no
son más que un nombre vano? Es más bien que el fraude de los infieles les ha sido
preparado desde mucho antes y se han extraviado lejos del verdadero sendero, y en
verdad, aquel a quien Dios quiera extraviar no tendrá guía.
34. El castigo les alcanzará en este mundo; otro más terrible espera en el otro; no tendrán
protector que les defienda contra Dios.
35. He aquí cuál será el jardín prometido a los que temen a Dios; el jardín regado por
corrientes de agua y el alimento de sus frutos es inagotable y sus sombras permanentes.
Tal será el fin de los creyentes; el de los infieles será el fuego.
36. Los que han recibido las Escrituras se regocijan de lo qüe ha sido revelado. Otros, los
salidos de los árabes, rechazan una parte. Diles: Dios me ha ordenado adorarle y no
asociarle ningún ser. Yo llamo a los hombres a su culto y volveré a él.
37. Te hemos revelado este Corán para que sea un código en lengua árabe; si siguieses
sus deseos, después de haber recibidó la ciencia, no tendrías ni amigos ni protector que te
proteja contra Dios.
38. Ante todo, hemos enviado otros profetas, a quienes hemos dado esposas y una
descendencia. Ninguno de ellos ha hecho milagros a no ser con el permiso de Dios. A
cada época su libro sagrado.
39. Dios borra lo que quiere o lo mantiene. La madre del Libro7 está entre sus manos.
40. Ora que te hagamos ver el cumplimiento de una parte de nuestras amenazas, ora que
te llamemos a nosotros antes de este término, tu misión es predicar, y a nosotros nos
pertenece pedir una severa cuenta.
41. ¿No ven que hemos penetrado en su país y que lo minamos en torno?.8 Dios juzga, y
nadie revisa sus sentencias. Es pronto en arreglar sus cuentas.
42. Sus padres han obrado con astucia; pero Dios es dueño de toda astucia; conoce las
obras de cada uno, y los infieles aprenderán algún día que estará en posesión de la
mansión eterna.
43. Los infieles te dirán: Tú no has sido enviado por Dios. Respóndeles: Me basta que
Dios y el que posee la ciencia del Libro sean mis testigos entre vosotros y yo.
SURA XIV
ABRAHÁN, LA PAZ SEA CON ÉL.
Dado en la Meca. - 52 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1, ELIF. LAM. RA.1 Éste es un libro que lo hemos enviado de lo alto para que hagas salir
a los hombres de las tinieblas a la luz y para que los conduzcas con el permiso de su
Señor hacia el sendero del Poderoso, del Glorioso.
2. De Dios, a quien pertenece todo lo que hay en los cielos y en la tierra, y desgraciados
los infieles, a causa del terrible castigo que les espera.
3. Los que prefieren la vida de aquí abajo a la vida futura, los que alejan a los hombres de
la senda de Dios y procuran hacerla tortuosa, están en un extravío bien distante de la
verdad.
4. No hemos enviado ningún apóstol que no haya hablado en la lengua de su pueblo para
hablarle claramente. Dios en seguida extravía al que quiere y dirige al que quiere. Es el
Poderoso, el Prudente.
5. Enviamos a Moisés, acompañado de nuestros milagros. Le dijimos: Haz salir a tu
pueblo de las tinieblas a la luz. Recuérdale las jornadas del Señor.2 En verdad hay en esto
signos de advertencias para todo hombre que sabe sufrir y dar acciones de gracias.
6. Moisés dijo a su pueblo: Acordaos de los beneficios de Dios, cuando os libró del yugo
de la familia de Faraón, que os oprimía con crueles castigos, inmolaba a vuestros hijos y
no perdonaba más que a vuestras hijas. Era una prueba dura de parte de vuestro Señor.
7. Acordaos del día en que vuestro Señor pronunció estas palabras: Sed agradecidos y
acrecentaré mis gracias; pero si sois infieles... mis castigos son terribles.
8. Aun cuando fueseis infieles, aun cuando lo fuese la tierra toda, Dios es rico y lleno de
gloria.
9. ¿No habéis oído nunca la historia de los pueblos que os han precedido, de los pueblos
de Noé, de Aad, de Themud?
10. Sólo Dios conoce su posteridad. Estos pueblos tuvieron profetas que les ofrecieron
signos evidentes de sumisión; pero se llevaban las manos a la boca3 y exclamaban: No
creemos en el objeto de vuestra misión y estamos en una gran duda sobre ese culto a qu
nos llamáis.
11. Los profetas les respondían: ¿Hay alguna duda respecto Dios, creador de los cielos y
de la tierra, que os llama a él para borrar vuestros pecados y os da una tregua hasta el
momento fijado antemano?
12. Dijeron: Vosotros no sois más que hombres como nosotros; querís apartarnos de las
divinidades que adoraban nuestros padres. Traednos un poder evidente, el poder de los
milagros en apoyo de vuestros asertos.
13. Los profetas les decían: Cierto que nosotros sólo somos hombres como vosotros; pero
Dios difunde sus gracias sobre aquellos de sus servidores a quienes quiere, y nosotros no
podemos aportaros ningún poder.
14. A no ser con el permiso de Dios. Los creyentes no ponen su confianza más que en
Dios sólo.
15. ¿Y por qué no habíamos de poner su confyanza en él? Nos guía en nuestro camino, y
nosotros soportamos con paciencia el mal que nos hacéis. Los hombres resignados, sólo
en Dios ponen su confianza.
16. Os expulsaremos de nuestro país, decían los idólatras, o bien, entrad en nuestra
religión. Y entonces Dios hizo esta revelación a los profetas: Aniquilaré a los impíos.
17. Vosotros habitaréis su país después de ellos. Ésta es la recompensa de los que me
temen a mí 4 y mis amenazas.
18. Entonces los profetas pidieron la asistencia de Dios, y todo hombre orgulloso y
rebelde fue aniquilado.
19. La gehena está detrás de él 5 y él será saciado con una agua infecta.6
20. La tragará a sorbos y le costará trabajo pasarla. La muerte le asaltará de todas partes y
no morirá. A esto sucederá un tormento terrible.
21. Las obras de los incrédulos son semejantes a las cenizas de que se apodera el viento
en un día borrascoso. Serán impotentes a causa de sus obras, y en verdad es un extravío
bien distante de la verdadera ruta.
22. ¿No veis que Dios ha creado en toda verdad7 los cielos y la tierra? Si él quiere, puede
haceros desaparecer, y hacer surgir una nueva creación.
23. Esto es fácil para su poder:
24. Todos los hombres aparecerán ante Dios; los débiles de la tierra dirán a los
poderosos: Caminamos en pos de vosotros; ¿no podéis quitarnos algo del castigo de
Dios?
25. Ellos responderán: Si Dios nos hubiese dirigido, os habríamos servido de guías.
Compadecernos por nuestros tormentos o sufrirlos en silencio es todo uno para nosotros.
No hay refugio para nosotros.
26. Y cuando todo esté realizado, Satán les dirá: Dios os había hecho una promesa
verdadera. Yo os había hecho también promesas; pero os he engañado. Yo no tenía
ningún poder sobre vosotros.
27. Yo no he hecho más que llamaros y vosotros habéis respondido. No me hagáis
reproches, hacéoslos a vosotros mismos. Yo no puedo ni prestaros auxilio ni recibirlo de
vosotros. Aunque vosotros me colocaseis al lado de Dios, yo no me creería su igual. Los
injustos merecen sólo un doloroso castigo.
28. Los que hayan creído y hecho el bien serán introducidos en los jardines regados por
corrientes de agua y permanecerán allí eternamente por la voluntad de Dios. Serán
saludados con ester palabra: ¡Paz!
29. ¿No sabéis a qué compara Dios la buena palabra? Es un buen árbol, sus raíces están
unidas firmemente al suelo y sus camas se elevan hasta el cielo.
30. Da frutos en cada estación. El Señor habla a los hombres por medio de parábolas, a
fin de que reflexionen.
31. La palabra mala es como un árbol malo; está a flor de tierra y no tiene estabilidad.
32. Dios dará firmeza a los creyentes en esta vida y en la otra mediante la palabra
inimitable. Extraviará a los malvados, pues Dios hace lo que quiere.
33. ¿No ves a esos hombres que, pagando con ingratitudes8 los beneficios del Señor, han
hecho descender sus pueblos a la mansión de la perdición.
34. Al infierno, donde serán quemados. iQué detestable mansión!
35. Atribuyen iguales a Dios para alejar a los hombres de la senda del Señor. Diles:
Gozad, gozad, vuestra salida será el fuego.
36. Di a mis servidores que creen, que tienen que hacer la oración, la limosna de los
bienes que les dispensamos en secreto o en público antes de que llegue el día en que no
haya ya tráfico ni amistad.9
37. Dios es quien ha creado los cielos y la tierra y hace descender agua del cielo; con
ayuda de ella, hace germinar los frutos que os alimentan; os ha sometido el esquife para
que hienda el mar por su orden; os ha sometido los ríos, os ha sometido el sol y la luna,
prosiguiendo su carrera en sus surcos; hace servir el día y la noche para vuestras
necesidades; os ha dado todos los bienes que les habéis pedido. ¡Contad, si podéis, los
beneficios de Dios! Pero el hombre es injusto a ingrato.
38. ABRAHÁN dirigió a Dios esta plegaria: Señor, haz gozar a este país de la seguridad
perfecta y presérvame, así como a mil hijos, del culto de los ídolos.
39. ¡Oh Señor mío! Ellos han extraviado ya a un gran número. Que el que me siga sea de
los míos; el que me desobedezca... Señor, tú eres indulgente y misericordioso.
40. ¡Señor! he establecido una parte de mi familia en un valle estéril, cerca de la morada
santa.10 Haz que cumplan la oración. Dispón en su favor los corazones de los hombres;
cuida de su subsistencia; te darán acciones de gracias.
41. Tú saber lo que nosotros ocultamos y lo que nosotros expaonemos a la luz del día.
Nada está oculto para Dios de lo que hay en los cielos y en la tierra. Loa al Dios que, a
pesar de mi vejez, me ha dado a Ismael y a Isaac; ¡él escucha nuestros ruegos!
42. Señor, haz que observe la plegaria, haz que mi posteridad sea fiel a ella. Dígnate
recibir mi oración. Perdóname, a mil padras y a los creyentes, en el día del juicio.
43. No penséis que Dios esté desatento a las acciones de los malvados. Les concede una
tregua hasta el día en que todas las miradas se fijarán en el cielo.
44. Corriendo a toda prisa, con la cabeza levantada, sus miradas estarán inmóviles y sus
corazones vacíos. Advierte, pues, a los hombres del día de los castigos.
45. ¡Señor!, exclamarán los impíos, concédenos una tregua aún, hasta algún término
cercano.
46. Nosotros escucharemos tu llamamiento a la vez y obedeceremos a tus apóstoles. Se
les responderá: ¿No jurabais que no cambiaríais jamás?
47. Hasta habitabais los lugares que habitaban los hombres inicuos para consigo mismos
y sabíais cómo hemos obrado con ellos. Os proponemos parábolas. Han puesto en
práctica sus astucias. Dios era el dueño de sus artificios, aun cuando hubiesen sido bascante
poderosos para remover las montañas.
48. No os imaginéis que Dios falta a la promesa hecha a sus apóstoles. Es poderoso y
vengativo.
49. Llegará el día en que la tierra y los cielos estarán cambiados; los hombres
comparecerán ante Dios, el Único, el Victorioso.
50. Entonces tú verás a los criminales con los pies y las muñecas cargados con cadenas.
51. Sus túnicas serán de alquitrán, el fuego envolverá sus rostros, a fin de que Dios
retribuya a cada alma según sus obras. Es rápido en sus cuentas.
52. Tal es el aviso dirigido a los hombres. Que saquen de él sus enseñanzas, y sepan que
Dios es uno y que los hombres de sentido reflexionan.
SURA XV
HEDJR 1
Dado en la Meca. - 99 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. ' ELIA LAM. RA.2 He aquí los versículos del Libro y de la lectura lúcida.
2. Más de una vez los infieles desearán haber sido musulmanes.3
3. Déjales saciarse y gozar, que la esperanza de una larga vida les divierta.4 Pronto sabrán
la verdad.
4. No hemos aniquilado ninguna villa que no hays tenido un término fijado.5
5. Ningún pueblo puede anticipar ni retrasar su término.
6. Dicen a Mahoma: ¡Oh tú, que has recibido el Corán de lo alto, en verdad tú estás
poseído del demonio!.6
7. ¿No vendrías acompañado de los ángeles, si fuese verdad lo que tú dices?
8. -Los ángeles no vendrán más que por la verdad.7 Entonces los infieles no serán ya
esperados.
9. Hemos hecho descender la Advertencia8 y somos sus guardianes.
10. Ya antes de ti enviamos apóstoles entre las sectas de los antiguos.
11. Y no hubo un solo apóstol a quien no hubiesen tomado por objeto de sus burlas.
12. Pondremos los mismos sentimientos en los corazones de los criminales de la Meca.
13. No lo creerán, aunque el ejemplo de los antiguos esté aquí.
14. Si les abriésemos las puertas de los cielos, mientras que subiesen.
15. Dirían todavía: Nuestros ojos están nublados por la embriaguez, ¡eh! de seguro
estamos embrujados.
16. Hemos establecido los signos del Zodíaco9 en los cielos, y los hemos dispuesto en
orden para los que miran.
17. Nosotros les defendemos del ataque de todo demonio rechazado a pedradas.10
18. A menos que no se deslice furtivamente para escuchar, y entonces es alcanzado por
un dardo de fuego visible para todos. 11
19. Hemos extendido la tierra y hemos hecho surgir montañas y hemos hecho brotar
todas las cosas en una proporción determinada.
20. Hemos puesto allí alimentos para vosotros y para seres a quienes no alimentáis.
21. No hay cosa cuyos tesoros no existan en nuestra casa, y nosotros los hacemos
descender sólo en una proporción determinada.
22. Enviamos los vientos que fecundan, hacemos descender del cielo el agua con que os
abrevamos y que vosotros no cornserváis.12
23- Hacemos vivir y hacemos morir; nosotros solos lo heredamos todo.
24. Conocemos a aquellos de vosotros que marchan adelante y a los que quedan atrás.13
25. Vuestro Señor os reunirá algún día. Es prudente y sabio.
26. Hemos creado de barro al hombre, de esa arcilla a que se da forma fácilmente.
27. Antes de él habíamos creado ya los genios de un fuego sutil.
28. Acuérdate de que Dios dijo a los ángeles: He creado al hombre de barro, de esa arcilla
a que se da forma.
29. Cuando yo lo haya formado y haya infundido en él mi espíritu, prosternaos ante él
adorándolo.
30. Y los ángeles se prosternaron todos, todos.
31. Excepto Eblís; se negó a ser de los que se prosternaban.
32. Entonces Dios le dijo: ¡Oh Eblís! ¿Por qué no has sido de los que se prosternan?
33. Yo no me prosternaré ante el hombre que tú has creado de barro, de esa arcilla que
me moldea.
34. Dios le dijo: Entonces sal de aquí; tú eres lapidado.14
35. La maldición pesará sobre ti hasta el día de la retribución.
36. Respondió: ¡Oh Señor! Dame tregua hasta el día en que los hombres hayan
resucitado.
37. Dios le dijo: La tregua te está concedida.
38. Hasty el día del término marcado de antemano.
39. Señor, dijo Eblís, puesto que tú me has circunvenido, tramaré complots contra ellos
en la tierra15 y procuraré circunvenirles a todos.
40. Excepto a tus servidores sinceros.
41. Dios respondió: Ése es precisamente el camino recto.
42. Pues tú no tienes ningún poder sobre mis servidores; no lo tendrás más que sobre
aquellos que te sigan y se extravíen.
43. La gehena es la mansión que les está prometida a todos.
44. Tiene siete puertas, y en cada una se mantendrá una tropa separada.
45. En cuanto a los que temen a Dios, estarán en medio de jardines y de fuentes de agua.
46. Se les dirá: Entrad en paz y al abrigo de todo temor.
47. Nosotros quitaremos de sus corazones toda falsedad; viviendo como hermanos,
descansarán sobre lechos mirándose cara a cara.
48. La fatiga no les alcanzará y jamás serán expulsados de esta morada.
49. Declara a mis servidores que yo soy el Indulgente, el Misericordioso.
50. Y que mi castigo es un castigo doloroso.
51. Cuéntales la historia de los huéspedes de Abrahán.
52. Cuando entraron en su casa y le saludaron, dijo: Nos habéis causado miedo.
53. Ellos respondieron: No tengas miedo, venimos a anuncíarte un hijo juicioso.
54. Él les respondió: ¿Me lo anunciáis a mí, gastado por los años? ¿Y qué es lo que me
anunciáis?
55. Te lo anunciamos en toda verdad (seriamente). No desesperes.
56. -¿Y quién desesperará, dijo, de la gracia de Dios, a no ser los hombres extraviados?
57. ¿Y cuál es el objeto de vuestra misión, oh mensajeros?, dijo.
58. Somos enviados hacia un pueblo criminal, repusieron, para aniquilarlo.
59. Excepto a la familia de Loth, a quien salvaremos.
60. Salvo a su mujer, a quien hemos destinado a quedar atrás.
61. Cuando los enviados fueron a casa de la familia de Loth.
62. Éste les dijo: Me sois desconocidos.
63. Ellos respondieron: Sí, sin duda, y venimos a tu casa acompañados de este castigo
que ellos (vuestros conciudadanos) ponen en duda.
64. Venimos con la verdad, somos verídicos.
65. Sal esta noche con tu familia. Marcha tras ella. Que ninguno de vosotros vuelva la
cabeza. Id a donde se os ordena.
66. Nosotros le significamos esta orden, porque el pueblo tenía que ser aniquilado hasta
el último, antes del siguiente día.
67. Algunos habitantes de la villa fueron muy gozosos a casa de Loth.
68. Él les dijo: Son mil huéspedes, no me deshonréis.
69. Temed a Dios y no me llenéis de oprobio.
70. Ellos respondieron: ¿No te hemos prohibido dar asilo a quienquiera que sea en el
mundo?
71. -He aquí mis hijas, dijo Loth, si queréis cometer alguna acción fea.
72. Por tu vida, ¡oh Mahoma!, estaban como aturdidos en medio de su embriaguez.
73. Al amanecer les sorprendió una tempestad.
74, Hemos destruido estas villas hazta los cimientos y hemos hecho llover sobre ellas
ladrillos cocidos.
75. Hay en esto signos para los hombres que los examinan con atención.
76, Estas ciudades estaban en el camino que hay aquí.16
77. Hay en esto signos para los creyentes.
7g, Y como los habitantes del bosque (de Madián) eran también malos.
79. Nosotros tomamos venganza de ellos. Aniquilamos estas dos ciudades; ellas sirven de
sorprendente ejemplo a los hombres.
80. Los habitantes de Hedjr17 han tratado de impostores a los apóstoles que fueron
enviados hacia ellos.
81. Nosotros les hemos hecho ver nuestros signos; pero ellos se han alejado de ellos.
82. Tallaban casas en las rocas y se creían en seguridad.
83. Una tempestad les sorprendió al amanecer.
84. Sus trabajos no les sirvieron de nada.
85. Hemos creado los cielos y la tierra y todo lo que hay entre ellos para la verdad, y no
en vano. La hora vendrá. Tú, ¡Mahoma!, perdona con un perdón hermoso.
86. Pues tu Señor es el Creador, el Sabio.
87. Ya te hemos dado los siete versículos que deben ser repetidos constantemente,18 así
como el gran Corán.
88. No extiendas tus miradas sobre los bienes de que hacemos gozar a muchos de los
infieles, y no te aflijas a causa de ellos, e inclina tu ala sobre los creyentes.19
89. Diles: Yo soy el Avisador incontestable.
90. Nosotros castigaremos a los que dividen.20
91. A los que parten el Corán en porciones.
92. Por tu Señor, ¡oh Mahoma!, nosotros les interrogaremos.
93. Sobre todas sus acciones.
94. Haz, pues, conocer lo que se te ha ordenado, y aléjate de los idólatras.
95. Nosotros te bastamos contra los que se burlan.
96. Que colocan al lado de Dios otras divinidades. Ellos aprenderán la verdad.
97. Nosotros sabemos que tu corazón se oprime cuando lo que dicen.
98. Pero celebra las alabanzas de tu Señor y sé con los que se prosternan.
99. Adora al Señor antes de que ocurra21 lo que es cierto.
SURA XVI
LA ABEJA 1
Dado en la Meca. - 128 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. Las sentencias de Dios se cumplirán. No las apresuréis. ¡Gloria a él! Está muy por
encima de las divinidades que se le asocian.
2. Por su voluntad hace descender los ángeles con el espíritu de Dios sobre aquel de sus
servidores que quiere. Les dice: Advertid a los hombres que no hay más Dios que yo.
Temedme.
3. Él ha creado los cielos y la tierra pares la verdad;2 está demiasiado por encima de las
divinidades que se le asocian.
4. Él ha creado al hombre de una gota de esperma, y he aquí que el hombre disputa
abiertamente.3
5. Él ha creado en la tierra las bestias de carga; vosotros sacáis de ellas vuestras ropas y
otras ventajas más; vosotros os alimentáis con ellas.
6. Halláis brillo en ellas cuando las traéis por la tarde y cuando las soltáis por la mañana
para el pasto.4
7. Ellas llevan vuestros fardos a países adonde vosotros no llegaríais sín ellas, a no ser
con mucha pena. Ciertamente, vuestro Señor está lleno de bondad y misericordia.
8. Os ha dado caballos, molas, asnos, para servitos de montura y de adorno. Ha creado
cosas que vosotros no conocéis.
9, Se encarga de la dirección del camino. Los hay que se alejan de él. Si él quisiese os
dirigiría a todos.
10. É1 es el que hace descender del cielo el agua que os sirve de bebida y el que hace
crecer las plantas con que alimentáis a vuestros rebaños.
11. Por medio del agua, hace germinar los trigos, los olivos, la palmera, la vid y toda
clase de frutos. En esto hay signos para los que reflexionan.
12. Os ha sometido la noche y el día; el sol y la luna y las estrellas, os están sometidas en
virtud de sus órdenes. En esto hay signos para los que tienen inteligencia.
13. Lo mismo acontece con todo lo que ha creado de las diferentes especies5 en la tierra.
En esto hay signos para los que piensan en ello.
14. Él es el que os ha sometido el mar; vosotros coméis de él carnes frescas y sacáis de él
adornos con que engalanaros. Veil los buques cruzar las olas, para pedir a Dios tesoros de
su bondad. Tal vez seréis agradecidos.
15. Ha establecido elevadas montañas en la tierra, a fin de que se muevan con vosotros;6
ha trazado ríos y caminos, a fin de que seáis dirigidos en vuestra marchas.
16. Ha puesto signos de ruta.7 Los hombres se dirigen también por las estrellas.
17. ¿El que crea será semejante al que no crea nada? ¿No reflexionaréis sobre esto?
18. Y si queréis contar los beneficios de Dios, decid: ¿Sois capaces de enumerarlos? Él es
indulgente y misericordioso.
19. Dios conoce lo que ocultáis y lo que exponéis a la luz del día.
20. Los dioses a quienes invocan no pueden crear nada y son creados ellos mismos.
21. Seres muertos, desprovistos de vida, no saben.
22. Cuándo serán resucitados.
23. Vuestro Dios es el Dios único; los que no creen en la vida futura, tienen corazones
que lo niegan todo y se llenan de orgullo.
24. Ciertamente, Dios conoce lo que ocultan y lo que exponen a la luz.
25. No ama a los orgullosos.
26. Cuando se le pregunta: ¿Qué es lo que Dios os ha enviado de lo alto?, dicen: Eso son
cuentos de los antiguos.
27. Llevarán todos el peso de sus propias obras y el peso de aquellos a quienes han
extraviado, ignorantes como eran ellos mismos.8 ¡Qué insoportable peso el suyo!
28. Sus antecesores habían obrado con astucia.9 Dios atacó su edificio por los cimientos;
el techo se derrumbó sobre sus cabezas, y el castigo les sorprendió del lado que no
esperaban.
29. Él los cubrirá de oprobio en el día de la resurrección. Les preguntará: ¿Dónde están,
pues, sus asociados que han sido el motivo de vuestras escisiones? Los que han recibido
la ciencia exclamarán: Hoy la ignominia y el suplicio caerán sobre los infieles.
30. Aquellos a quienes los ángeles de la muerte recojan a la hora de la muerte, ofrecerán
su sumisión y dirán: No hemos hecho ningún mal. -Sí, ciertamente, lo habéis hecho,
dirán los ángeles, y Dios sabe bien lo que habéis hecho.
31. Entrad en las puertas de la gehena y permaneceréis alli eternamente. ¡Qué detestable
es la mansión de los orgullosos!
32. Se dirá a los que temen a Dios: ¿Qué es lo que os ha concedido vuestro Señor? -Ha
concedido toda clase de beneficios en este mundo a los que han hecho el bien; pero la
vida futura es aún un bien mayor. ¡Qué hermosa mansión la de los hombres piadosos!
33. Jardines de Edén, donde serán introducidos, donde corren ríos y donde hallarán
cuanto deseen. Así es como recompensa Dios a los que le temen.
34. Éstos estarán bien a gusto en el momento en que los ángeles, al recogerlos a la hora
de la muerte, les digan: ¡Que la paz sea con vosotros! Entrad en el paraíso como premio
de vuestras obras.
35. Los infieles ¿esperan a que los ángeles les sorprendan o a que se cumplan las
sentencias de Dios? Así han obrado sus antecesores. No es a Dios a quien han hecho
daño, sino a sí mismos.
36. Los crímenes que habían cometido volverán a caer sobre ellos, y aquel castigo que
era objeto de sus burlas les ha rodeado por todas partes.
37. Los que asocian otras divinidades a Dios, dicen: Si Dios hubiese querido, nosotros y
nuestros padres, sólo a él habríamos adorado; no habríamos prohibido el uso de lo que él
mismo hubiera prohibido. Los apóstoles sólo están obligados a predicar abiertamente.
38. Hemos enviado apóstoles hacia cada pueblo, diciendo: Adorad a Dios y evitad el
Taguth.10 Hubo entre ellos algunos a quienes Dios ha dirigido, y hubo otros que han sido
destinados al extravío. Recorred la tierra y ved cuál ha sido el fin de los que han tratado a
los apóstoles de embusteros.
39. Si tú deseas que sean dirigidos, sabe que Dios no dirige a aquel a quien ha extraviado.
No tendrán ningún protector.
40. Juran por el nombre de Dios con sus más solemnes juramentos que no resucitará ya el
que haya muerto una vez. -Sí, lo hará, en virtud de su promesa verdadera que está a su
cargo; pero la mayor parte de los hombres no lo saben.
41. Lo hará para mostrarles claramente lo que era objeto de sus disputas, y a fin de que
los infieles reconozcan que habían mentido.
42. ¿Cuál es nuestra palabra cuando queremos que una cosa exista? Decimos: Sea, y es.
43. Daremos una habitación honrosa a los que han abandonado su país por Dios después
de haber sufrido la opresión. Pero la recompensa de la vida futura es todavía más
magnífica. ¡Oh, si ellos lo supiesen!
44. Los que suportan los males con paciencia y ponen su confianza en Dios.
45. Nosotros no hemos enviado antes que tú más que hombres a quienes habíamos
inspirado. Preguntadlo a los hombres de las Escrituras, si no lo sabéis vosotros.
46. Les hemos enviado con milagros y libros. A ti también te hemos dado un libro, a fin
de que expliques a los hombres lo que les ha sido enviado y a fin de que reflexionen.
47. Los que han empleado malvadamente astucias, ¿están seguros de que Dios no hará
que los trague la tierra o que un castigo terrible no vendrá a sorprenderlos allí donde
menos lo esperarán?
48. ¿De qué no les sorprenderá durante sus idas y venidas, en tanto que ellos no podrían
debilitar su acción?
49. ¿O de qué no les castigará con un desprecio gradual?.11 Pero Dios está lleno de
bondad y de misericordia.
50. ¿No han visto que todo lo que Dios ha creado inclina su sombra a derecha y a
izquierda para adorarlo, para prosternarse ante él?
51. Ante Dios se prosterna todo lo que hay en los cielos y en la tierra. Lo mismo los
animales que los ángeles, todos se despojan de su orgullo.
52. Todos temen a su Señor, por miedo a que caiga de lo alto, y hacen todo lo que se les
ordena.
53. Dios ha dicho: No adoréis a dos dioses, pues él es un Dios único. Temedme, pues.
54. A él pertenece todo lo que hay en los cielos y en la tierra. Le es debido un culto
perpetuo. ¿Teméis a otro que no sea Dios?
55. Todos los bienes de que gozáis vienen de él. Que una desgracia os alcance y es a él a
quien dirigís vuestras súplicas.
56. Pero tan pronto como os ha librado del mal, alguno de vosotros atribuyen compañeros
a su Señor.
57. Para negar el bien que les hemos hecho. Gozad, pronto sabréis la verdad.
58. Afectan una porción de los bienes que nosotros les concedemos a seres a quienes no
conocen. Juro por Dios que se os pedirá cuenta de lo que inventáis.
59. Atribuyen hijas a Dios.12 ¡Gloria a él!,13 y ellos no las desean para sí mísmos.
60. Si se anuncia a alguno de ellos el nacimiento de una hija su rostro se nubla y se pone
como sofocado por el dolor.
61. Se oculta de los suyos, a causa de la desastrosa nueva. ¿Debe guardarla y sufrir la
vergüenza, o sepultarla en el polvo? ¡Qué destrazonables son sus juicios!.14
62. A los que no creen en la vida futura, asimiladlos a todo lo que es malo. Pero a Dios,
asimiladlo a todo lo que hay de más elevado. Él es el Prudente, el Poderoso.
63. Si Dios quisiese castigar a los hombres por su perversidad, no dejaría ninguna criatura
viva en la tierra; pero les concede una tregua hasta el término fijado. Cuando el término
haya llegado, no sabrán retardarlo ni avanzarlo un solo instante.
64. Atribuyen a Dios lo que ellos mismos aborrecen; sus lenguas profieren una mentira
cuando dicen que les está reservada una hermosa recompensa. En verdad, lo que les está
reservado es el fuego. Serán precipitados en él los primeros.
65. Lo juro por Dios que hemos enviado antes de ti apóstoles a los diferentes pueblos.
Satán les había preparado sus acciones. Hoy es su patrono; pero les espera un doloroso
castigo.
66. Te hemos enviado el Libro a fin de que tú expliques lo que es objeto de sus
controversias, a fin de que sirva de dirección y de prueba de nuestra misericordia para los
que creen.
67. Dios envía del cielo el agua con que da vida a la tierra cuando está muerta. Hay en
esto un signo para los que escuchan.
68. Hallaréis en los animales signos propios pares instruiros. Os hacemos beber lo que en
sus entrañas está entre los alimentos elaborados y la sangre: es la leche pura, de una
absorción tan dulce para los que la beben.
69. Entre los frutos, tenéis la palmera y la vid, de donde sacáis una bebida embriagadora
y un alimento agradable. En esto hay signos para los que entienden.
7p. Tu Señor ha hecho esta revelación a la ABEJA: Búscate casas en las montañas, en los
árboles y en las construcciones de los hombres.
71. Aliméntate de toda close de frutos y camina por los caminos practicados por tu Señor.
De sus entrañas (de las entrañas de las abejas) sale un licor de difierentes especies;15
contiene un remedio para los hombres. En verdad, en esto hay signos para los que reflexionan.
72. Dios os ha creado y os recogerá en su casa. Alguno de vosotros llegará a la edad de la
decrepitud16 hasta el punto que no sabrá nada de lo que había sabido.17 Dios es sabio y
poderoso.
73. Dios os ha favorecido a los unos más que a los otros en la distribución de sus dones.
Pero los que han sido favorecidos, ¿hacen participar de estos bienes a sus esclavos18 hasta
el punto que todos tengan una parte igual? ¿Negarán los beneficios de Dios?
74. Dios os ha escogido esposas de vuestra raza. De vuestras esposas os da hijos y nietos;
os alimenta con manjares deliciosos. ¿Creerán en divinidades engañosas y serán ingratos
para con los beneficios de Dios?
75. ¿Adorarán al lado de Dios seres que no pueden procurarles ningún alimento del cielo
y de la tierra y que no pueden nada?
76. No toméis a Dios por objeto de vuestras comparaciones. Dios lo sabe todo y vosotros
no sabéis nada.
77. Dios os propone por objeto de comparación a un hombre esclavo que no dispone de
nada y otro hombre a quien hemos concedido una amplia subsistencia y que distribuye
una parte de ella en limosnas públicamente y secretamente, ¿son iguales estos dos hombres?
No, gracias a Dios; pero la mayor parte de ellos no entienden nada.
78. Dios os propone además, por objeto de comparación; dos hombres, uno de los cuales
es mudo de nacimiento y no puede oír nada y que es una carga para su amo;
adondequiera que lo envíe, éste no le reportará nada de bueno: ¿puede tal hombre formar
pareja con un hombre que mande según toda justicia y camine por la senda recta?19
79. Los secretos de los cielos y de la tierra pertenecen a Dios La venida20 de la hora es
como un abrir y cerrar de ojos, o tal vez más cercana aún, pues Dios es omnipotente.
80. Dios os hace salir de las entrañas de vuestras madres, desprovistos de todo
conocimiento; luego os da el oído, la vista y la inteligencia, a fin de que seáis
agradecidos.
81. ¿Habéis dirigido una mirada a los pájaros sometidos a la voluntad de Dios en medio
del espacio de los cielos? ¿Qué otro más que Dios tiene poder sobre ellos? En verdad,
hay en esto signos para los que saben comprender.
82. Dios os da vuestras tiendas21 por moradas; os da por tiendas pieles de bestias que
podéis llevar fácilmente cuando os ponéis en marcha o cuando os detenéis; os ha creado
con la lana, el pelo y la crin de vuestro ganado, ropas y utensilios, para un uso temporal.
83. Entre los objetos de su creación, Dios os ha procurado sombras; os ha dado montañas
por retiros, vestidos que os abrigan, contra los calores y trajes que os garantizan contra la
violencia de los golpes que os dais unos a otros; así es como os colma con sus beneficios,
a fin de que os resignéis a su voluntad.
84. Si los árabes te vuelven la espalda, ¡qué te importa! ¡Oh Mahoma!, tú sólo estás
encargado de la predicación abierta.
85. Conocen los beneficios de Dios y luego los desconocen. La mayor parte de ellos son
infieles.
86. Un día suscitaremos un testigo por cada nación; entonces no se permitirá a los infieles
hacer valer excusas22 y éstas no serán acogidas.
87. Entonces los malvados verán con sus ojos el suplicio que no podrán aminorar. Dios
no se dignará siquiera dirigirles una mirada.
88. Los idólatras verán a sus compañeros, esas divinidades que asocian a Dios, y dirán:
Señor, he aquí a nuestros compañeros a quienes adorábamos junto a ti; pero éstos les
responderán: No sois más que unos embusteros.23
89. Ese dia los idólatras ofrecerán su sumisión a Dios, y las divinidades que habían
inventado desaparecerán.
90. Haremos sufrir castigo sobre castigo, como premio de su maldad, a aquellos que no
han creído y que han apartado a los demás del camino recto.
91. Un día suscitaremos del seno de cada pueblo un testigo que declarará contra él, y a ti,
¡oh Mahoma!, te instituiremos testigo encargado de declarar contra los árabes, pues te
hemos dado un libro que contiene la explicación de todo, que es una prueba de nuestra
misericordia, que sirve de dirección y anuncio de felices nuevas a los que se resignan a la
voluntad de Dios.
92. Dios ordena la justicia y la beneficencia, la liberalidad hacia sus parientes; prohíbe las
cosas feas24 y la iniquidad, y la injusticia; os advierte, a fin de que reflexionéis.
93. Sed fieles al pacto de Dios, vosotros que lo habéis concluido; no violéis los
juramentos que habéis hecho solemnemente. Habéis tomado a Dios por fiador, y él sabe
lo que hacéis.
94. No os parezcáis a aquella mujer que deshizo el hilo que había torcido sólidamente; no
hagáis entre vosotros juramentos pérfidos porque veáis que una tropa de entre vosotros
parece ser más numerosa que otra.25 Dios procura probaros respecto a este punto; pero en
el día de la resurrección os recordará el objeto de vuestras diferencias.
95. Si Dios hubiese querido, habría hecho de vosotros un solo pueblo; pero extravía al
que quiere y dirige al que quiere: un día os pedirá cuenta de vuestras acciones.
96. No os sirváis de vuestros juramentos como de un medio de fraude, por temor a que
vuestros pies, firmemente asentados, no lleguen a resbalar, y que no sintáis el castigo por
haber apartado a los otros del sendero de Dios. Un suplicio terrible os estaría reservado.
97. No vayáis a comprar con el pacto de Dios un objeto de ínfimo valor. Lo que Dios
tiene en reserva os será más ventajoso si tenéis inteligencia.
98. Lo que poseéis pasa, y lo que está cerca de Dios permanece. Daremos a los
perseverantes la recompensa que les es debida, la recompensa más conforme a sus obras.
99. Todo el que hace un buena acción y que es al mismo tiempo creyente, que sea
hombre o mujer, le concederemos una vida feliz y le concederemos la más hermosa
recompensa digna de sus obras.
100. Cuando lees el Corán, busca cerca de Dios un refugio contra Satán el maldito.26
101. Satán no tiene poder sobre los que creen y ponen su confianza en Dios.
102. Su poder se extiende sobre los que se alejan de Dios y asocian otras divinidades.
103. Si reemplazamos en este Corán un versículo por otro (Dios conoce mejor que nadie
lo que revela) dicen que tú mismo lo inventas. No; pero la mayor parte de ellos no saben
nada.
104. Diles que el Espíritu de santidad te lo ha traído realmente de parte de tu Señor para
dar firmeza a los creyentes, para dirigirlos, para anunciar felices nuevas a los
musulmanes.
105. Nosotros sabemos bien que dicen: Un hombre lo instruye. -La lengua del que
quieren indicar indirectamente27 es una lengua bárbara, mientras que el Corán es un libro
árabe claro.
106. En verdad, Dios no dirige a los que no creen en sus signos; un castigo cruel les está
reservado.
107. Los que no creen en los signos de Dios cometen una meretira; son embusteros.
108. Todo el que después de haber creído se vuelve infiel, si está obligado a ello por la
fuerza y si su corazón persevera en la fe,28 no es culpable; pero la ira de Dios pesará
sobre el que abre su corazón a la infidelidad, y le espera un castigo terrible.
109. Y esto como premio de que los infieles hayan preferido la vida de este mundo a la
del otro. Dios no dirige a los infieles.
110. Son aquellos sobre cuyos corazones, ojos y oídos, ha puesto Dios un sello. No
sospechan nada, y, en verdad, serán los desgraciados del otro mundo.
111. Pero Dios es indulgente y está lleno de misericordia para los que han abandonado su
país después de haber sufrido en él pruebas y que luego han luchado por la causa de Dios
y lo han soporta do todo con paciencia.
112. Llegará día en que toda alma litigará por sí misma y en que será retribuida según sus
obras, y en que nadie será lesionado.
113. Dios os propone por objeto de comparación una ciudad que gozaba de seguridad y
de tranquilidad. Dios le había dado alimento en abundancia; pero se mostró ingrata a los
beneficios de Dios y la ha castigado con el hambre y el terror como premio a las obras de
sus habitantes.29
114. Un apóstol se levantó en media de ellos y ellos lo trataron de impostor; el castigo de
Dios les sorprendió, porque eran injustos.
115. Alimentaos de los alimentos que Dios os concede, de los alimentos lícitos y buenos,
y sed agradecidos a los beneficios de Dios, si es él a quien adoráis.
116. Os ha prohibido alimentaros de la carne de los animales muertos, de sangre y de
carne de cerdo, así como de todo alimento sobre el cual se haya invocado un nombre
distinto del de Dios; pero si alguien se ve obligado a ello y si no lo hace como transgresor
reflexivo y como rebelde, Dios es indulgente y misericordioso; él se lo perdonará.
117. No digáis: Esto es lícito y esto es ilícito, según que vuestras lenguas son llevadas a
la mentira; imputaríais una mentira a Dios; pues los que imputan una mentira a Dios no
prosperan.
118. Es un goce de poca duración, en tanto que su castigo será doloroso.
119. Habíamos prohibido a los judíos los manjares de que te hemos instruido
precedentemente: nosotros no les hemos tratado injustamente; ellos son los que han
obrado injustamente respecto de sí mismos.
120. En cuanto a los que hayan cometido una mala acción por ignorancia, pero que
vuelvan a Dios y se corrijan, Dios será indulgente y misericordioso.
121. Abrahán era un hombre30 sometido a Dios, verdadero creyente; no era del número de
los idólatras.
122. Estaba agradecido a sus beneficios; Dios lo había elegido y dirigido por la senda
recta.
123. Le concedimos una hermosa recompensa en este mundo y es en el otro del número
de los justos.
124. Te hemos revelado que tienes que seguir la religión de Abrahán, que era verdadero
creyente y no era del número de los idólatras.
125. El sábado ha sido instituido por aquellos que se han dividido.31 Dios dictará
sentencia entre ellos en el día de la resurrección sobre sus diferencias.
126. Llama a los hombres al sendero de Dios mediante la prudencia y mediante juntas
amonestaciones; si disputas con ellos, hazlo de la manera más honrada; pues tu Señor
conoce como nadie a aquellos que desvían de su sendero y a los que siguen el camino
recto.
127. Cuando ejercéis represalias, que sean semejantes a las ofensas que hayáis recibido;
pero si preferís soportarlas con paciencia, esto aprovechará mejor a los que hayan sufrido
con paciencia.
128. Ten, pues, paciencia; pero la paciencia no te será posible a no ser con la ayuda de
Dios. No te aflijas a causa de ellos; que tu corazón no esté en la angustia a causa de sus
maquinaciones, pues Dios está con los que le temen y obran el bien.
SURA XVII
EL VIAJE NOCTURNO 1
Dado en Medina. - 111 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. Gloria a aquel que ha transportado, durante la noche, a su servidor desde el templo
sagrado de la Meca al templo lejano de Jerusalem, cuyo recinto hemos bendecido, para
mostrarle nuestros milagros. Dios lo oye y lo ve todo.
2. Dimos a Moisés el Libro de la ley y lo convertimos en guía de los hijos de Israel. No
teméis, les hemos dicho, más patrono que a mí.
3. ¡Oh posteridad de aquellos a quienes hemos llevado en el arca con Noé! Era su
servidor agradecido.
4. Habíamos anunciado esta sentencia a los hijos de Israel en el libro: Cometeréis dos
veces2 iniquidades en la tierra, y os enorgulleceréis con un orgullo desmedido.
5. Cuando ocurrió el cumplimiento de la primera amenaza, enviamos contra vosotros a
nuestros servidores, hombres de una violencia terrible;3 penetraron hasta en el interior de
vuestro templo y la amenaza fue cumplida.
6. Luego dejamos llegar vuestra vez y vuestra victoria sobre ellos, y acrecentamos
vuestras riquezas y vuestros hijos; hicimos de vosotros un pueblo numeroso.
7. Os dijimos: Si obráis el bien, lo haréis por vosotros; si obráis el mal, os lo hacéis a
vosotros mismos. Cuando llegó el término de la segunda amenaza, enviamos enemigos
para afligiros, para entrar en vuesrro templo, como habían penetrado la primera vez, y
para demolerlo todo.4
8. Tal vez Dios tendrá piedad de vosotros; pero si volvéis a vrustros pecados, nosotros
también volveremos para cartigaros. Hemos destinado la gehena a ser la prisión de los
infieles.
9. En verdad, este Corán dirige hacia el camino más recto; anuncia la dicha a los
creyentes.
10. Que practican las buenas obras. Recibirán una recompensa magnífica.
11. Hemos preparado un suplicio terrible para los que no creen en la vida futura.
12. El hombre hace votos para obtener lo que es malo, cual los hace para obtener lo que
es bueno. El hombre es débil por nanualeza.
13. Hicimos de la noche y del día dos signos de nuestro poder: Borramos5 el signo de la
noche a hicimos visible el del día, a fin de que procuraseis obtener beneficios de la
generosiad de Dios 6, a fin de que conocieseis el número de los años y su cómputo.
Hemos introducido la distinción perfecta en todo.
14. Hemos atado al cuello de cada hombre su pájaro.7 En el día de la resurrección, le
mostraremos un libro que hallará abierto.
15. Lee en tu libro, le diremos entonces; basta que tú mismo hagas hoy tu cuenta.
16. Todo el que sigue el camino recto, lo sigue por sí mismo; todo el que se extravía, se
extravía en su propio detrimento. Toda alma cargada con un peso no llevará el de ninguna
otra. Jamás hemos castigado sin haber enviado antes al profeta al lado de un pueblo.
17. Cuando quisimos destruir una ciudad, dirigimos primero nuestras órdenes a sus
ciudadanos opulentos; pero ellos se mostraron criminales. La sentencia fue pronunciada y
la hemos exterminado.
18. Después de Noé ¡cuántas naciones hemos exterminado! Basta que tu Señor vea y
conozca los pecados de sus servidores.
19. A todo el que ha deseado este mundo tan pasajero, a ese le hemos concedido en
seguida en este mundo lo que hemos querido; después le hemos preparado la gehena; será
allí quemado, cubierto de vergüenza y privado de todo recurso.
20. El que desea la vida futura, el que hace esfuerzos para obternerla y el que es además
creyente, los esfuerzos de ése serán agradables a Dios.
21. Nosotros prolongamos los dones de tu Señor a éstos y aquéllos. Los dones de tu
Señor no serán negados a nadie.
22. He aquí cómo hemos elevado a los unos por encima de los otros mediante los bienes
de este mundo. Pero la vida futura tiene grados más elevados y superioridades mayores
aún.
23. No pongas otros dioses al lado de Dios, pues te verás cubierto de vergüenza y de
oprobio.
24. Dios ha ordenado que no se adore a nadie más que a él, que se observe buena
conducta con los padres y madres, ora que uno de ellos haya llegado a la vejez o que
hayan llegado ambos y que vivan con vosotros. Guárdate de demostrarles desprecio8 y de
hacerles reproches. Háblales con respeto.
25. Sé humilde con ellos y cariñoso,9 y dirige esta oración a Dios: Señor, ten piedad de
ellos, del mismo modo que ellos han tenido piedad de mí y que me han criado cuando yo
era pequeñito.
26. Dios conoce mejor que nadie el fondo de vuestros corazones; él sabe si sois justos.
27. Es indulgente para los que vuelven a él.
28. Haz a tus semejantes lo que les es debido, así como al pobre y al viajero, y no seas
pródigo.
29. Los pródigos son hermanos de Satán. Satán ha sido ingrato con su Señor.
30. Si te alejas de los que están necesitados sin socorrerlos, solicitando cerca de tu Señor
favores que esperas obtener, háblales al menos con dulzura.
31. No te ates la mano al cuello ni la abras tampoco por completo,10 por temor a que
incurras en la crítica o que te veas pobre.
32. Dios ora difunde a manos llenas sus dones sobre los que quiere, ora los mide. Está
instruido del estado de sus servidores, y los ve.
33. No matéis a vuestros hijos por temor a la pobreza; les procuraremos su alimento así
como a vosotros. Los asesinatos que cometéis son un pecado atroz.
34. Evitad el adulterio, pues es una cosa fea y un mal camino.
35. No matéis a ningún hombre, pues Dios os lo ha prohibido, a no ser por justa causa;11
en cuanto al que fuese muerto injustamente, hemos dado a su próximo un poder respecto
a esto;12 pero que éste no pase el límite matando; está asistido,13 pues está ya asistido por
la ley
36. No toquéis a los bienes del huérfano, a no ser de una manera laudable, para hacerlos
crecer, hasta que llegue a la edad fijada. Cumplid vuestros compromisos, pues se pedirá
cuenta de los compromisos.
37. Cuando medís, llenad la medida. Pesad con una balanza justa. Esto es preferible, y es
más hermoso en último resultado.
38. No persigas lo que no conoces.14 El oído, la vista, el corazón, se os pedirá cuenta de
todo esto. Se os pedirá cuenta de todo.
39. No camines fastuosamente por la tierra; no podrías ni hendirla en dos ni igualar la
altura de las montañas.
40. Todo esto es malo y abominable ante Dios.
41. He aquí lo que Dios ha revelado en materia de sabiduría. Y además, no pongas otros
dioses al lado de Dios, pues serías precipitado en la gehena, cubierto de reprobación y de
envilecimiento.
42. ¿Os habrá escogido Dios por casualidad por sus hijos y tomado a los ángeles por
hembras? Proferís aquí una palabra terrible.
43. Hemos difundido enseñanzas en este Corán, a fin de que los hombres reflexionen;
pero no ha hecho más que aumentar vuestro alejamiento.
44. Diles: Si hubiese otros dioses al lado de Dios, como vosotros decís, estos dioses
desearían seguramente despojar al poseedor del trono.
45. ¡Gloria a Dios! Está elevado en una inmensa altura por encima de esta blasfemia.
46. Los siete cielos y todo lo que encierran, así como la tierra, celebran sus alabanzas. No
hay cosa que no celebre sus alabanzas; pero vosotros no comprendéis sus himnos. Dios es
humano e indulgente.
47. Cuando leéis el Corán, nosotros levantamos un velo entre tí y los que no creen en la
vida futura.
48. Hemos recubierto sus corazones de envolturas, a fin de que no comprendan. Hemos
echado el peso en sus oídos:
49. Cuanto tú pronuncias en el Corán el nombre del Dios único, vuelven la espalda para
huir con disgusto.
50. Nosotros sabemos mejor que nadie con qué objeto te escuchan los infieles cuando van
a escucharte, cuando se hablan al oído, cuando, en fin, los malvados se dicen unos a
otros: Seguís a un hombre embrujado.
51. Mira a qué te comparan; pero están en el extravío y no podrán hallar el sendero.
52. Dicen: ¿Es acaso que cuando nos hayamos convertido en huesos y ceniza seremos
realzados en una forma nueva?
53. Diles: Sí, aunque fuerais piedra o hierro o cualquiera otra cosa de las que parecen
imposibles a vuestro espíritu. Ellos responderán: ¿Y quién os hará volver a la vida? Di: El
que os ha creado la primera vez. Entonces moverán la cabeza y te preguntarán: ¿Cuándo
se realizará eso? Diles: Es posible que sea en breve.
54. El día en que Dios os llame de vuestras tumbas le responderéis alabándole; os
parecerá no haber permanecido allí más que muy poco tiempo.
55. Di a mis servidores que no hablen más que con dulzura, pues Satán podría sembrar la
discordia entre ellos. Satán es el enemigo declarado del hombre.
56. Vuestro Señor os conoce; si él quiere, os hará probar su misericordia; si él quiere, os
castigará. No te hemos enviado, ¡oh Mahoma!, para ser su patrono.
57. Tu Señor conoce mejor que nadie lo que hay en los cielos y en la tierra. Hemos
levantado a los profetas unos por encima de otros y hemos dado los salmos a David.
58. Dí: Llamad en vuestro auxilio a aquellos que imagináis ser dioses fuera de él, y veréis
que no pueden ni libraros de un mal ni alejarlo.
59. Aquellos a quienes invocáis desean ardientemente llegar hasta su Señor y compiten
acerca de quién estará más inmediato a él; esperan su misericordia y temen su castigo,
pues el castigo de tu Señor es terrible.15
60. No habrá ciudad que nosotros no destruyamos de aquí al día de la resurrección16 o a
la que nosotros no castiguemos con un castigo terrible. Está escrito en el Libro eterno.
61. Nada nos habría impedido enviarte con el poder de los milagros, si los pueblos de
otro tiempo no hubiesen tratado ya de mentiras los precedentes. Sin embargo, habíamos
hecho ver a los temuditas la hembra del camello bien distintamente; era una advertencia,
y, sin embargo, lo han maltratado. No enviamos profetas con milagros más que para
intimidarlos.
62. Acuérdate de que hemos dicho: Dios rodea los hombres por todas partes. No te hemos
concedido la visión que has tenido, no te hemos hecho ver aquel árbol maldito en el
Corán,17 más que para sembrar entre los hombres un motivo de discordia. Les intimidamos;
pero esto no hará más que acrecentar su gran rebelión.
63. Dijimos a los ángeles: Prosternaos ante Adán. Y ellos se prosternaron, todos, excepto
Eblís. ¿He de prosternarme yo, dijo, ante ese a quien has creado de barro?
64. Y después le dijo a Dios: Mira a ese a quien has honrado más que a mí; en verdad, si
me das tiempo pares ello, de aquí al día de la resurrección exterminaré a toda su
posteridad, salvo un pequeño número.
65. Vete. Aquellos que te sigan entre ti y los hombres, todos tendréis como recompensa la
gehena, amplia recompensa de vuestros crímenes.
66. Atrae con tu voz a aquellos a quienes puedas; cae sobre ellos con tus jinetes y tus
infantes;18 sé su asociado en sus riquezas y sus hijos y hazles promesas. (Satán no podría
hacer promesas más que para cegar a los hombres.)
67. Pero en cuanto a mis servidores fieles; no tendrán ningún poder sobre ellos, y ellos
tendrán un patrón suficiente en su Señor.
68. Vuestro Señor es el que hace bogar para vosotros los buques a través de los mares, a
fin de que vosotros busquéis los dones de su generosidad. Él es misericordioso para con
vosotros.
69. Cuando os alcanza una desgracia en el mar, aquellos a quienes invocáis son
inhallables. Sólo Dios está allí. Pero cuando os ha salvado y devuelto a la tierra firme, os
alejáis de él. En verdad, el hombre es ingrato.
70. ¿Estáis seguros de que no os hará tragar por alguna parte de la tierra entreabriéndose
bajo vuestros pies, o que no enviará contra vosotros un torbellino que os sepultará bajo la
arena sin que podáis entonces hallar un protector?
71. ¿Estáis seguros de que no os llevará por segunda vez al mar y de que no enviará
contra vosotros un viento violento y de que no os sumergirá como premio de vuestra
infidelidad? Entonces no hallaréis ningún protector.
72. Nosotros honramos a los hijos de Adán. Los llevamos a la tierra y a los mares; les
damos por alimento alimentos deliciosos y les concedemos una gran superioridad sobre
un gran número de seres que hemos creado.
73. El día en que llamemos a todos los pueblos a comparecer ante nosotros con sus jefes,
aquellos a quienes se haya puesto su libro en su mano derecha leerán este libro19 y no
serán lesionados en lo más mínimo.
74. El que está ciego en este mundo lo estará igualmente en el otro y se hallará más
extraviado y más lejos del camino.
75. Poco ha faltado para que los infieles te hayan alejado con sus tentaciones de lo que
nosotros te hemos revelado y te hayan llevado a prestarnos otras revelaciones. ¡Oh!
entonces te habrían considerado como su amigo.
76. Si nosotros te hubiésemos consolidado en la fe, tú habrías cedido, pues te inclinabas
ya un poco hacia ellos.
77. Entonces te habríamos hecho sentir las desgracias de la vida y las de la muerte y tú no
habrías hallado asistencia contra nosotros.
78. Poco faltó para que los infieles te hayan hecho abandonar este país para expulsarte de
él. ¡Oh! entonces no habrían permanecido allí mucho tiempo después de tu alejamiento.
79. Ésta es la senda que han seguido nuestros apóstoles enviad antes de ti. Tú no podrías
hallar variaciones en nuestras sendas.20
80. Haz la oración en el momento en que el sol declina hasta la entrada de las tinieblas de
la noche. Haz también una lectura al amanecer el día; la lectura del amanecer no está sin
testigos.21
81. Y durante la noche, consagra tus vigilias a la oración. Será para ti una obra
subrogatoria. Es posible que Dios te levante en estas veladas un lugar glorioso.22
82. Di: Señor, hazme entrar con una entrada favorable, y hazme salir con una salida
favorable,23 y concédeme un poder protector.
83. Di además: La verdad apareció y la mentira se ha desvanecido; la mentira está
destinada a desvanecerse.
84. Enviamos con el Corán la dirección y la gracia a los fieles. En cuanto a los injustos,
no hará más que llevar al colmo su ruina.
85. Cuando concedemos algún beneficio al hombre, se aparta de nosotros y se pone a un
lado. Cuando le alcanza alguna desgracia, se desespera.
86. Di: Cada cual obra a su manera; pero Dios sabe quién es el que sigue el camino más
recto.
87. Te interrogarán respecto del espíritu.24 Diles: El espíritu ha sido creado por orden del
Señor, pero sólo un pequeño número de vosotros están en posesión de la ciencia.25
88. Si quisiésemos, podríamos retirarte lo que te hemo revelado y tú no podrías hallar a
nadie que se encargase de tu causa cerca de nosotros.
89. Exceptuada la gracia misma que te proviene de Dios. En verdad, la generosidad de tu
Señor para contigo es inmensa.
90. Di: Aunque los hombres y los genios se reuniesen para producir alguna cosa
semejante a este Corán, no producirían nada semejante, aunque se ayudasen mutuamente.
91. Hemos difundido en este Corán toda clase de parábolas para la instrucción de los
hombres; pero los hombres se han negado a todo, excepto a la incredulidad.
92. Dicen: No te creeremos, a no ser que hagas brotar de la tierra un manantial de agua
viva.
93. O a no ser que tengas un jardín plantado de palmeras y de vides y que hagas brotar
torrentes en medio de ese jardín.
94. O a no ser que caiga sobre nosotros un fragmento de cielo que conduzcas a Dios y a
los ángeles como fiadores de tus palabrasl
95. O a no ser que tengas una casa ornada de dorados o que subas al cielo por medio de
una escala, no creeremos tampoco que tú hayas subido, hasta que nos hagas descender un
libro que podames leer todos. Respóndeles: ¡Por la gloria de mi Señor! ¿Soy yo, pues,
algo más que un hombre y un enviado?
96. ¿Qué es lo que impide a los hombres creer, cuando la doctrina de la dirección ha
venido hacia ellos? Es que han dicho; ¿Habría enviado Dios a un hombre para ser su
apóstol?
97. Diles: Si los ángeles caminasen por la tierra y viviesen tranquilamente en ella, les
habríamos enviado un ángel por apóstol.
98. Diles: Dios será un testigo suficiente entre vosotros y yo, pues tiene noticia de las
acciones de sus servidores y las ve.
99. Aquel a quien Dios dirige es el único bien dirigido; aquel a quien Dios extravía no
hallará ningún patrono fuera de él. En el día de la resurrección los reuniremos a todos,
prosternados sobre sus caras, ciegos, mudos y sordos. La gehena será su morada;
volveremos a encender su fuego siempre que se extinga.
100. Tal será su retribución porque no han creído en nuestros milagros y porque solían
decir: Cuando no seamos más que huesos y polvo, ¿nos levantaremos revestidos de una
forma nueva?
101. ¿No ven que Dios, que ha creado los cielos y la tierra; puede también crear cuerpos
semejantes a los tuyos? Ha fijado un término para ellos; no hay duda sobre este punto;
pero los injustos se niegan a todo, excepto a la incredulidad.
102. Diles: Si dispusieseis de los tesoros de la misericordia divina, los estrecharías por
temor a gastarlos. En verdad, el hombre es avaro.
103. Hemos concedido a Moisés nueve prodigios evidentes; interroga más bien a los hijos
de Israel. Cuando Moisés se presentó ante Faraón, éste le dijo: Moisés, estimo que tú
estás por debajo del poder de un embrujamiento.
104. Tú sabes bien, respondió Moisés, que es Dios, el Señor de los cielos y de la tierra, el
que envía estos signos evidentes; yo estimo, ¡oh Faraón!, que tú estás consagrado a la
perdición.
105. Faraón quiso expulsarlos del país y le hemos sumergido a él y a todos los que le han
seguido.
106. Luego dijimos a los hijos de Israel: Habitad esta tierra y, cuando haya llegado el
término de la vida futura, os reuniremos a todos juntos. Hemos enviado el Corán
realmente y ha descendido realmente. Y a ti, ¡oh Mahoma!, sólo te hemos enviado para
anunciar y advertir.
107. Hemos dividido el Corán en secciones; a fin de que tú lo recites a los hombres poco
a poco. Lo hemos hecho descender realmente.
108. Diles: Que creáis en él o no ¡poco importa! Aquellos a quienes fue dado
precedentemente se prosteenan y caen de bruces cuando se les recitan los versículos.
¡Gloria a Dios!, exclaman. Las promesas de Dios están cumplidas.
109. Caen de brutes, lloran, y su sumisión aumenta.
110. Invocad a Dios o invocad al misericordioso;26 con cualquier nombre que lo
invoquéis, le pertenecen los hombres más hermosos. No digáis la oración ni con voz
demasiado elevada ni en voz demasiado baja. Buscad un término medio.
111. Di: Gloria a Dios que no tiene hijo, que no tiene asociado al poder. No tiene
protector encargado de preservarlo de la humillación. Glorifica a Dios proclamando su
grandeza.
SURA XVIII
LA CAVERNA 1
Dado en Medina. - 110 versículos
En hombre del Dios clemente y misericordioso
1. Loa a Dios que ha enviado a su servidor el Libro en que no ha puesto tortuosidades.
2. Un libro derecho, destinado a amenazar a los hombres con un castigo terrible de parte
de Dios, y a anunciar a los creyentes que obran el bien una hermosa recompensa de la que
gozarán etemamente.
3. Un libro destinado a advertir a los que dicen: Dios tiene un hijo.
4. No tienen ningún conocimiento de él, como tampoco sus padres. Es un pecado enorme
la palabra que sale de sus bocas.2 Es una mentira.
5. Si no creen en este libro (el Corán), tú eres capaz de aniquilarte de pena a causa de
ellos.
6. Todo lo que hay en la tierra lo hemos hecho ornamento de la tierra, para experimentar
a los hombres, para saber quién de ellos se portará mejor.
7. Pero todos estos ornamentos los reducimos a polvo.
8. ¿Has observado que la historia de los compañeros de la CAVERNA y el Al-Rakim3 es
uno de nuestros signos y una cosa extraordinaria?
9. Cuando estos jóvenes se hubieron retirado, exclamaron. ¡Señor! Concédenos tu
misericordia y asegúranos la rectitud de nuestra conducta.
10. Hemos herido sus oídos de sordera en la caverna durante un cierto número de años.
11. Los despertamos luego para ver quién de ellos podría contar mejor el tiempo que
habían permanecido allí.
12. Te contamos su historia en toda verdad. Eran jóvenes que creían en Dios y a los que
habíamos añadido aún medios de seguir la senda recta.
13. Fortificamos sus corazones, cuando, conducidos ante el príncipe,4 se levantaron y
dijeron: Nuestro Dueño es el dueño de los cielos y de la tierra; no invocaremos a otro
Dios que no sea él, porque si no cometeríamos un crimen.
14. Nuestros conciudadanos adoran a otras divinidades distintas de Dios; ¿pueden darnos
una prueba evidente en favor de su culto? ¿Y quién es más culpable que el que ha forjado
una mentira a cuenta de Dios?
15. Entonces se dijeron uno a otro: Sí. Si los dejaseis, así como a los ídolos que adoran al
lado de Dios, y si os retiraseis a una caverna, Dios os concedería su gracia y dispondría
vuestros asuntos para bien.
16. Habrías visto al sol cuando salía, pasar a la derecha de la entrada de la caverna, y
cuando se ponía, alejarse a la izquierda, y ellos se hallaban en un lugar espacioso de la
caverna. Esto es uno de los signos de Dios. Está bien dirigido aquel a quien Dios dirige;
pero aquel a quien Dios abandona, no podría hallar patrón ni guía.
17. Habrías creído que velaban, y, sin embargo, dormían; les volvíamos ora a la derecha
y ora a la izquierda, y su perro estaba acostado con las patas tendidas a la entrada de la
caverna. Si, llegado de improviso, les hubieses visto en este estado, te habrías alejado y
habrías huido, habrías sido transido de espanto.
18. Los despertamos luego, a fin de que se interrogasen mutuamente: Uno de ellos
preguntó: ¿Cuánto tiempo habéis permánecido aquí? -Un día, respondió el otro, o una
parte del día solamente. -Dios sabe mejor que nadie el tiempo que habéis pasado aquí,5
repusieron los otros. Enviad a alguno de vosotros con este dinero a la villa; que se dirija
al que tenga mejores alimentos, que os los traiga como sustento, pero que proceda con
cortesía y que no diga a nadie vuestro retiro.
19. Pues si los habitantes lo conociesen os lapidarían o bien os obligarían a abrazar su
creencia. Ya no podréis ser felices jamás.6
20. Hemos dado a conocer a sus conciudadanos su aventura, a fin de que aprendiesen que
las promesas de Dios son verdaderas y que no hay duda sobre la venida de la hora. Sus
conciudadanos disputaban respecto a este punto. Elevemos un edificio por encima de la
caverna. Dios conoce mejor que nadie la verdad. Aquellos cuya opinión imperó en su
asunto dijeron: Levantaremos aquí una capilla.
21. Se disputará acerca de su número. Éste dirá: Eran tres, su perro era el cuarto. Otro
dirá: Eran cinco, su perro era el sexto. Se escudriñará el misterio. El de más allá dirá:
Eran siete y su perro era el octavo. Di: Dios sabe mejor que nadie cuántos eran. Sólo un
pequeño número lo sabe.
22. Así es que no disputes sobre este punto, a no ser por la forma, y no pidas (a ningún
cristzano) opinión respecto de esto.
23. No digas jamás: Haré tal cosa mañana, sin añadir: Si tal es la voluntad de Dios.
Acuérdate de Dios, si llegas a olvidarlo, y di: Tal vez Dios me dirigirá hacia el verdadero
conocimiento de esta aventura.7
24. Estos jóvenes permanecieron en su caverna trescientos años, más nueve.
25. Di: Dios sabe mejor que nadie cuánto tiempo permanecieron allí; los secretos de los
cielos y de la tierra le pertenecen: ¡Oh, cuán bien ve! ¡Oh, cuán bien oye! Los hombres
no tienen más patrón que él; Dios no asocia a nadie en sus sentencias.
26. Revela lo que ha sido revelado del Libro de Dios; no hay nadie que sea capaz de
cambiar sus palabras; fuera de él no hallarías ningún refugio.
27. Sé indulgente respecto de los que invocan al Señor mañana y tarde, por deseo de ver
la faz de su Señor.8 No apartes tus ojos de ello por deseo de lo brillante de este mundo y
no obedezcas aquel cuyo corazón hemos hecho indiferente a nuestro recuerdo, aquel que
sigue sus inclinaciones y cuyos actos todos son un desarreglo.9
28. Di: La verdad proviene de Dios; que el que quiera creer, cree, y que el que quiera ser
infiel, lo sea. En cuanto a nosotros hemos preparado para los impíos el fuego que los
rodeará con paredes. Cuando imploren auxilio, se les dará agua ardiente como metal
fundido, que les quemará el rostro. ¡Qué detestable bebida! ¡Qué detestable lugar de
reposo!.10
29. Los que hayan creído y practicado el bien... en verdad no haremos perecer la
recompensa del que ha obrado mejor.
30. A éstos los jardines del Edén; bajo sus pies correrán aguas, se adornarán con
brazaletes de oro, se vestirán con batas verdes de seda fuerte y de satin, reclinados sobre
asientos .11 ¡Qué hermasa recompensa! ¡Qué admirable lugar de reposo!
31. Propónles en parábola estos dos hombres: a uno de ellos le damos dos huertas
plantadas de viñas; rodeamos estos jardines de palmeras y entre los dos colocamos
campos sembrados. Los dos jaidines dieran frutos y no fueron estériles.
32. Hemos hecho comer un río por el seno mismo de estos jardines. Este hombre ha
cosechado gran cantidad de frutos y ha dicho a su vecino en conversación: Yo soy más
rico que tú y tengo una familia más numerosa.
33. Entró en su jardín, culpable para consigo mismo, y exclamó: No creo que este jardín
perezca nunca.
34. No creo que llegue jamás la hora, y si yo reparase ante Dios tendré en cambio un
jardin aún mucho más hermoso que éste.
35. Su amigo le dijo, mientras que estaban así en conversación: ¿No crees en el que te ha
creado de tierra, luego de esperma,12 y que por fin te ha dado las proporciones perfectas
de hombre?
36. Por mi parte, Dios es mi Señor y no le asociaré a nadie.
37. ¿Por qué no dices más bien al entrar en tu jardín: Ocurrirá lo que Dios quiera; no hay
fuerza si no es en Dios? Aunque tú me veas más pobre y teniendo menos hijos.
38. Es posible que Dios me conceda algo que valdrá más que un jardín enviará algunos
sordos del cielo y el mejor día te verás reducido a polvo estéril.
39- Las aguas que lo riegan pueden desaparecer bajo tierra donde no podrías hallarlas.
40. Las posesiones del incrédulo fueron envueltas en la destrucción con todos sus frutos.
Se retorcía las manos, lamentando sus gastos, pues las viñas se mantenían sobre
rodrigones, despojadas de sus frutos, y exclamaba: Ojalá no le hubiese asociado ningún
otro Dios.
41. No tents tropa armada que lo hubiese socorrido contra Dios; no hallará ningún
socorro.
42. La protección sólo pertenece a Dios, el Dios verdadero. Él sabe recompensar mejor
que nadie y procurar el más venturoso fin a todos.
43. Propónles la parábola de la vida de este mundo. Se semeja al agua que nosotros
hacemos descender del cielo; las plantas de la tierra se mezclan con ella; al día siguiente
están recas; los vientos los dispersan. Pues Dios es omnipotente.
44. Las riquezas y los hijos son los ornamentos de la vida de este mundo; pero las cosas
que restan, las buenas obras, producirán más cerca de tu Señor como recompensa y como
esperanza.
45. El día en que hagamos caminar a las montañas, verás la tierra nivelada como una
llanura; reuniremos a todos los hombres, sin olvidar uno solo.
46. Aparecerán ante tu Señor colocados en ordenada hilera. Dios les dirá: Hons reunidos
ante mí tales como os habia creado por la primera vez, y vosotros pensabais que yo no
cumpliría mis promesas.
47. El libro en que están inscritas las acciones de cada uno será puesto entre mis manos;
tú verás a los culpables sobrecogidos de espanto, a causa de lo que allí está escrito:
¡Desgraciados de nosotros! ¿Qué quiere, pues, decir este libro? No queda ni pequeña
acción ni grande; él las ha contado todas; los hombres las volverán a hallar allí presentes
a sus ojos. Tu Señor no procederá injustamente para con nadie.
48. Cuando dijimos a los ángeles: Prosternaos ante Adán, todos se prosternaron, a
excepción de Eblís, que era uno de los genios;13 se sublevó contra las órdenes de Dios.
¿Tomaréis, pues, más bien a Eblís y a su raza por patronos que a mí? Ellos son vuestros
enemigos. ¡Qué detestable cambio el de los malvados!
49. No los he tomado por testigos cuando creaba los cielos y la tierra y cuando los creaba,
y no he tomado por ayudas míos a que se extravían.
50. Un día, Dios dirá a los infieles: Llamad a mis pretendidos compañeros, a los que
creéis que son dioses. Ellos les llamarán, pero éstos no les responderán, pues habremos
puesto entre ellos el valle de la destrucción.
51. Los culpables verán el fuego del infierno y sabrán que serán precipitados en él; no
hallarán ningún medio de librarse de él.
52. Nos hemos servido en este Corán de toda suerte de parábolas para uso de los
hombres; pero el hombre es casi siempre dado a la disputa.
53. ¿Qué es, pues, lo que impide a los hombres creer, cuando les ha sido dada la
dirección del camino recto? ¿Qué es lo que les impide implorar el perdón de Dios? Tal
vez esperan la suerte de los hombres de otro tiempo o que el castigo les alcance a la faz
del universo.
54. Enviamos apóstoles encargados de advertir y de anunciar. Los incrédulos se sirven de
argumentos fútiles para borrar la verdad; y toman nuestros milagros y las penas con que
se les amenaza por objeto de sus burlas.
55. ¿Qué ser más culpable que el que se aparta cuando se le recitan nuestras enseñanzas y
que olvida las acciones que él mismo había cometido? Hemos recubierto sus corazones
con más de una envoltura, para que no comprendan el Corán, y hemos echado pesadez en
sus oídos.
56. Aun cuando los llamases a la senda recta, no la seguirían entonces nunca.
57. Tu Señor es indulgente, compasivo; si quisiese castigarlos por sus obras habría
anticipado la hora del castigo. Pero ellos tienen un término fijado para el cumplimiento
de las amenazas y no hallarán refugio alguno contra su venganza.
58. Hemos destruido aquellas ciudades antiguas, a causa de su impiedad; mas habíamos
predicho antes su ruina.
59. Un día Moisés dijo a su servidor:14 No cesaré de caminar hasta que haya llegado a la
confluencia de los dos mares,15 o caminaré durante más de veinticuatro años.
60. Cuando hubieron llegado a la confluencia de los dos mares, notaron que habían
perdido su pescado,16 el cual se encaminó en derechura al mar.
61. Cuando pasaron adelante, Moisés dijo a su servidor: Sírvenos nuestra comida, hemos
sufrido muchas fatigas en este viaje.
62. ¿Qué estás diciendo?, contestó su servidor Cuando nos hemos detenido cerca de esta
roca, no he prestado atención al pescado. Sólo Satanás ha podido hacer que lo olvidase de
este modo, para que yo no te lo recordase; el pescado se ha encaminado hacia el mar, esto
es milagroso.
63. -Eso es lo que yo deseaba, repuso Moisés. Y ambos se volvieron atrás.
64. Allí hallaron a uno de nuestros servidores a quien hemos favorecido con nuestra
gracia a iluminado con nuestra ciencia.17
65. ¿Puedo seguirte, le dijo Moisés, a fin de que me enseñes una parte de lo que te han
enseñado a ti mismo con relación a la verdadera ruta?
66. El desconocido respondió: Jamás tendrás bastante paciencia para permanecer
conmigo.
67. ¿Y cómo podrías tú soportar ciertas cosas cuyo sentido no comprenderás?
68. Si Dios quiere, dijo Moisés, me hallarás perseverante y yo no desobedeceré tus
órdenes.
69. Pues bien, si tú me sigues, dijo el desconocido, no me interrogues acerca de nada de
que yo no te haya hablado primero.
70. Ambos se pusieron, pues, en marcha18 y ambos se embarcaron en un barco; el
desconocido lo estropeó. -¿Lo has roto, preguntó Moisés, para ahogar a los que están
dentro? Acabas de cometer una acción extraña.
71. ¿No te he dicho que no tendrás bastante paciencia para permanecer conmigo?
72. No me vituperes, repuso Moisés, de haber olvidado tus órdenes, y no me impongas
obligaciones demasiado difíciles.
73. Partieron y caminaron hasta que hubieron hallado a un joven. El desconocido lo mató.
-¡Cómo! ¡Acabas de matar a un hombre inocente que no ha matado a nadie! Has
cometido una acción detestable.
74. ¿No te he dicho que no tendrás bastante paciencia para permanecer comnigo?
75. -Si te vuelvo a interrogar ya no me permitirás que te acompañe. Ahora dispénsame.
76. Partieron y caminaron hasta que hubieron llegado a las puertas de una villa. Pidieron
hospitalidad a los habitantes y éstos se negaron a recibirles. Los dos viajeros notaron que
los muros de la villa amenazaban ruina. El desconocido lo reveló. -Si Hubieses querido,
le dijo Moisés, habrías podido hacer que te diesen una recompense.
77. Aquí nos separaremos, repuso el desconocido.19 Voy únicamente a enseñarte la
significación de las cosas que con tanta impaciencia has deseado saber.
78. El buque pertenecía a pobres gentes que trabajaban en el mar, y yo quise estropearlo,
porque detrás de él había un rey que se apoderaba de todos los navíos.
79. En cuanto al joven, sus padres eran creyentes, y hemos temido que los infectase con
su perversidad y su incredulidad.
80. Hemos querido que Dios les diese en cambio un hijo más virtuoso y más digno de
cariño.
81. El muro era la herencia de dos mozos huérfanos de esta villa. Bajo ese muro había un
tesoro que les pertenecía. Su padre era un hombre de bien. El Señor ha querido dejarles
llegar a la edad de la pubertad para devolverles el tesoro. No he hecho yo todo esto por
cuenta propia. He aquí las cosas cuya explicación no has sabido esperar con paciencia.
82. Te interrogarán, ¡oh Mahoma!, respecto de Dhul Karnein,20 Responde: Voy a
contaros su historia.
83. Consolidamos su poder en la tierra y le dimos los medios de realizar todo lo que
deseaba, y él siguió un camino.
84. Caminó hasta que hubo llegado al poniente del sol; vio al sol ponerse en una fuente
cenagosa; cerca de ésta halló establecido a un pueblo.
85. Nosotros le dijimos: ¡Oh Dhul Kamein! Tú puedes castigar a este pueblo o tratarlo
con generosidad.
86. Nosotros castigaremos, respondió, a todo hombre impío; luego lo entregaremos a
Dios, quien le hará sufrir un suplicio espantoso.
87. Pero todo el que haya creído y practicado el bien obtendrá una hermosa recompensa y
nosotros no le daremos más que órdenes fáciles de ejecutar.
88. Otra vez Dhul Karnein siguió una ruta.
89. Hasty que hubo llegado al lugar por donde el sol se levanta; se levanta sobre un
pueblo al que no hemos dado nada para ponerse al abrigo de su ardor.
90. Sí, así era, y nosotros conocemos a todos los que estaban con él (Dhul Karnein).
91. Siguió de nuevo una ruta.
92. Hasta que llegó entre los dos diques, a cuyo pie habitaba un pueblo que apenas
entendía ningún idioma.
93. Este pueblo le dijo: ¡Oh Dhul Karnein! He aquí que Yadjudj y Madjudj21 cometen
desórdenes en la tierra. ¿Podemos pedirte, mediante una recompensa, que levantes una
barrera entre ellos y nosotros?
94. -El poder que me concede mi Señor, respondió, es pare mí una recompensa más
considerable. Ayudadme únicamente con celo y yo levantaré una barrera entre ellos y
vosotros.
95. Traedme grandes piezas de hierro, cuantas se necesiten para colmar el intervalo entre
las dos montañas. Dijo a los trabajadorrs: Soplad el fuego haste que el hierro se torne rojo
como el fuego. Luego dijo: Traedme bronce fundido, a fin de que yo lo eche encima.
96. Yadjudj y Madjudj no pudieron escalar el muro ni perforarlo.
97. -Esta obra, díjo Dhul Kamein, es un efecto de la misericordia de Dios.
98. Cuando haya llegado la sentencia del Señor, la hará trizas; las promesas de Dios son
infalibles.
99. Llegará día en que os dejaremos correr en tropel, como las olas, unos sobre otros.
Sonará la trompeta y reuniremos a todos los hombres.
100. Ese día dispondremos la gehena pare los infieles.
101. Para aquellos cuyos ojos estaban cubiertos por un velo para no ver nuestras
advertencias y que no han sabido escucharnos.
102. ¿Han pensado los infieles que podrán tomar por patronos a los que no son más que
nuestros servidores? Les hemos preparado la gehena por morada.
103. ¿Os daré yo a conocer a los que más han perdido con sus obras?
104. Cuyos esfuerzos en este mundo han sido inútiles, y que, sin embargo, creían haber
obrado bien?
105. Son los hombres que no han creído en nuestros signos ni en su comparecencia ante
su Señor, sus acciones son vanas y no les daremos ningún peso22 en el día de la
resurrección.
106. Su recompensa será el infierno, porque han hecho de mis signos y de mis apóstoles
el objeto de su risa.
107. Los que creen y obran el bien tendrán por morada los jardines del paraíso.23
108. Los habitarán eternamente y no desearán ningún cambio en su suerte.
109. Diles: Si el mar se convirtiese en tinta para describir las palabras de Dios, el mar se
agotaría antes que las palabras de Dios, aun cuando empleásemos otro mar semejante.
110. Di: Soy un hombre como vosotros; pero he recibido la revelación de que no hay más
que un Dios. Todo el que espere aparecer algún día ante su Señor, que practique el bien y
que no asocie ninguna criatura en la adoración debida al Señor.24
SURA
MARÍA
Dado en la Meca. - 98 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. KAF HA. YA. AIN. SAD.1 He aquí el relato de la misericordia de tu Señor para con su
servidor Zacarías.
2. El día en que invocó a su Señor con una invocación secreta.
3. Y dijo: Señor, mis huesos débiles se encorvan bajo mí, y mi cabeza se ilumina con la
llama de las canas.2
4. Jamás he sido desgraciado en los votos que te he dirigido.
5. Temo a los míos3 que me sucederán. Mi mujer es estéril; dame un heredero que venga
de ti.
6. Que herede de mí, que herede de la familia de Jacob, y haz, ¡oh Señor!, que te sea
agradable.
7. ¡Oh Zacarías!, te anunciamos un hijo. Su nombre será Yahia (Juan).
8. Antes de él, nadie ha llevado este nombre.4
9. Zacarías dijo: ¡Señor! ¿Cómo tendré un hijo? Mi esposa es estéril y yo he llegado a la
edad de la decrepitud.
10. Dios dijo: Será así. Tu Señor ha dicho: Esto me es fácil. Te he creado cuanto tú no
eras nada.
11. Señor, dame un signo como garantía de tu promesa. Tu signo será éste: Tú no
hablarás a los hombres durante tres noches, no obstante estar sano.5
12. Zacarías se encaminó del santuario hacia el pueblo y le hacía seña de alabar a Dios
mañana y tarde.
13. ¡Oh Yahia! Toma este libro6 con una resolución firme. Nosotros hemos dado a Yahia
la sabiduría, cuando no era más que un niño.
14. Así como la ternura y la pureza. Era piadoso y bueno para con sus padres. No era
violento ni rebelde.
15. Que la paz sea con él en el día que nació y en el día que morirá y en el día en que
haya resucitado.
16. ¡Oh Mahoma!, habla en el Corán de María (Mariam), cuando se retiró de junto su
familia y se fue hacia el Este.7
17. Se cubrió con un velo que la ocultó a sus miradas. Enviamos hacia ella nuestro
espíritu. Tomó ante ella la forma de un hombre, de una figura perfecta.
18. Ella le dijo: Busco cerca del Misericordioso un refugio contra ti. Si tú lo temes...8
19. Él respondió: Soy el enviado de tu Señor, encargado de darte un hijo santo.
20. ¿Cómo, respondió ella, voy a tener yo un hijo? Ningún hombre se ha acercado a mí, y
yo no soy una mujer disoluta.
21. Él respondió: Sería así; tu Señor ha dicho: Esto es fácil para mí. Sería nuestro signo
ante los hombres y la prueba de nuestra misericordia. La sentencia está pronunicada.
22. Ella se tornó embarazada del hijo y se retiró a un lugar distante.
23. Los dolores del parto la sorprendieron junto al tronco de una palmera. ¡Ojalá,
exclamó, que yo hubiese muerto antes y que yo fuese olvidada con un olvido eterno!
24. Alguien le gritó desde debajo de ella:9 No te aflijas. Tu Señor ha hecho correr un río a
tus pies.
25. Sacude el tronco de la palmera y caerán junto a ti dátiles maduros.
26. Come y bebe y refresca tu ojo,10 y si ves un hombre,
27. Dile: He consagrado un joven el Misericordioso; hoy no hablaré a ningún hombre.
28. Fue a casa de su familia, llevando el niño en sus brazos. Se le dijo: ¡Oh Maria! Has
hecho una cosa extraña.
29. ¡Oh hermana de Aarón! Tu padre no era un hombre malvado ni tu madre una mujer
disoluta
30. Maria les mostró el niño con el dedo, a fin de que lo interrogasen. ¿Cómo, dijeron,
hablaremos a un niño en la cuna?
31. Yo soy el servidor de Dios, les dijo Jesús; él me ha dado el Libro y me ha constituido
profeta.
32. Ha querido que yo sea bendito dondequiera que me halle; me ha recomendado que
orase y que hiciese limosnas mientras viviese;
33. Que fuese piadoso con mi madre. Él no permitirá que yo se rebelde y abyecto.
34. La paz será conmigo en el día en que nací y en el día que muera y en el día que
resucite.11
35. Era Jesús, hijo de María, para hablar la palabra de la verdad, aquel sobre el cual hay
dudas.
36. Dios no puede tener hijos. ¡Lejos de su gloria esta blasfemia! Cuando decide una
cosa, dice: Sea, y es.
37. Dios es mi Señor y el vuestro. Adoradle. Ésta es la senda recta:
38. Los partidos difieren de opinión entre sí. ¡Desgraciados de los que no creen, a causa
de la comparecencia en el gran día!
39. Hazles ver; hazles ver el día en que vengan ante nosotros. Hoy los malvados están en
un extravío manifiesto.
40. Adviérteles el día de las penas, el día en que la obra sea cumplida, cuando, sumidos
en la diferencia, no creen.
41. Nosotros somos los que heredaremos la tierra y todo cuanto existe en ella; ellos
volverán a nosotros.
42. Habla también de Abrahán, en el Libro. Era justo y profeta.12
43. Un día dijo a su padre: ¡Oh padre mío! ¿Por qué adoras lo que no oye ni ve y lo que
no podría servir de nada?
44. ¡Oh padre mío! Me ha sido revelada una parte de la esencia que no te ha llegado a ti.
Sígueme; yo te conduciré por un sendero igual.
45. ¡Oh padre mío! No sirvas a Satanás, pues ha diso rebelde para con el Misericordioso.
46. ¡Oh padre mío! Temo que te alcance el castigo del Misericordíoso y que pases a ser
cliente de Satanás.
47. Su padre le respondió: ¿Tienes acaso aversión a mil divinidades? ¡Oh Abrahán! Si no
cesas de obrar de ese modo, te lapidaré. Abandóname por largos años.
48. -Que la paz sea contigo, respondió Abrahán; imploraré el perdón de mi Señor, pues es
benévolo para conmigo.
49. Me alejo de vosotros y de las divinidades que invocáis al lado de Dios. Yo invocaré a
mi Señor: tal vez no seré desgraciado en mil ruegos al Señor.
50. Cuando se hubo separado de ellos y de las divinidades que invocaban, le dimos a
Isaac y a Jacob, y les hicimos profetas a ambos.
51. Les concedimos dones de nuestra misericordia y hemos vuelto su lengua de veracidad
sublime.
52. Habla también de Moisés, en el Libro. Era puro; era enviado y profeta.
53. Le gritamos desde el lado derecho del monte Sinaí y le hicimos acercarse para hablar
con él en secreto.
54. Por efecto de nuestra misericordia, le dimos su hermano Aarón, profeta.
55. Habla también de Ismael, en el Libro. Era fiel a sus promesas, enviado y profeta.
56. Ordenaba a su pueblo que hiciese oración y limosnas. Era agradable a su Señor.
57. Habla también de Edrís, en el Libro.13 Era verídico y profetas
58. Lo hemos elevado a un lugar sublime.
59. He aquí a aquellos a quienes Dios ha colmado con sus beneficios; son los profetas de
la posteridad de Adán, son aquellos a quienes hemos llevado en el carca con Noé, es la
posteridad de Abrahán y de Israel, son aquellos a quienes hemos dirigido y elegido.
Cuando se les recitaban las enseñanzas del Misericordioso, se prosternaban, la faz hacia
el suelo, llorando.
60. Les sucedieron otras generaciones; dejaron que se perdiese la plegaria y siguieron sus
apetitos. No encontrarán nada más que el mal.
61. Pero los que vuelven a Dios, los que creen y obran el bien, entrarán en el jardín y no
serán lesionados en lo más mínimo.
62. Entrarán en los jardines del Edén que el Misericordioso ha prometido a sus
servidores. Su promesa será cumplida.
63. No oirán allí ninguna palabra fútil, sino la palabra Paz. Recibirán alimento mañana y
tarde.
64. Tales son los jardines que daremos en herencia a aquel de nuestros servidores que nos
teme.
65. No descendemos del cielo14 más que por orden de tu Señor. Sólo a él le pertenece lo
que está ante nosotros y detrás de nosotros y lo que está entre estos dos. Y tu Señor no es
olvidadizo.
66. Es el Señor de los cielos y de la tierra y de lo que existe entre ellos. Adórale y
persevera en su adoración. ¿Conoces algún otro del mismo nombre?.15
67. El hombre dijo: Cuando yo haya muerto ¿saldré de nuevo vivo?
68. ¿Acaso no se acuerda ya el hombre de que le hemos creado cuando no era nada?
69. Juro por tu Señor que reuniremos a todos los hombres y a los demonios,16 y luego los
colocaremos en torno de la gehena arrodillados.
70. Después separaremos de cada tropa a los que han sido más rebeldes con el
Misericordioso.
71. Y nosotros somos los que conocemos mejor a los que merecen ser quemados.
72. No habrá ninguno de vosotros que no sea precipitado; ésta es una sentencia
inmutable, decidida en la mansión de tu Señor.
73. Luego salvaremos a los que temen y dejaremos a los malvados arrodillados.
74. Cuando se recita nuestras claras enseñanzas a los incrédulos, dicen a los creyentes:
¿Cuál de nuestros partidos ocupa un lugar rnás elevado? ¿Cuál forma un conjunto más
hermoso?
75. ¡Oh! ¡Cuántas generaciones no hemos aniquilado que les superaban, sin embargo, en
riquezas y en esplendor!
76. Diles: Dios prolongará la vida de los que están en el extravío.
77. Hasta el momento en que vean con sus ojos si el castigo con que se les amenazaba era
el de esta vida o bien si es el suplicio de la hora.17 Entonces aprenderán quién es el que
ocupa el peor lugar y quién será más débil en asistencia.
78. Dios añadirá a la buena dirección de los que han sido conducidos por el camino recto.
79. Las cosas que quedan, las buenas obras, valen más cerca de tu Señor para procurar
una recompensa y un buen fin.
80. ¿Has visto al que no prestaba fe a nuestras enseñanzas y que decía: Tendré riquezas e
hijos?
81. ¿Conoce las cosas ocultas o bien ha estipulado con Dios que fuese como dice?
82. En verdad nosotros inscribiremos sus palabras y acrecentaremos su suplicio.
83. Nosotros seremos los que heredaremos sus bienes y él comparecerá solo ante
nosotros.18
84. Han tomado al lado de Dios otras divinidades para tener un apoyo.19
85. Estas divinidades se mostrarán ingratas20 del culto que les rendían y serán sus
adversarios.
86. ¿No ves que enviamos hacia los infieles demonios21 para excitarlos al mal?
87. No procures, pues, apresurar su suplicio; nosotros mismos les contamos sus días.
88. El día en que reunamos ante el Misericordioso a los hombres piadosos con todas las
muestras de honor,
89. El día que precipitemos los criminales en el infierno.
90. Nadie sabrá hacer valer una intercesión, a no ser los que habían hecho alianza con el
Misericordioso.
91. Ellos dicen: El Misericordioso tiene hijos. Acabáis de proferir ahí una enormidad.
92. Poco falta para que los cielos se hiendan al oír estas palabras, que la tierra se
entreabra y que las montañas se desmoronen.
93. Porque atribuyen un hijo al Misericordioso. A él no le acomoda tener un hijo.
94. Todo lo que existe en los cielos y en la tierra es servidor del Misericordioso. Él los ha
contado y enumerado a todos.
95. Todos compareceráan ante él en el día de la resurrección, solos.
96. Hará amar a los que han creido y obrado el bien.
97. Hemos hecho el Corán fácil dándotelo en tu lengua, a fin de que con él anuncies
hermosas promesas a los piadosos y adviertas al pueblo querellador.
98. ¿Cuántas generaciones hemos aniquilado? ¿Puedes hallar un solo hombre de ellas que
quede? ¿Has oído a uno solo de ellos proferir el más ligero murmullo?
SURA XX
TA. HA.
Dado en la Meca. - 135 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. TA. HA.1 No te hemos enviado el Corán para hacerte desgraciado,
2. Sino como amonestación pares el que teme.
3. Ha sido enviado por el que ha creado la tierra y los cielos elevados,
4. El Misericordioso que tiene asiento en el trono.
5. A él pertenece lo que hay en los cielos y en la tierra, lo que hay entre los dos y lo que
hay bajo la tierra.
6. Si tú levantas tu voz, lo haces inútilmente; Dios conoce bien las palabras dichas en
secreto y cosas más ocultas aún.2
7. Dios, no hay más Díos que él .3 Tiene los nombres más hermosos.4
8. ¿Has oído contar la historia de Moisés?
9. Cuando vio un fuego, dijo a su familia: Permaneced aquí, acabo de ver fuego.
10. Tal vez os traeré un tizón, o bien podré con ayuda del fuego dirigirme por el camino.
11. Y cuando se acercó a él, una voz le gritó: ¡Oh Moisés!
12. En verdad, soy tu Señor; quítate los zapatos, estás en el valle santo de Thuwa;
13. Yo te he elegido. Escucha atentamente lo que te será revelado.
14. Yo soy Dios y no hay más Dios que yo. Adórame, pues, y ora en recuerdo mío;
15. Pues llegará la hora (poco faltó para que yo te la revelara)
1G. A fin de que tu alma sea retribuida por sus obras.
17. Que el que no cree en la venida de la hora y sigue sus pasiones no te exaavíe de la
verdad porque perecerías.
18. ¿Y qué es, pues, lo que tienes en tu mano derecha, ¡oh Moisés!?
19. -Es mi bastón, dijo, en el cual me apoyo y con el cual acerco las hojas de los árboles
para mi rebaño, y me sirve además para otros usos.
20. Dios dijo: ¡Tíralo, oh Moisés!
21. Y Moisés lo tira, y he aquí que se convierte en una serpiente que empieza a correr.
22. Dios dice: Cógela y no temas noda; la volveremos a su antiguo estado.
23. Llévate la mano al seno y saldrá blanca, sin ningún mal. Eso te servirá de un segundo
signo.
24. Pares hacerte ver luego mayores milagros,
25. Vete a ver a Faraón. Es impío.
26. Señor, dijo Moisés, dilata mi pecho,5
27. Y hazme fácil mi labor,
28. Y desata el nudo de mi lengua,6
29. A fin de que comprenda mi palabra.
30. Dame un consejero escogido en mi familia;
31. Que sea mi hermano Aarón
32. Fortifícame por medio de él, 7
33. Y asocíale a mí en mi obra
34. A fin de que celebremos sin cesar tus alabanzas y de que pensemos sin cesar en ti;
35. Pues tú nos ves.
36. Dios respondió: ¡Oh Moisés!, te concedo tu demanda.
37. Ya la otra vez hemos sido benévolos contigo,
38. Cuando hicimos oír estas palabras a tu madre:
39. Pon a tu hijo en una caja y lánzalo al mar; el mar lo llevó a la orilla. Mi enemigo y el
suyo lo acogerá, pues yo he echado en los corazones amor para ti, ¡oh Moisés!.8
40. Y he querido que tú fueses educado en mi presencia.
41. Un día tu hermano se paseaba diciendo: ¿Queréis que os enseñe a alguien que cuide
de él? Entonces te devolvimos a tu madre para que se consolase9 y cesase de afligirse.
Luego tú has matado a un hombre; te salvamos de la desgracia y te probamos con
numerosas pruebas.
42. Tú has habitado varios años entre los madianitas; en seguida has venido aquí en
virtud de una orden, ¡oh Moisés!
43. Te he formado por mí rnismo.10
44. Id, tú y tu hermano, acompañados de mis milagros, y no descuidéis mi recuerdo.
45. Id hacia Faraón que es impío.
46. Habladle un lenguaje dulce; tal vez reflexionará o temerá.
47. Ellos respondieron: Señor, tememos que use violencias con nosotros o que cometa
impiedades.
48. -No temáis nada; yo estoy con vosotros, y yo oigo y veo.
49. Id y decid: Somos enviados de tu Señor, despide con nosotros a los hijos de Israel y
no los agobies con suplicios. Venimos a tu casa con un signo de tu Señor. Que la paz sea
con el que sigue el camino recto.
50. Nos ha sido revelado que el castigo está reservado para el que nos trate de impostores
y nos vuelva la espalda.
51. -¿Quién es, pues, vuestro Señor, oh Moisés?, preguntó Faraón.
52. -Nuestro Señor es el que ha dado forma a todo lo que exitiste y el que guía.
53. Faraón dijo a esto: ¿Y qué querían las generaciones pasadas?. 11
54. --Su conocimiento está en el seno de Dios y encerrado en el Libro.12 Nuestro Señor
no se engaña ni olvida nada;
55. El que os ha dado la tierra por cuna y que ha trazado caminos para vosotros, que hace
descender el agua. Con esta agua hacemos germinar familias13 de plantas tan diversas.
56. Alimentaos y apacentad vuestros rebaños. Hay en esto signos para los hombres
dotados de inteligencia.
57. Os hemos creado de la tierra y os haremos volver a ella y os haremos salir por
segunda vez.
58. Le hicimos ver nuestros milagros; pero los trató de mentiras y rehusó creer en ellos.
59. Faraón dijo: ¡Oh Moisés! ¿Has venido para expulsarnos de nuestro país con tus
encantos?
60. Nosotros te los haremos ver análogos. Danos una cita, que no faltaremos a ella: tú
tampoco faltarás. Que todo sea igual.14
61. Moisés respondió: Os doy cita en el día de las fiestas15, que el pueblo sea reunido en
pleno día.
62. Faraón se retiró; preparó sus artificios y fue en el día fijado.
63. Entonces Moisés les dijo: ¡Desgraciados de vosotros! Guardaos de inventar mentiras
a cuenta de Dios,
64. Pues os alcanzaría con su castigo. Los que inventaban mentiras han perecido.
65. Los magos se concertaron y se hablaron en secreto.
G6. Estos dos hombres, dijeron, son magos; quieren expulsaros de vuestro país con sus
artificios y abolir vuestra excelente religión.16
67. -Reunid, dijo Moisés, vuestros artificios, y luego venid a poneros en orden. Feliz el
que obtenga hoy la victoria.
68. -¡Oh Moisés!, dijeron. ¿Eres tú el que arrojarás tu varilla primero, o seremos
nosotros?
69. Él respondió: Echadla primero vosotros. Y he aquí que de pronto sus cuerdas y sus
varillas le parecieron correr por efecto de sus encantos.
70. Moisés concibió un espanto secreto en sí mismo.
71. Nosotros le dijimos: No temas nada, pues eres el más fuerte.
72. Lanza lo que tienes en la mano derecha (tu varilla); ella devorará lo que ellos han
imaginado; lo que ellos han imaginado no es más que un artificio de mago, y el mago no
tiene suerte cuando ha de sufrir examen.
73. Y los magos se prosternaron diciendo: Hemos creído en el Señor de Moisés y de
Aarón.
74. -¡Cómo!, dijo Faraón. ¿Habéis creído en él sin esperar mi permiso? Seguramente, es
vuestro jefe y él es el que os ha enseñado la magia. Os haré cortar las manos y los pies
alternados y os haré crucificar en los troncos de palmera. Os enseñaré quién de nosotros
es más terrible en sus castigos y quién permanecerá más largo tiempo, Dios o yo.
75. Los magos respondieron: No te pondremos nosotros por encima de los signos
evidentes, ni por encima del que nos ha creado. Cumple lo que has resuelto; tú no puedes
decidir más que de cosas de este mundo. En cuanto a nosotros, hemos creído en nuestro
Señor, a fin de que nos perdone nuestros pecados y los artificios mágicos a que tú nos has
obligado. Dios vale más y permanerá más tiempo que tú.
76. El que se presente ante Dios cargado de crímenes, tendrá por recompensa la gehena.
No morirá y no vivirá.
77. Pero todos los que se presenten ante él teniendo fe y buenas obras, todos éstos
ocuparán los grados elevados de la vida futura.
78. Habitarán los jardines en que corren ríos; permanecerán a11í eternamente. Ésta es la
recompensa del que ha sido justo.
79. Nosotros revelamos a Moisés estas palabras: Conduce a mis servidores durante la
noche y procúrales a través del mar un camino seco.
80. No temas ser atacado y no tengas miedo.
81. Faraón los persiguió con su ejército, y las aguas del mar los cubrieron a todos. Faraón
ha extraviado a su pueblo; no lo ha conducido por el camino recto.
82. ¡Oh hijos de Israel! Os hemos librado de vuestro enemigo y os hemos dado por cita el
flanco derecho del monte Sinaí; os hemos dado el maná y las codornices.
83. Gozad de los deliciosos platos que os damos y evitad el exceso, por temor a que mi
ira pese sobre vosotros; pues aquel sobre quien pese nuestra ira perecerá.
84. Yo soy indulgente con el que se arrepiente, con el que obra el bien y sigue el camino
recto.
85. -¿Quién te ha hecho dejar tan pronto a tu pueblo?, dijo Dios a Moisés.
86. -Los jefes de mi pueblo siguen mis pasos, y yo no me apresuraba a ir hacia ti para
serte agradable.
87. Acabamos de probar a tu pueblo, ¡oh Moisés! Después de tu partida, el samaritano17
los ha extraviado.
88. Moisés volvió de su pueblo, irritado y afigido,
89. Y dijo: ¡Oh pueblo mío! ¿No os ha dado Dios una hermosa recompensa? ¿Os parece
acaso que dura ya demasiado la alianza ¿O habéis querido que cayese sobre vosotros la
era de vuestro Señor ¿Es para eso para lo que habéis obrado en contra de las promesa que
me habéis hecho?
90. No hemos violado nuestras promesas por nosotros mismos sino que se nos ha
mandado llevar varias cargas de nuestros ornamentos;18 los hemos reunido. El samaritano
los echó al fuego y retiró para el pueblo un becerro corporal, que mugía. Se nos dijo: Esto
es vuestro Dios y el Dios de Mosiés; solamente que él (Moisés) lo ha olvidado por otro
dios. Lo ha olvidado para buscar otro.
91. ¿No han observado que este becerro no podía responderle: y que no podía serles útil,
ni dañarles?
92. Bien les decía Aarón: ¡Oh pueblo mío! Se os pone a prueba por medio de este
becerro. ¡Vuestro Señor es misericordioso! Seguidme y obedeced mis órdenes.
93. -No cesaremos de adorarlo, respondían ellos, hasta que esté de vuelta Moisés.
94. Le dijo a Aarón: ¿Qué es lo que te ha impedido seguirme cuando les has visto
extraviarse? ¿Quieres desobedecer mis órdenes?
95. -¡Oh hijo de mi madre!, responde Aarón, cesa de tirarme de la barba y de la cabeza.
He temido que me dijeses en seguida: ¿Por qué has sembrado la escición entre mí y los
hijos de Israel? ¿Por qué no has observado mis órdenes?
96. -Y tú, ¡oh samaritano!, ¿cuál ha sido tu propósito? Él respondió: Yo he visto lo que
no veían. He tomado un puñado de polvo de los pies del enviado de Dios19 y lo he echado
en el becerro fundido; mi inclinación natural me había sugerido esto.
97. Aléjate de aquí, le dijo Moisés; tu castigo en este mundo será éste: Dirás a todo el que
te encuentre: No me toquéis.20 Además te está reservada una comparecencia (en el otro
mundo), a la que no podrás escapar. Fija los ojos en ese dios que tú has adorado con tanta
devoción. Nosotros lo quemaremos, lo reduciremos a polvo y lo echaremos al mar.
98. Vuestro Dios es el Dios único; no hay más Dios que él; lo abraza todo con su ciencia.
99. Así es como te contamos las historias de otro tiempo además te enviamos de nuestra
parte una amonestación.
100. Todo el que se aparte llevará un fardo en el día de la resurrección.
101. Lo llevará eternamente. ¡Qué carga más insoportable será en el día de la
resurrección!
102. El día en que sonará la trompeta y en que reuniremos a los culpables, que tendrán
entonces los ojos heridos de ceguera.21
103. Se dirán cuchicheando: No habéis permanecido más que diez días en la tierra.
104. Nosotros sabremos bien lo que querrán decir sus jefes cuando respondan: No habéis
permanecido más que un día.
105. Te interrogarán respecto de las montañas. Diles: Dios las dispersará como el polvo.
106. Las convertirá en llanuras iguales; tú no hallarás ya las sinuosidades ni los terrenos
ora elevados, ora deprimidos.
107. Luego ellos (todos los hombres) seguirán al que les llame al juicio, y que no andará
con rodeos;22 las voces enmudecerán ante el Misericordioso y tú no oirás más que el
ruido sordo de sus pasos.
108. Aquel día no podrá aprovechar la intercesión de nadie, a no ser la intercesión de
aquel a quien el Misericordioso permita hacerlo y a quien permita hablar.
109. É1 conoce lo que está delante y detrás de ellos. Los hombres no abarcan eso con su
ciencia.
110. Las frentes serán humilladas entonces ante el Vivo, el Inmutable. Desgraciado
entonces el que lleve su carga de iniquidad.
111. El que obra el bien, si es al mismo tiempo creyente, no tendrá que temer la injusticia
ni la disminución de su recompensa.
112. Así, hemos hecho descender un libro árabe y hemos difundido amenazas; tal vez
acabarán por temer a Dios, tal vez este Corán hara nacer reflexiones.
113. Que sea exaltado ese Dios, el Rey, la Verdad. No te apresures a repetir las versículos
del Corán, mientras que la revelación sea incompleta. Di más bien: ¡Señor, aumenta mi
ciencia!
114. Ya habíamos hecho un pacto con Adán, pero él lo olvidó; no le hemos hallado
resolución firme,
115. Y cuando dijimos a los ángeles: Prosternaos ante Adán, ellos lo hicieron, excepto
Eblís; él se negó a ello. Dijimos a Adán: Éste es tu enemigo y el enemigo de tu esposa.
Cuidad que no os expulse del paraíso y que no seáis desgraciados.
116. Tú no sufrirás hambre ni desnudez.
117. No padecerás sed, ni serás incomodado por el calor.
118. Satanás le hizo sugestiones: ¡Oh Adán!, le dijo, ¿quieres que te muestre el árbol de
la eternidad y de un poder que no se gasta?
119. Comieron (del fruto) del árbol y su desnudez se le apareció y se pusieron a coser
trajes con hojas del paraíso. Adán desobedeció a su Señor, y se extravió.
120. Luego Dios lo hizo su elegido, volvió a él y le dirigió por el camino recto.
121. Dijo a Adán y a Eva: Descended todos del paraíso, enemigos unos de otros.23 Algún
día la dirección del camino recto os vendrá de mí.
122. El que le siga no se extraviará y no será desgraciado.
123. Pero el que se aparte de mis advertencias hará una vida miserable.
124. Le haremos comparecer ciego en el día del juicio.
125. Dirá: ¡Señor! ¿Por qué me has hecho comparecer ciego a mí que veía antes?
126. Será así. Nuestros signos vinieron a ti y tú los has olvidado; tú también serás
olvidado hoy.
127. Así es como retribuiremos a todo hombre que pasa los límites, que no cree en los
signos de su Señor. El castigo del otro mundo será terrible y permanente.
128. ¿Ignoran los infieles cuántas generaciones hemos aniquilado antes de ellos? Hollan
la tierra que habitan. Hay en esto signos para los hombres dotados de inteligencia.
129. Si una palabra de tu Señor, que difería el castigo, no hubiese sido pronunciada de
antemano, el castigo sería agregado a ellos; el término fijado habría venido ya.
130. Soporta con paciencia sus palabras y celebra las alabanzas de tu Señor antes de
levantarte y antes de ponerse el sol y a la entrada de la noche; celébralo en los extremos
del dfa para agradarle.
131. No fijes tus ojos en los diversos bienes de que les hacemos gozar, en el bienestar de
este mundo que nosotros les damos para ponerles a prueba. La porción que tu Señor te
asigna vale más y es más duradera.
132. Ordena la oración a tu familia, hazla con aplicación (sin cansarte); no te pedimos
alimento; somos nosotros los que te alimentamos. El buen fin está reservado a la piedad.
133. Dicen: ¿Por qué no nos hace ver un milagro de parte de su Señor? ¿No tienen una
prueba evidente de los milagros en lo que contienen las páginas de antiguos anales?
134. Si les hubiésemos aniquilado mediante nuestro castigo antes de la venida de
Mahoma, hubiesen dicho: ¿Por qué no nos has enviado apóstol? Habríamos seguido tus
enseñanzas, más bien que caer en el envilecimiento y el oprobio.
135. Di: Todos esperamos el fin. Esperad vosotros también y aprenderéis quién de
nosotros tiene el sendero recto, quién de nosotros está dirigido.
SURA XXI
LOS PROFETAS 1
Dado en la Meca. - 112 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. Se acerca el tiempo en que los hombres rendirán cuenta, y, sin embargo, sumidos en la
indiferencia, se ectravían.
2. No les llega jamás una nueva amonestación de su Señor, que no la escuchen
únicamente para burlarse de él.
3. Sus corazones hacen de ello un pasatiempo. Los malvados se dicen en secreto: Este
Mahoma ¿es, pues, otra cosa que no sea un hombre como nosotros? ¿Asistiréis a sus
hechicerías? Sin embargo; ya veis lo que es de ellas.
4. Di: Mi Señor conoce los discursos pronunciados en el cielo y en la tierra; lo oye y lo
sabe todo.
5. Es más, dicen: No es más que un montón de sueños; él es el que lo ha inventado (el
Corán); es un poeta; que nos haga ver un milagro, como hacían los enviados de otro
tiempo.
6. Ninguna de las villas que hemos destruido ha creído; ellos no creerán tampoco.
7. Antes de ti no hemos enviado más que hombres que recibían revelaciones. Preguntadlo
a los hombres que poseen las Escrituras, si vosotros no lo sabéis.
8. Nosotros no les dimos un cuerpo que pudiese pasar sin alimento; no eran inmortales.
9. Hemos cumplido hacia ellos nuestra promesa y les hemos salvado, así como a los que
nos ha gustado, y hemos aniquilado a los transgresores.
10. Acabamos de enviaros un libro que contiene advertencias para vosotros.2 ¿No oiréis
razón?
11. ¡Qué de villas criminales hemos derribado y reemplazado por otras poblaciones!
12. Cuando han sentido la violencia de nuestros golpes, se han puesto a huir de sus villas.
13. No huyáis; volved a vuestros goces y a vuestras moradas. Seréis interrogados.
14. Respondían: ¡Desgraciados de nosotros! Hemos sido malvados.
15. Y estas lamentaciones no cesaron hasta que los hubimos extendido como el trigo
cosechado y secado.
16. No hemos creado el cielo, la tierra y todo lo que hay entre ellos para divertimos.
17. Si hubiésemos querido divertimos, habríamos hallado juguetes en nuestra casa, si
hubiésemos querido hacerlo absolutamente.
18. Pero oponemos la verdad a la mentira y ella lo hará desaparecer. Hele aquí que
desaparece, y desgraciados de vosotros a causa de lo que atribuís a Dios.
19. A él pertenece todo ser en el cielo y en la terra. Los que3 están cerca de él no
desdeñan adorarlo y no se cansan.
20. Celebran sus alabanzas día y noche; no inventan nada sobre su cuenta.
21. ¿Han tomado sus dioses en la tierra, dioses capaces de resucitar a los muertos?
22. Si hubiese otro dios más que él en el cielo y en la tierra, habrían perecido ya. La
gloria del dueño del trono está por encima de lo que le atribuyen.
23. No se le pedirá cuenta de sus acciones y él les pedirá cuenta de las suyas.
24. ¿Adoran los ángeles a otras divinidades distintas de Dios? Diles: Traed vuestras
pruebas. Ésta es la advertencia dirigida a los que están conmigo y tal como ha sido hecha
a los que han vivido antes que yo; pero la mayor parte de ellos no conocen la verdad y se
apartan de los consejos que se les da.
25. No hemos enviado apóstoles a quienes no haya sido revelado que no hay más Dios
que yo. Adoradme, pues.
26. Ellos (los infieles, los cristianos) dicen: El Misericordioso ha tenido hijos; los ángeles
con sus hijos. ¡Por su gloria! No, ellos no son más que sus servidores honrados.
27. No le hablan jamás primero, y ejecutan sus órdenes.
28. Sabe todo lo que hay delante de ellos y detrás de ellos; ellos no pueden interceder.
29. Excepto por aquel que a él le place, y tiemblan de espanto ante él.
30. Y todo el que dijese: Yo soy un dios al lado de Dios, le daríamos la gehena por
recompensa. Así es como recompensamos nosotros a los malvados.
31. ¿No ven los infieles que los cielos y la tierra formaban una masa compacta y que
nosotros los hemos separado y que por medio de agua damos la vida a todas las cosas?
¿No creerán?
32. Hemos establecido en la tierra las montañas, a fin de que no se conmoviese con los
hombres. Hemos practicado en ellas pasajes para servirles de ruta, a fin de que puedan
dividirse.4
33. Hemos hecho del cielo una bóveda sólidamente construida, y, sin embargo, se apartan
de los milagros que encierra.
34. Él es el que ha creado la noche y el día, el sol y la luna; cada uno de estos astros corre
en una esfera aparte.
35. No hemos concedido la vida eterna a ningún hombre antes que a ti. Si tú mueres,
¿creen ellos ser inmortales?
36. Tu alma probará la muerte. Os probaremos por el mal y por el bien y seréis
conducidos a nosotros.
37. Cuando los infieles te ven, te toman por objeto de sus burlas. ¿Es ése el hombre,
dicen, que habla de vuestros dioses con desprecio? En cuanto a ellos, no creen en lo que
han dicho del Misericordioso.
38. El hombre ha sido creado de precipitación;5 pero yo os haré ver mis signos. No
procuréis, pues, acelerarlos.6
39. Dirán: ¿Cuándo, pues, se cumplirán las amenazas? Decidlo si sois sinceros.
40. ¡Ah, si los infieles supiesen la hora en que no podrán apartar el fuego de sus caras ni
de sus espaldas,7 en que no tendrán protector!
41. El castigo les sorprenderá de improviso y les dejará estupefactos; no podrán alejarlo
ni obtener dilación.
42. Antes que tú, también otros apóstoles han sido tomados a, irrisión; pero el castigo,
objeto de las burlas, envolvió a los burlones.
43. Diles: ¿Quién puede defenderos, en la noche o en el día, ¿de los golpes del
Misericordioso? Y, sin embargo, ellos vuelven la espalda a las advertencias.
44. ¿Tienen dioses capaces de defenderlos contra nosotros? Ellos no podrían ayudarse a
sí mismos y no serán asistidos contra nosotros por sus compañeros.8
45. Nosotros hemos hecho gozar a esos hombres, así como a sus padres, de los bienes de
este mundo, mientras dure su vida. ¿No ven que venimos al país de los infieles y que
nosotros estrechamos los límites de todas partes?9 Son, pues, los más fuertes.
46. Diles: Os predico lo que me ha sido revelado; pero los sordos no oyen cuando se les
predica.
47. Que un solo soplo del castigo de Dios les alcance, y gritarán: ¡Desgraciados de
nosotros, éramos impíos!
48. Estableceremos balanzas justas en el día de la resurrección. Ni una alma será tratada
injustamente, aun cuando lo que nosotros tuviésemos que producir de sus obras fuese del
peso de un grano de mostaza. Basta que nosotros hayamos establecido esta cuenta.
49. Hemos dado a Moisés y a Aarón la distinción y la luz10 y una advertencia para los que
temen,
50. Que temen a su Señor en el secreto de sus obras y tiemblan ante el recuerdo de la
hora.
51. Y este libro es una advertencia bendita que os hemos enviado de lo alto. ¿Le
desconoceréis?
52. Ya habíamos dado antes la dirección a Abrahán y nosotros lo conocíamos.
53. Cuando él dijo a su padre y a su pueblo: ¿Qué significan estos estatutos que adoráis
con tanto ardor?
54. Ellos respondieron: Hemos visto a nuestros padres adorarlos.
55. Vosotros y vuestros padres, dijo Abrahan, estáis en un error evidente.
56. -¿Dices la verdad o bromeas?
57. ---Sí, vuestro Señor es el Señor de los cielos y de la tierra que ha creado y yo soy
testimonio de ello.
58. Lo juro por Dios que jugaré una mala pasada a vuestros ídolos tan pronto como
hayáis partido, se decía a sí mismo
59. Y los ha despedazado, exceptuado el mayor, a fin de que la tomasen con él por lo que
había ocurrido.
60. Dijeron: El que ha obrado así con vuestras divinidades es ciertamente un malvado.
61. Hemos oído a un joven llamado Abrahán decir mal de nuestros dioses.
62. Llevadle, dijeron los otros, a presencia de todos, a fin de que todos sean testigos de su
castigo.
63. Dijeron: ¿Eres tú, Abrahán, el que ha arreglado así a nuestros dioses?
64. He aquí el mayor de los ídolos; interrogadles para ver si hablan.
65. Y se hablaron a sí mismos, diciendo: En verdad, sois impíos.
66. Y luego volvieron a sus antiguos errores y dijeron a Abrahán: Tú sabes bien que los
ídolos no hablan.
67. ¿Adoraréis al lado de Dios lo que no puede ni seros útil para nada ni dañaros?
Vergüenza sobre vosotros y sobre lo que adoráis al lado de Dios. ¿No lo comprendéis?
68. -¡Quemadlo!, exclamaron, y venid en auxilio de nuestros .
dioses, si queréis hacer algo. `'
69. Y nosotros hemos dicho: ¡Oh fuego! ¡Séle fresco! ¡Que la paz sea con Abrahán!
70. Han querido tenderle lazos; pero les hemos hecho perder la partida.
71. Los salvamos, así como a Loth, y lo transportamos a un país a cuyos hombres todos
habíamos bendecido.
72. Le dimos a Israel y a Jacob como un favor subrogatorio, e hicimos de ellos hombres
justos.
73. Les hemos instituido jefes encargados de dirigir a los hombres según nuestros
mandatos y les hemos inspirado la práctica de las buenas obras, el cumplimiento de la
plegaria, así como la limosna, y nos adoraban.
74. Dimos a Loth el poder y la sabiduría; le salvamos de la villa que se entregaba a
liviandades. En verdad, era un pueblo malvado y perverso.
75. Lo comprendimos en nuestra misericordia, pues era del número de los justos.
76. Acuérdate de Noé cuando gritó hacia nosotros; le escuchamos y lo salvamos, así
como a su familia, de la gran calamidad.
77. Lo hemos socorrido contra su pueblo, gentes que trataban nuestros signos de
mentiras; eran malvados y los ahogamos a todos,
78. Acuérdate también de David, de Salomón, cuando pronunciaban una sentencia
concerniente a un campo donde los rebaños de una familia habían causado daños.
Estábamos presente a su juicio.
79. Dimos a Salomón la inteligencia de este asunto11 y a ambos el poder y la sabiduría, y
obligamos a las montañas y a los pájaros a cantar con David nuestras alabanzas. Hemos
obrado.
80. Enseñamos a David el arte de hacer corazas para vosotros;12 es para poneros el abrigo
de las violencias que ejercéis entre vosotros. ¿No seréis agradecidos?
81. Sometimos a Salomón el viento impetuoso, corriendo por orden suya hacia el país
que hemos bendecido. Lo sabíamos todo.
82. Y entre los demonios le sometimos los que se sumergían para pescar perlas para él y
ejecutaban además otras órdenes. Los vigilamos nosotros mismos.
83. Acuérdate de Job, cuando gritó hacia su Señor: He aquí la desgracia que me alcanza;
pero tú eres el más compasivo de los compasivos.
84. Le escuchamos y le libramos del mal que le agobiaba; le devolvimos su familia y
añadimos otra nueva, por efecto de nuestra misericordia y para servir de advertencia a los
que nos adoran.
85. Acuérdate de Israel, de Edrís, de Dhulkefl,13 los cuales soportaban con paciencia los
males y las penas.
86. Lo incluimos en nuestra misericordia, pues todos eran justos.
87. Y a Dhulnoun14 también, que se fue lleno de ira y creía que ya no teníamos poder
sobre él. Mas él grito en seguida hacia nosotros desde el seno de la oscuridad:15 No hay
más Dios que tú. ¡Gloria a ti! ¡Gloria a ti! He sido del número de los injustos.
88. Le escuchamos y le libramos de la aflicción. Así es como libramos a los creyentes.
89. Acuérdate de Zacarías, cuando gritó hacia su Señor: Señor, no me dejes solo; pero tú
eres el mejor de los herederos.16
90. Le escuchamos y le dimos a Yahia (Juan) e hicimos a su mujer capaz de engendrar.
Ellos competían en buenas obras, nos invocaban con amor y con temor y se humillaban
ante nosotros.
91. Acuérdate también de la que había conservado su virginidad y en la que nosotros
infundimos una parte de nuestro espíritu;17 la constituimos con su hijo en un signo para el
universo.
92. Esta religión es la vuestra (el islamismo); es una sola y misma religión con la de estos
profetas. Yo soy vuestro Señor, adoradme.
93. Ellos (los hombres) han formado escisiones entre sí; pero vosotros volveréis a
nosotros.
94. Todo el que obre el bien y sea al mismo tiempo creyente serán reconocidos sus
esfuerzos; ponemos por escrito sus obras.
95. Un anatema pesará sobre la ciudad que nosotros hayamos aniquilado; sus pueblos no
volverán.
96. Hasta que sea abierto el paso a Yadjud y a Madjudj;18 entonces descenderán
rápidamente de cada montaña.
97. Entonces el cumplimiento de la promesa verdadera estará próximo a realizarse y las
miradas de los infieles estarán fijas con estupefacción. ¡Desgraciados de nosotros!, dirán.
Estábamos indiferentes respecto de la hora y éramos impíos.
98. En verdad, vosotros y los ídolos que adoráis al lado de Dios, pasaréis a ser pasto de la
gehena, donde seréis precipitados.
99. Si aquellos ídolos fuesen dioses, no serían precipitados en él. Todos permanecerán
allí por toda la eternidad.
100. Sollozarán y no verán nada.
101. Aquellos a quienes habíamos hecho antes hermosas promesas, serán alejados de esta
mansión terrible.
102. No oirán el menor ruido y gozarán eternamente de los objetos de sus deseos.
103. El gran terror no les preocupará; los ángeles les dirigirán estas palabras: He aquí
vuestro día, el que os ha sido prometido.
104. Ese día plegaremos los cielos, lo mismo que Sidjill19 dobló el libro. Del mismo
modo que hemos producido la creación, así la haremos desaparecer. Es una promesa que
nos obliga. Nosotros la cumpliremos.
105. Hemos escrito en los salmos según la ley dada a Moisés, que la tierra será la
herencia de nuestros servidores justos.
106. Hay en este libro una instrucción suficiente para los que nos adoran.
107. No lo hemos enviado, ¡oh Mahoma!, más que por misericordia por el universo.
108. Diles: Me ha sido revelado que vuestro Dios es el Dios único. ¿Estáis resignados a
su voluntad? (¿Sois musulmanes?)
109. Pero si vuelven la espalda, diles: Os he advertido a todos por igual y no sé si está
próximo o lejano lo que os amenaza.
110. Ciertamente, Dios conoce la palabra pronunciada en alta voz lo mismo que la que
ocultáis.
111. Yo no sé, pero esta dilación es tal vez para probaros y haceros gozar de este mundo
hasta cierto tiempo.
112. Mi Señor dice: Juzga con justicia. Nuestro Señor, el Misericordioso, debe ser
invocado contra vuestros asertos engañosos.
SURA XXII
LA PEREGRINACIÓN DE LA MECA
Dado en la Meca. - 78 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. ¡Oh hombres! Temed a vuestro Señor, pues el temblor de la hora del juicio será una
cosa terrible.
2. El día en que lo veáis, la nodriza dejará caer el níño a quien amamanta y toda mujer
embarazada abortará, y verás a los hombres ebrios; pero lo que les aturdirá es el terrible
castigo de Dios.
3. Hay hombres que disputan sobre Dios, sin conocimiento ninguno, y que siguen a todo
demonio rebelde.
4. Ha sido decidido que extraviaría a todo el que lo haya tomado por aliado y le
conduciría al suplicio del fuego.
5. ¡Oh hombres! Si dudáis de la resurrección, considerad que os hemos creado de polvo,1
y luego de una gota de esperma2 que se convirtió en un coágulo de sangre; luego de un
pedazo de carne ora formado, ora informe: esto es para demostraros nuestro poder: Dejamos
permanecer en las entrañas lo que nos place,3 hasta un término marcado, y después
hacemos salir de ellas tiernos niños. Alcanzáis luego la edad de la madurez; unos mueren,
otros llegan a la edad decrépita, hasta el punto de olvidar lo que sabían en otro tiempo Tú
has visto ha poco la tierra desecada; pero si nosotros hacemos descender agua, hela que
se estremece, se hincha y hace germinar toda clase de vegetales exuberantes.
6. Es porque Dios es la verdad misma y porque resucita a los muertos y lo puede todo.
7. Es porque debe venir la hora; no es posible dudarlo; Dios volverá a la vida a los
habitantes de las tumbas.
8. Hay hombres que disputan sobre Dios, sin conocimiento ninguno, sin haber recibido
ninguna dirección, sin estar guiados por un libro que los ilumine.
9. Se apartan con orgullo para alejar a los demás del camino de Dios: El oprobio está
reservado a estos hombres en este mundo; en el otro les haremos sufrir el suplicio del
fuego.
10. Esto será a causa de las obras de sus manos, pues Dios no es el tirano de sus
servidores.
11. Hay entre los hombres quien adora a Dios, pero lo adora inseguro y vacilante;4 si le
ocurre alguna cosa venturosa, se tranquiliza; pero si la menor prueba le sorprende, hele
que vuelve la espalda.5 Pierde así para la vida de este mundo y para la del otro. Es una
ruina evidente.6
12. Invoca al lado de Dios lo que no podría dañarle ni serle útil. ¡Cuán lejos está este
extravío de la verdadera rutal
13. Invoca lo que le es más bien funesto que ventajoso. ¡Detestables patronos y
detestables clientes!
14. Dios introducirá, a los creyentes que hayan practicado el bien, en jardines regados por
corrientes de agua; él hace lo que le place.
15. Que el que piense que Dios no le socorrerá (a Mahoma) en este mundo y en el otro,
alargue la cuerda hacia el cielo y la coja; verá si sus artificios harán vano lo que le irrita.7
16. Así es como te hemos revelado el Corán en signos (versículos) evidentes. Dios dirige
a los que le place.
17. Dios fallará en el día de la resurrección entre los que creen y los judíos, los sabios, los
cristianos los magos, y entre aquellos que asocian,8 pues Diós es testigo de todo.
18. ¿No ves que todo lo que hay en los cielos y en la tierra adora al Señor: el sol, la luna,
las estrellas, las montañas, los árboles, los anímales y una gran parte de los hombres? El
suplicio está ya resuelto para una gran parte.
19. Y a aquel a quien Dios haga despreciable, ¿quién le honrará? Dios hace lo que le
place.
20. Los fieles y los infieles son dos adversarios que disputan respecto de Dios; pero los
trajes de los infieles serán cortados de fuego y el agua hirviendo será derramada sobre sus
cabezas.
21. Sus entrañas y su piel serán consumidas; serán golpeados con tizones de hierro.
22. Siempre que transidos de dolor quieran evadirse, se les hará permanecer y se les
gritará: Sufrid el suplicio del fuego.
23. Dios introducirá a los creyentes que hayan practicado el bien en los jardines regados
con corrientes de agua; llevarán brazaletes de oro y de perlas; se vestirán de seda.
24. Es que han sido conducidos para oír hermosas palabras, y han sido guiados por el
camino glorioso.
25. Los infieles son los que alejan a los demás del camino de Dios y del oratorio sagrado
que nosotros hemos establecido para todos los hombres; lo mismo los que residen allí que
los externos tienen derecho igual a visitarlo.
26. Y los que quisieran profanarlo por maldad, sentirán un doloroso castigo.
27. Acuérdate de que hemos indicado a Abrahán el lugar de la casa Santa, diciéndole: No
nos asocies ningún otro Dios en tu adoración; conserva esta casa pura para los que
vengan a hacer giras de devoción,9 los que realicen obras de piedad, de pie, arrodillados o
prosternados.
28. Anuncia a los pueblos la peregrinación de la casa Santa, ya lleguen a pie o montados
en camellos, prontos, a la carrera, viniendo de comarcas lejanas.
29. Que testimonien ellos mismos ventajas que obtienen y que repitan en días fijos el
nombre de Dios sobre el alimento que les ha concedido en sus rebaños. Comed de su
carne y alimentad al indigente, al pobre.
30. Poned un término a la negligencia en lo que atañe a vuestro exterior;10 cumplid los
votos que habéis formado y dad la vuelta de devoción a la casa antigua.11
31. Obrad así. El que respete estos respetables preceptor de Dios, hallará una recompensa
cerca de Dios. Os está permitido alimentaros con la carne de los animales, a excepción de
aquellos respecto de los cuales os ha sido hecha la prohibición en el Corán. Huid de la
abominación de los ídolos y evitad toda palabra de mentira.
32. Consagrad a Dios, no asociándole ningún ser; pues el que le asocia algo es como lo
que cae de lo alto, lo que el pájaro se lleva o lo que el viento transporta a lo lejos.
33. Sí, es así. El que respeta los monumentos de Dios (que observa estos ritos) hace una
acción que participa de la piedad del corazón.
34. Retiraréis primero animales consagrados a las ofrendas de numerosas ventajas, hasta
el tiempo marcado; luego el lugar de los sacrificios será en la casa antigua.
35. Para cada nación hemos instituido un rito, a fin de que los hombres repitan el nombre
de Dios sobre el alimento que les concede de sus rebaños.12 Vuestro Dios es un Dios
único. Abandonaos enteramente a él. Y tú, ¡oh Mahoma! anuncia propicias nuevas a los
humildes.
36. Cuyos corazones son embargados de espanto cuando oyen pronunciar el nombre de
Dios, que soportan con paciencia los males que les hieren, que observan la oración y
hacen la limosna de los bienes que les hemos repartido.
37. Hemos destinado los camellos para servir en los ritos de los sacrificios; halláis
también en ellos otras ventajas. Pronunciad, pues, el nombre de Dios sobre los que vais a
inmolar. Deben permanecer en pie sobre tres pies, atados por el cuarto. Cuando la víctima
ha caído, comed de ella y dad al que se contenta con lo que se le da, así como al que pide.
Nosotros os los hemos sometido, a fin de que estéis agradecidos.
38. La carne y la sangre de las victimas no van hasta Dios; pero vuestra piedad sube hacia
él; os ha sometido estos animales, a fin de que le glorifiquéis porque os ha dirigido por el
camino recto. Anunciad a los que obran el bien.
39. Que Dios protegerá a los que creen, a despecho de las maquinaciones de los infieles,
pues no ama a los pérfidos y a los infieles.
40. Ha prometido a los que han recibido ultrajes combatir a sus enemigos; Dios es capaz
de proteger.
41. A los que han sido expulsados injustamente de sus hogares ; por haber dicho: Nuestro
Señor es el Dios único. Si Dios no hubiese rechazado a una parte de los hombres por los
otros, los monasterios, las iglesias, las sinagogas y los oratorios de los musulmanes,
donde es invocado sin cesar el nombre de Dios, habrían sido destruidos. Dios asistirá al
que le asiste en su lucha contra los impíos. Dios es fuerte y poderoso.
42. Asistirá a los que, puestos en posesión de este país, observen mutuamente la plegaria,
hagan limosna, manden el bien y prohíban el mal. A Dios pertenece la última salida de
las cosas todas.
43. Si te acusan de impostura, ¡oh Mahoma! piensa, pues, que antes de ellos, los pueblos
de Noé, de Ad, de Temud, de Abrahán, de Loth, los madianitas acusaban a sus profetas.
También Moisés ha sido tratado de embustero. He concedido una larga dilación a los
incrédulos, y luego les he alcanzado con mi castlgo. ¡Qué terrible ha sido!
44. Cuantas villas hemos destruido cuando eran criminales, están allí, pesando sobre sí
mismas, el pozo colmado y el castillo erigido.13
45. ¿No han viajado por el país? ¿Son sus corazones incapáces de comprenderlo? ¿No
tienen oídos para oír? Sus ojos no están privados de la vista, sino que sus corazones,
sepultados en sus pechos, están ciegos.
46. Te darán prisa para que apresures el castigo; que esperen. Dios no falta jamás a sus
promesas. Un día cerca de Dios forma mil años de vuestro cómputo.
47. ¡Cuántas ciudades criminales hemos dejado prosperar durante un cierto tiempo! Al
fin las herimos con nuestro castigo. Todo vuelve a nosotros.
48. Di: ¡Oh hombres! Yo soy un apóstol encárgado de exhortaros.
49. Los que han creído y practicado el bien, obtendrán el perdón de sus pecados y
generosos favores.
50. Los que se esfuerzan por prevalecer contra los signos de nuestro poder, habitarán el
infierno.
51. No hemos enviado antes de ti un solo profeta o enviado, sin que Satán haya opuesto a
sus votos algún deseo culpable; pero Dios anonada lo que Satán opone y consolida sus
signos (sus versículos).14
52. Pero Dios permite hacerlo, a fin de que las sugestiones de Satán sean una prueba para
aquellos cuyo corazón está atacado de una enfermedad, cuyo corazón está endurecido
(los malvados están sumidos en un cisma muy distante de la verdad).
53. A fin de que los que han recibido la ciencia sepan que el Corán es una verdad que
proviene del Señor, a fin de que crean, que sus corazones se humillen ante Dios, pues
guía a los que creen hacia el sendero recto.
54. Los infieles no cesarán de dudar hasta que les sorprenda de repente la hora o hasta
que les hiera el día de un castigo exterminador.
55. Ese dia el imperio sobre todas las cosas será de Dios, el cual juzgará entre los
hombres; entonces los que hayan creído y practicado las buenas obras irán a habitar los
jardines de las delicias.
56. Mientras que los infieles que han tratado nuestros signos de mentiras serán entregados
al suplicio ignominioso.
57. Dios concederá una hermosa recompensa a los que han emigrado por la causa de
Dios, que han sucumbido combatiendo o que murieron lejos de su patria. Dios sabe
conceder recompensas mejor que nadie.
58. Los introducirá en el paraíso de una manera que les gustará. Dios es sabio y humano.
59. Será así. El que habiendo ejercido represalias en relación rigurosa con el ultraje
recibido reciba uno nuevo, será asistido por el mismo Dios. A Dios le gusta perdonar; es
indulgente.
60. Porque Dios hace entrar el día en la noche y la noche en el día; lo oye y lo ve todo.15
61. Porque Dios es la verdad misma y porque las divinidades que invocáis al lado de él
son una mentira, y Dios es el Sublime, el Grande.
62. ¿No has considerado que Dios hace descender el agua del cielo? Por medio de ella, al
día siguiente, la tierra se cubre de verdura. Dios está lleno de bondad a instruido de todo.
63. A él pertenece todo lo que hay en los cielos y en la tierra; es el Rico, el Glorioso.
64. ¿No veis que os ha sometido todo lo que la tierra contiene? El navío corre a través de
los mares por sus órdenes; él sostiene el cielo, a fin de que no se hunda sobre la tierra, a
no ser cuando él lo permita. Dios está lleno de bondad y de misericordia para los
hombres.
65. Él es el que os ha hecho vivir y el que os hará morir; luego os hará revivir. En verdad,
el hombre es ingrato.
66. Hemos establecido para cada nación ritos sagrados que ella sigue. Que cesen, pues, de
disputar contigo sobre esta materia. Llámalos al Señor, pues tú estás en el sendero recto.
67. Si siguen disputando, diles: Dios conoce vuestras acciones.
68. Dios pronunciará en el día de la resurrección sobre vuestras diferencias.
69. ¿No sabes que Dios conoce todo lo que hay en los cielos y en la tierra? Todo está
inscrito en el Libro y esto es fácil a Dios.
70. Adoran divinidades al lado de Dios, aunque Dios no les haya enviado ninguna prueba
en apoyo de este culto, divinidades de las que no saben nada. Pero los impíos no tendrán
ningún protector.
71. Cuando se lee a los infieles nuestros signos, verás la aversión pintarse en sus frentes;
están prontos a arrojarse sobre aquellos que los recitan. Diles: ¿Os anunciaré yo algo más
terrible? El fuego es lo que ha prometido Dios a los que no creen. ¡Y qué espantoso
término de viaje!
72. ¡Oh hombres! Se os propone una parábola; escuchadla. Aquellos a quienes invocáis al
lado de Dios, no podrían crear ni una mosca, aun cuando se reuniesen todos, y si una
mosca llegase a quitarles algún objeto, no podrían arrancárselo. El adorado y el adorador
son igualmente impotentes.
73. Los hombres no saben apreciar a Dios en su justo valor; es fuerte y poderoso.
74. Escoge sus mensajeros entre los hombres y entre los ángeles; lo oye y ve todo.
75. Conoce lo que está delante de ellos y detrás de ellos; es el término de todas las cosas.
76. ¡Oh vosotros los que creeís! Hincad en tierra vuestras rodillas, prosternaos, adorad a
vuestro Señor, obrad el bien y seréis felices.
77. Combatid por la causa de Dios cual conviene hacerlo; él os ha elegido. No os ha
mandado nada difícil en vuestra religión, en la religión de vuestro padre Abrahán; os ha
llamado musulmanes (que se abandonan a Dios).
78. Os ha nombrado también mucho antes que nosotros y en este libro, a fin de que
vuestro profeta sea testigo contra vosotros, y de que vosotros seáis testigos contra el resto
de los hombres. Observad, pues, la plegaria, haced limosna, uníos fuertemente a Dios,
que es vuestro patrono, ¡y qué patrono y qué protector!
SURA XXIII
LOS CREYENTES
Dado en la Meca. - 118 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. Felices son los creyentes,
2. Que hacen la oración con humildad,
3. Que evitan toda palabra deshonesta,
4. Que hacen limosnas,
5. Que saben dominar sus apetitos carnales
6. Y que limitan sus goces a sus mujeres y a las esclavas que les ha procurado su mano
diestra;1 en este caso no son de vituperar.
7. Pero el que lleva sus deseos más allá es transgresor.
8. Los que guardan los depósitos confiados a sus cuidados y los compromisos,
9. Que observan las horas de la plegaria,
10. Éstos serán verdaderos herederos,
11. Que herederán el paraíso para permanecer allí eternamente.
12. Hemos creado al hombre con arcilla fina,
13. Luego lo hemos hecho de una gota de esperma fijada en un receptáculo sólido,2
14. Después hemos hecho de la gota de esperma un coágulo de sangre, y luego del
coágulo de sangre un pedazo de carne; en seguida hemos convertido este pedazo de carne
en huesos, y los huesos los hemos revestido de carne, y en seguida lo hemos expuesto a
la luz del día cual otra creación.3Bendito sea Dios, el más hábil de los creadores.
15. Después de haber sido creados, moriréis,
16. Y en seguida seréis resucitados el día de la resurrección.
17. Creamos por encima de vosotros las siete sendas (los siete cielos) y no descuidamos
lo que hemos creado.4
18. Hacemos descender del cielo el agua en cierta cantidad, la hacemos permanecer en la
tierra y podemos también hacerla desaparecer.
19. Por medio de esta agua hemos hecho surgir para vosotros jardines de palmeras y de
vides. Halláis allí frutos en abundancia y vosotros os alimentáis con ellos.
20. Creamos también el árbol que se eleva en el monte Sinai, que produce el aceite y el
jugo que es bueno para comer.
21. Tenéis también en los animales un motivo de instrucción; os damos a beber leche
contenida en sus entrañas; halláis aquí numerosas ventajas y os alimentáis con ella.
22. Viajáis tan pronto montados en su lomo, como a través de los mares en navíos.
23. Enviamos a Noé hacia su pueblo. Les dijo: ¡Oh pueblo mío, adorad a Dios! ¿De qué
os sirven otras divinidades? ¿No lo teméis?
24. Pero los jefes de los que no creían dijeron: No es más que un hombre como nosotros,
pero quiere distinguirse de nosotros: si Dios hubiese querido enviar a alguno, habría
enviado ángeles. No hemos oído nada de esto en tiempo de nuestros padres los antiguos.
25. Ciertamente, no es más que un hombre poseído por un demonio. Pero dejadle
tranquilo hasta un cierto tiempo.
26. -¡Señor!, exclamó Noé, ven en mi ayuda contra esta acusación de mentira.
27. Entonces hicimos una revelación a Noé, diciendo: Construye un buque a nuestra vista
y según nuestra revelación, a inmediatamente que la sentencia sea pronunciada y que la
hornada reviente,5
28. Embárcate en este buque y toma un par de cada pareja, así como a tu familia, excepto
el individuo respecto del cual fue dada ya nuestra orden, y no me hables ya en favor de
los malvados, pues serán tragados por las olas.
29. Cuando hayas tornado sitio en el buque, así como los que te acompañan, di entonces:
Alabaza a Dios, que nos ha librado de los malvados.
30. Di también: Señor, hazme descender a un lugar colmado con tus bendiciones; tú sabes
mejor que nadie procurar un descenso feliz.
31. Hay ciertamente en este acontecimiento signos evidentes, e hicimos sufrir a los
hombres nuestras pruebas.
32. Hicimos surgir otras generaciones después de aquélla.
33. Y enviamos en medio de ellas apóstoles que les decían: Adorad a Dios; ¿de qué os
servirán otras divinidades? ¿No le temeréis?
34. Pero los jefes de los pueblos infieles que trataban de mentira la comparecencia ante
Dios, de esos pueblos a quienes hemos dejado gozar de los bienes del mundo, decían: Ese
hombre es solamente un hombre como vosotros; come lo que vosotros coméis,
35. Y bebe lo que vosotros bebéis.
36. Si obedecéis a un hombre que es vuestro igual, seguramento estáis perdidos.
37. ¿Os predecirá él todavía que una vez convertidos en hueso y polvo seréis de nuevo
vueltos a la vida?
38. ¡Atrás, atrás con sus predicciones!
39. No hay más vida que esta de que gozamos aquí abajo; morimos y vivimos y no
seremos resucitados.
40. No es más que un hombre el que ha atribuido una mentira a Dios, y no le creeremos.
41. ¡Señor!, exclamó, ven en mi ayuda contra esta acusación de mentira.
42. Algunos instantes más, y se arrepentirán, respondió el Señor.
43. Un grito terrible del ángel Gabriel (del ángel exterrninador) les sorprendió y les
hicimos semejantes a despojos arrollados por el torrente. ¡Atrás, pues, con los malvados!
44. Hemos hecho surgir otras generaciones en su lugar.
45. No avanzamos ni reculamos el término fijado para la existencia de cada pueblo.
46. Enviamos sucesivamente apóstoles. Cada vez que se presentó un enviado ante su
pueblo, éste le trató de impostor; hemos hecho suceder un pueblo a otro, y hemos hecho
aquí la fábula de las naciones. Atrás con los que no creen.
47. Luego enviamos a Moisés y a su hermano Aarón, acompañados de nuestros signos y
provistos de un poder evidente,
48. Hacia Faraón y los grandes de su reino; éstos se hincharon de orgullo: era un pueblo
altanero.
49. ¿Creeremos, decían, a dos hombres como nosotros y cuyo pueblo es nuestro esclavo?
50. Les trataron, pues, a ambos de impostores y fueron aniquilados.
51. Dimos el Pentateuco a Moisés, a fin de que los israelitas fuesen dirigidos por el
camino recto.
52. Hicimos del hijo de María, así como de su madre, un signo para los hombres. Les
dimos a ambos por morada un lugar elevado, tranquilo y abundante en manantiales de
agua.6
53. ¡Oh enviádos de Dios! Alimentaos de alimentos gratos al gusto;7 practicad el bien; yo
conozco vuestras acciones.
54. Vuestra religión es una. Yo soy vuestro Señor; temedme.
55. Los pueblos se han dividido en diferentes sectas y cada una se regocija de lo que
tiene.8
56. Déjales en su error hasta un cierto tiempo.
57. ¿Se imaginan que les concederemos largos años, dándoles bienes a hijos?
58. ¿Qué nos apresuraremos a procurarles toda clase de bienes?
59. Aquellos a quienes el temor de su Señor hace contritos.9
60. Que creen en los signos que su Señor les envía,
61. Que no asocian a Dios otras divinidades
62. Que hacen limosna y cuyos corazones están penetrados de temor, porque algún día
volverán cerca de Dios.
63. Aquellos que corren a porfía hacia las buenas obras y las alcanzan.
64. No imponemos a ninguna alma más que la carga que pueda soportar. En nosotros está
depositado el libro que dice la verdad; los hombres no serán tratados injustamente.
65. Pero sus corazones están sumidos en el error sobre esta religión; sus acciones son
diferentes en un todo de las de los creyentes y las practicarán.
66. Hasta el momento en que heriremos a los más acomodados con nuestro castigo.
Entonces gritarán tumultuosamente.
67. Se les dirá: Cesad de gritar hoy, pues no obtendréis de nosotros ningún auxilio.
68. En otro tiempo se os leían nuestras enseñanzas, pero os apartabais de ellas.
69. Henchidos de orgullo, en medio de las conversaciones nocturnas profiriendo palabras
insensatas.
70. ¿No harán caso ninguno de lo que se les dice? O bien, ¿les ha venido una revelación
desconocida para sus padres, los antiguos?
71. ¿No conocen a su apóstol hasta el punto de renegar de él?
72. ¿Dirán que es un poseído? Sin embargo, les aporta la verdad; pero la mayor parte de
ellos tienen aversión a la verdad.
73. Si la verdad hubiese seguido sus deseos, los cielos y la tierra y todo lo que encierran
habrían caído en el desorden. Les hemos enviado una advertencia, pero se alejan de ella.
74. ¿Les pedirás una recompensa? La recompensa de tu Señor vale más; es el mejor
dispensador de los biénes.
75. Los llamas hacia el camino recto.
76. Pero los que no creen en la vida futura se apartan de él.
77. Si les hubiésemos demostrado compasión y si les hubiésemos librado del mal que les
agobiaba, no habrían dejado de perseverar en su criminal ceguera.
78. Les hemos herido con uno de nuestros castigos y, sin embargo, no se han humillado
ni nos han dirigido humildes plegarias.
79. Así ocurrió hasta el momento en que abrimos las puertas del terrible suplicio;10
entonces se han abandonado a la desesperación.
80. Dios es el que os ha dado el oído y la vista y un corazón. ¡Cuán pequeño es el número
de los agradecidos!
81. Él es el que os ha hecho nacer en la tierra, y vosotros volveréis a él.
82. Él es el que hace vivir y morir; de él depende la sucesión alternativa de los días y de
las noches. ¿No lo comprenderéis?
83. Pero hablan como hablaban los hombres de otro tiempo. .
84. Dicen: ¿Es que cuando hayamos muerto y no quede de nosotros más que polvo y
huesos, seremos reanimados de nuevo?
85. Ya se nos decía en otro tiempo, así como a nuestros padres, son cuentos de los
tiempos antiguos.
86. Preguntadles: ¿A quién pertenecen los cielos y la tierra y todo cuanto existe? Decidlo
si lo sabéis.
87. Responderán: Todo eso pertenece a Dios. Diles entonces: ¿No reflexionaréis?
88. Pregúntales: ¿Cuál es el Señor de los siete cielos y del trono sublime?
89. Responderán: Es Dios. Diles: ¿No le temeréis, pues?
90. Pregúntales: ¿En qué mano está el poder sobre todas las cosas? ¿Quién es el que
protege y quien no necesita de la protección de nadie? Decidlo si lo sabéis.
91. Responderán: Es Dios. Diles: ¿Y por qué, pues, os dejáis fascinar por mentiras?
92. Sí, les hemos enviado la verdad; pero sólo son unos embusteros.
93. Dios no tiene hijos ni más dios a su lado; de no ser así, cada dios se iría con lo que ha
creado y los unos serían más elevados que los otros. Lejos de la gloria de Dios las
mentiras que inventan.
94. De Dios, que conoce las cosas visibles a invisibles, está demasiado elevado por
encima de los seres que se le asocian.
95. Di: Señor, hazme ver los castigos que les están predichos.
96. Y no me coloques, ¡oh Señor!, entre el número de los injustos.
97. Podemos hacerte ver los suplicios con que se les ha amenazado.
98. Devuélveles el bien por el mal; nosotros sabemos mejor que nadie lo que dicen.
99. Di: Señor, busco un refugio cerca de ti contra las sugestiones de los demonios.
100. Me refugio cerca de ti, a fin de que no tengan ningún acceso cerca de mí.
101. En el momento de la muerte, el impío exclama: Señor, hazme volver a la tierra.
102. A fin de que practique el bien que he descuidado. -De ningún modo. Tal será la
palabra que pronunciará Dios, y detrás de ellos se levantará una barrera hasta el momento
en que hayan resucitado.
103. Cuando la trompeta suene, ¡oh!, entonces no habrá lazos de parentesco entre ellos,
los lazos de parentesco no existirán. Ya no se harán demandas recíprocas.11
104. Aquellos cuya balanza se incline gozarán de la felicidad.
105. Aquellos para quienes la balanza sea ligera serán los hombres que se han perdido a
sí mismos, condenados a permanecer eternamente en la gehena.
106. El fuego consumirá sus rostros y harán contorsiones con sus labios.
107. ¿No se os han recitado mis enseñanzas (lo versículos del Corán)? Las habéis tratado
de mentiras.
108. Dirán: Señor, nuestra mala fortuna ha prevalecido contra nosotros y estábamos en el
extravío.
109. Señor, retíranos de aquí; si volvemos a caer en nuestros crímenes, seremos los más
impíos.
110. Sed precipitados dentro, les gritará Dios, y no me dirijáis la palabra.
111. Cuando una parte de nuestros servidores exclamaban: ¡Señor! creemos, borra
nuestros pecados, ten piedad de nosotros, tú eres el más misericordioso.
112. Los habéis tomado por objeto de vuestras burlas, hasta el punto que ellas (estas
burlas) os han hecho olvidar mi nombre. Ellos (mis fieles servidores) eran el objeto de
vuestras risas burlonas.
113. Hoy los recompensaré por su paciencia y serán bienaventurados.
114. Dios les preguntará: ¿Cuántos años habéis permanecido en la tierra?
115. Ellos responderán: No hemos permanecido más que un día o una parte del día
únicamente. Interrogad más bien a los que cuentan.
116. Sólo habéis permanecido un poco de tiempo; pero vosotros lo ignoráis.
117. ¿Pensáis que os habíamos creado en vano y que ya no reaparecerías ante nosotros?
Que sea elevado, ese Dios, verdadero rey; no hay más Dios que él. Es el dueño del trono
glorioso. El que invoca otros dioses al lado de Dios sin aportar alguna prueba en apoyo
da este culto, ese tendrá su cuenta cerca de Dios, y Dios no hará prosperar a los infieles.
118. Di: Señor, borra mis pecados y ten piedad de mí; tú eres el más misericordioso.
SURA XXIV
LA LUZ 1
Dado en Medina. - 64 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. He aquí un sura2 que hemos hecho descender y lo hemos hecho obligatorio; en este
sura hemos hecho descender signos evidentes (versículos claros), a fin de que
reflexionéis.
2. Aplicaréis al hombre o a la mujer adúlteros cien latigazos a cada uno. Que la
compasión no os contenga en el cumplimiento de este precepto de Dios, si creéis en Dios
y en el día final. Que el suplicio tenga lugar en presencia de un cierto número de
creyentes.
3. Un hombre adúltero no debe casarse más que con una mujér adúltera o con una
idólatra, y una mujer adúltera no debe casarse más que con un hombre adúltero o con una
idólatra. Estas alianzas están prohibidas a los creyentes.
4. Los que hacen acusaciones contra mujeres honradas, sin poder presentar cuatro
testigos, serán castigados con ochenta latigazos; por lo demás, no admitiréis jamás su
testimonio en nada, porque son malvados;
5. A menos que se arrepientan de su falta y se conduzcan ejemplarmente; pues Dios es
indulgente y misericordioso.
6. Los que acusen a sus mujeres y no puedan presentar testigos, jurarán cuatro veces ante
Dios que dicen la verdad,
7. Y la quinta vez para invocar sobre sí la maldición de Dios, sí han mentido.
8. No se aplicará ninguna pena a la mujer, si jura cuatro veces ante Dios que no ha
mentido,
9. Y la quinta invocando la ira de Dios sobre ella, si lo que el marido declaró fuese
verdad.
10. A no ser por la gratis de Dios y por su misericordia, os castigaría al instante;3 pero a
él le gusta perdonar y es misericordioso.
11. Los que han declarado una mentira4 son bastante numerosos entre vosotros; pero no
los miréis como un mal; al contrario esto es una ventaja para vosotros5Todos los que son
culpables de este crimen serán castigados; el que lo haya agravado sentirá un castigo
doloroso.
12. Cuando habéis oído la acusación, los creyentes de ambos sexos ¿no han pensado
interiormente en este asunto? ¿No han dicho: Es una mentira evidente?
13. ¿Por qué no han presentado cuatro testigos los calumniadores? Y si no han podido
presentarlos, son embusteros ante Dios.
14. De no ser la gracia inagotable de Dios y su misericordia en esta vida y en la otra, un
castigo terrible os habría alcanzado ya como pena por los rumores que habéis propagado,
cuando los habéis hecho correr de boca en boca, cuando pronunciabais con vuestros
labios aquello de que no teníais conocimiento ninguno, cuando mirabais como una cosa
ligera lo que es grave ante Dios.
15. ¿Por qué no habéis dicho más bien, al oír estos rumores: Para qué hemos de hablar de
ellos? Por tu gloria, ¡oh Dios!, es una calumnia atroz.
16. Dios os ha advertido que en lo sucesivo os mantuvieseis en guardia contra tamañas
imputaciones, si sois creyentes.
17. Dios os explica sus enseñanzas; es sabio y prudente
18. Los que se complacen en difundir dichos calumníosos a cuenta de los creyentes,
sufrirán un castigo penoso,
19. En este mundo y en el otro. Dios lo sabe todo y vosotros no sabéis nada.
20. A no ser por la gracia inagotable de Dios y por su misericordia, os castigaría; pero es
humano y misericordioso.
21. ¡Oh creyentes! No sigáis las huellas de Satán, pues al que sigue sus huellas, a ese
Satán le ordena el pecado y las acciones vituperable, y de no ser la gracia de Dios y su
misericordia, ninguno de vosotros sería inocente; pero Dios hace inocente a quien quiere;
lo oye y lo ve todo.
22. Que los ricos y poderosos no juren no hacer ninguna dádiva a sus parientes, a los
pobres y a aquellos que en otro tiempo se habían expatriado por la causa de Dios; que les
perdonen más bien sus faltas y que pasen a otra cosa.6 ¿No desearíais vosotros también
que Dios os perdone? Es indulgente y misericordioso.
23. Los que acusan a las mujeres honradas, a las mujeres creyentes, cuando éstas,
tranquila la conciencia, no se preocupan de las apariencias, ésos serán malditos en este
mundo y en el otro; sufrirán un castigo terrible.
24. Algún día sus lenguas, sus manos y sus pies testimoniarán contra ellos.
25. En ese día, Dios pagará sus deudas con puntualidad; entonces reconocerán que Dios
es la verdad misma.
26. Las mujeres impúdicas son hechas para los hombres impúdicos y los hombres
impúdicos son hechos para las mujeres impúdicas; las mujeres virtuosas para los hombres
virtuosos y los hombres virtuosos para las mujeres virtuosas. Serán lavados de los dichos
calumniosos; la indulgencia de Dios es para ellos, así como magníficos donativos.
27. ¡Oh creyentes! No entréis en una casa extraña sin pedir permiso y sin saludar a los
que la habitan. Esto os será mejor. Pensad en ello.
28. Si no halláis allí a nadie, no entréis, a menos que os lo hayan permitido.7 Si os dicen:
Retiraos, retiraos en seguida. Seréis más puros. Dios conoce vuestras acciones.
29. No habrá ningún mal si entráis en una casa que no está habitada; podéis acomodaros
en ella. Dios conoce lo que presentáis a la luz del día y lo que ocultáis.
30. Manda a los creyentes que humillen sus miradas y que observen la continencia- Así
serán más puros. Dios tiene noticia de lo que hacen.
31. Manda a las mujeres que creen que humillen sus miradas y que observen la
continencia, que no dejen ver de sus adornos más que lo que está en el exterior,8 que
cubran sus senos con un velo, que no dejen ver sus encantos más que a sus maridos o a
sus padres o a los padres de sus maridos, a sus hermanos o a los hijos de sus hermanos, a
los hijos de sus hermanas o a las mujeres de éstos o a sus esclavos o a los criados varones
que no necesitan mujeres o a los niños que no distinguen todavía las partes sexuales de
una mujer. Que las mujeres no agiten los pies de manera que dejen ver sus encantos
ocultos. Volved vuestros corazones hacia Dios, a fin de que seáis felices.
32. Casad a los que no están aún casados, a vestros criados probos con vuestras criadas; si
son pobres, Dios los hará ricos con el tesoro de su gracia, pues Dios es inmenso, lo sabe
todo.
33. Que los que no pueden hallar un partido a causa de su pobreza, vivan en la
continencia hasta que Dios les haya enriquecido con su favor. Si alguno de vuestros
esclavos os pide su libertad por escrito, dádsela si lo juzgáis digno de ella. Dadles
algunos de esos bienes que Dios os ha concedido. No obliguéis a vuestras criadas a
prostituirse para procuraros bienes pasajeros de este mundo, si desean conservar su
pudor.9 Si alguien las forzase, Dios las perdonaría a causa de la violencia; es indulgente y
compasivo.
34. Acabamos de revelaros versículos que os explican todo claramente con ejemplos
sacados de aquellos que han existido antes que vosotros y que son una advertencia para
los que temen a Dios.
35. Dios es la LUZ de los cielos y de la tierra. Esa luz es como un foco en el que hay una
llama, una llama colocada en un cristal, cristal semejante a una estrella brillante; esa
llama se enciende con el aceite de un árbol bendito de un olivo que no es de Oriente ni de
Occidente, el cual aceite brilla aunque el fuego no le toque. Es luz sobre luz. Dios
conduce hacia esa luz al que quiere y propone a los hombres parábolas, pues lo conoce
todo.
36. En las casas que Dios ha permitido levantar para que su nombre sea repetido todos los
días por la mañana y por la tarde.
37. Celebran sus alabanzas hombres a quienes el comercio y, los contratos no apartan del
recuerdo de Dios, de la estricta observancia de la oración y de la limosna. Temen el día
en que los corazones y los ojos de los hombres estén en confusión.
38. Ese día que Dios ha fijado para recompensar a todos los hombres según sus mejores
obras y para colmarlos con sus favores. Dios da el alimento a quien quiere y sin cuenta.
39. Por lo que toca a los incrédulos, sus obras serán como ese espejismo del desierto que
el hombre sediento toma por agua hasta el momento en que llega y no halla nada. Pero
hallará ante sí a Dios, que regulará su cuenta. Dios es rápido en sus cuentas.
40. Sus obras se parecen todavía a las tinieblas extendidas sobié un mar profundo
cubierto por olas tumultuosas; otras olas se levantan, y luego una nube y luego tinieblas
amontonadas sobre tinieblas; el hombre extiende su mano y no la ve. Si Dios no da luz al
hombre ¿dónde la hallará?
41. ¿No has considerado que todo lo que hay en los cielos y en la tierra publica las
alabanzas de Dios, y los pájaros también al extender sus alas? Todo ser sabe la plegaria y
el relato de sus alabanzas; Dios conoce sus acciones.
42. A Dios pertenece el reino de los cielos y de la tierra. Él es el punto adonde todo va a
parar.
43. ¿No has considerado cómo Dios empuja ligeramente las nubes, cómo las reúne y las
amontona por partes? Luego tú ves salir de su seno una lluvia abundante; parece que hace
descender del cielo montañas cargadas de granizo, con el que hiere a quien quiere, y el
que aparta de quien quiere. Poco falta para que el brillo del rayo no prive de la vista a los
hombres.
44. Dios hace suceder sucesivamente el día y la noche. En verdad, hay en esto un ejemplo
sorprendente para los hombres dotados de inteligencia. Ha creado de agua a todos los
animales. Los unos caminan sobre su vientre, otros sobre dos pies, otros sobre cuatro.
Dios crea lo que quiere, pues es omnipotente.
45. Acabamos de revelaros versículos que os lo explican todo claramente. Dios dirige a
quien quiere hacia el sendero recto.
46. Los hipócritas dicen: Hemos creido en Dios y en el apóstol y obedeceremos. Luego
algunos se vuelven atrás y no son creyentes.
47. Cuando se les llama ante Dios y ante su enviado a fin de que ellos (Dios y el enviado)
decidan, he aquí que una parte de ellos se alejan y se extravían.
48. Si la verdad estuviese de su parte, obedecerían y vendrían a él.
49. ¿Una enfermedad reside en sus corazones, o es que duda, o es que temen que Dios y
su apóstol los engañan? -No, sino que son unos malvados.
50. ¿Cuáles son las palabras de los creyentes cuando se les llama ante Dios y ante su
enviado a fin de que decidan entre ellos? Dicen: Hemos creído y obedecemos. Y serán
felices.
51. Todo el que obedece a Dios y a su enviado, todo el que teme a Dios, será del número
de los bienaventurados.
52. Han jurado por el nombre de Dios, el más solemne de los juramentos, que, si les
ordenase que se dirigiesen al combate, lo harían. Diles: No juréis; la obediencia es lo que
tiene valor. Dios conoce vuestras acciones.
53. Diles: Obedeced a Dios y obedeced al enviado. Si volvéis la espalda, no se le pedirá
cuenta de ello; no se espera de él más que sus obras, como se espera de vosotros las
vuestras. Si obedecéis seréis dirigidos. La predicación abierta es lo único que corre a
cuenta del apóstol.
54. Dios ha prometido a los que hayan creído y obrado el bien constituirles herederos de
este país, así como hace suceder a vuestros antepasados a los infieles que les han
precedido; les ha prometido establecer firmemente esta religión que le plugo darles y
convertir sus inquietudes en seguridades. Me adorarán y no me asociarán en su culto a
ningún otro ser. Los que permanezcan infieles después de estas advertencias serán
impíos.
55. Observad, pues, exactamente la oración, haced limosnas, obedeced al apóstol y
tendréis pruebas de la misericordia de Dios.
56. No vayáis a creer que los infieles pueden debilitar el poder de Dios en la tierra; ellos
que tendrán el fuego por morada. ¡Y qué horrible mansión!
57. ¡Oh creyentes! que vuestros esclavos, así como los niños que no han alcanzado la
edad de la pubertad, antes de entrar en vuestra habitación, os pidan permiso, y esto tres
veces al día; antes de la oración de la aurora, luego cuando os quitáis la ropa al mediodía,
y después de la plegaria de la tarde; estos tres momentos deben ser respetados por
decencia. No habrá ningún mal ni para vosotros ni para ellos, si entran a otras horas sin
permiso, cuando vais a veros unos a otros. Así es como os explica Dios sus signos. Y él
es sabio y prudente.
58. Cuando vuestros hijos hayan alcanzado la edad de la pubertad, deberán a todas horas
pedir permiso para entrar como lo habían pedido los que habían llegado a esta edad antes
que ellos. Así es como os explica Dios sus signos. Y él es sabio y prudente.
59. Las mujeres que no engendran ya y que ya no esperan poder casarse, pueden sin
inconveniente quitarse sus ropas, aunque sin mostrar sus encantos; pero si ellas se
abstienen de esto, será mejor. Dios lo oye y lo sabe todo.
60. No se impute como un crimen a un ciego, ni a un cojo, ni a un hombre enfermo, el
comer a vuestra mesa; ni a vosotros, si hacéis vuestras comidas en vuestras casas, en las
de vuestros padres o de vuestras madres, o de vuestros hermanos, o de vuestros tíos y de
vuestras tías maternos, en las casas cuyas llaves tenéis, en las de vuestros amigos. No hay
ningún inconveniente para vosotros en comer en común o separadamente.10
61. Cuando entráis en una casa, saludaos reciprocamente (el que entra y el que recibe),
deseándoos por Dios una salud buena y feliz. Así es como os explica Dios sus signos, a
fin de que los comprendáis.
62. Los verdaderos creyentes son los que creen en Dios y en su apóstol, que, cuando se
reúnen en tu casa para algún asunto de interés común, no se alejan sin tu permiso. Los
que te lo piden son los que creen en Dios y en su apóstol. Si te lo piden para ocuparse de
algún otro asunto, se lo concederás a quien quieras. Implora para ellos la indulgencia de
Dios, pues es indulgente y misericordioso.
63. No llaméis al apóstol como os llamáis entre vosotros.11 Dios conoce a los que se
retiran de la asamblea de puntillas y se ocultan unos detrás de otros. Que los que
desobedecen sus órdenes teman una desgracia o el castigo terrible.
64. ¿No pertenece a Dios cuanto hay en los cielos y en la tierra? Él conoce el estado en
que estáis. Un día los hombres serán conducidos ante él y él les recordará vuestras obras,
pues lo conoce todo.
SURA XXV
ALFORKAN 1 O DISTINCION
Dado en la Meca. - 77 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. Bendito sea el que ha enviado del cielo la DISTINCIÓN (Alforkan) a su servidor, a fin
de que advierta a los hombres.
2. El reino de los cielos y de la tierra le pertenece; no tiene hijo, no tiene asociado al
imperio; ha creado todas las cosas, y por medio de una sentencia eterna ha fijado sus
destinos.
3. Los idólatras han tomado otros dioses distintos de él, dioses que no han creado nada y
que han sido creados.
4. Que no pueden hacer ningún bien ni ningún mal, que no disponen de la vida, ni de la
muerte, ni de la resurrección.
5. Los incrédulos dicen: Este libro no es más que una mentira que él ha forjado; otros
también le han ayudado a hacerlo. He aquí cuáles son su maldad y su perfidies.
6. No son más que cuentos de los antiguos, dicen además, que ha puesto por escrito; le
son dictados mañana y tarde.
7. Di: El que conoce los secretos de los cielos y de la tierra ha enviado este libro. Es
indulgente y misericordioso.
8. Dicen: ¿Quién es, pues, este apóstol? Hace sus comidas y se pasea por los mercados
como todos nosotros. A menos que un ángel descienda y predique con él.
9. A menos que le sea enviado un tesoro o que tenga un jardín que le procure el alimento,
nosotros no creeremos. Los malos dicen: Vosotros seguís a un hombre embrujado.
10. Mires qué dichos emiten sobre ti. Se han extraviado y no pueden hallar ninguna
salida.
11. Bendito sea el que, si le place, puede darte algo más precioso que sus bienes, jardines
donde corren aguas y palacios.
12. Pero tratan de mentira la llegada de la hora. Hemos preparado un fuego ardiente para
los que lo tratan de mentira.
13. Cuando los vea de lejos, le oirán mugir de rabia y roncar.
14. Y cuando sean precipitados en un espacio estrecho, amontonados unos sobre otros,
llamarán a la muerte.
15. No llaméis una únicamente, llamad varios géneros de muerte, se les dirá.
16. Diles: ¿Qué es preferible, esto o el jardín de la eternidad que ha sido prometido a los
hombres piadosos y que debe servirles de recompenses y de término de viaje?
17. Hallarán allí todo lo que pueden desear en su mansión eterna. Es una promesa que
tienen derecho a reclamar de Dios.
18. El día que los reúna a todos, así como a los dioses a quienes adoraban al lado de Dios,
preguntará a éstos: ¿Sois vosotros los que habéis extraviado a estos mis servidores, o es
que ellos mismos han perdido el camino?
19. Ellos responderán: ¡Qué tu nombre sea glorificado! No podíamos buscar mejor aliado
que tú; pero tú los has dejado gozar de los bienes de este mundo, así como sus padres, y
han perdido tu recuerdo; es un pueblo perdido.
20. Dirá a los idólatras: He aquí a vuestros dioses que desmienten vuestras palabras. No
sabéis ni evitar el suplicio, ni obtener socorro.
21. Todo aquel que haya obrado con iniquidad sufrirá un castigo terrible.
22. Los apóstoles que hemos enviado antes de ti se alimentaban y se paseaban por los
mercados como los demas hombres. Os ponemos a prueba a los unos por los otros para
ver si seréis constantes. Y Dios lo ve todo.
23. Los que no esperan volver a vemos en el otro mundo, dicen: No creeremos, a no ser
que los ángeles desciendan del cielo o que veamos a Dios con nuestros ojos. Están
henchidos de orgullo y cometen un crimen enorme.
24. No habrá felices nuevas para los culpables el día que vean venir a los ángeles;
exclamarán: ¡Atrás, atrás con ellos!
25. Entonces presentaremos las obras de cada uno y las reduciremos a polvo disperso por
todas partes.
26. Ese día los huéspedes del paraíso tendrán un hermoso lugar de reposo y un lugar
delicioso para dormir su siesta.
27. El día en que el cielo se deshaga en nubes y en que los ángeles desciendan por tropas.
28. Ese día el verdadero imperio será del Misericordioso. Será un día difícil para los
infieles.
29. Entonces el malvado se morderá el reverso de la mano2 Y dirá: ¡Ojalá hubiese
seguido el sendero con el apóstol!
30. ¡Desgraciado de mí! ¡Ojalá no hubiese tomado a semejante fulano por amigo!
31. Me ha hecho perder de vista el Libro después que me fue enseñado. Satanás es un
traidor para el hombre.
32. El profeta dirá: Señor, mi pueblo ha tomado este Corán con desprecio.
33. Así es como hemos dado a todos los apóstoles, criminales por enemigos; pero Dios lo
servirá de guía y de asistencia.
34. Los infieles dicen: ¿Por qué no le ha sido enviado el Corán en un solo cuerpo? -Lo
hacemos así para fortificar tu corazón; lo recitamos por refranes.
35. Siempre que te propongan semejanzas (parábolas), te daremos la verdad y la más
perfecta explicación.
36. Los que estén reunidos y precipitados en el infierno, ésos tendrán la peor plaza, ésos
estarán lo más lejos del verdadero camino.
37. Hemos dado el Libro a Moisés y le hemos dado por teniente a su hermano Aarón.
38. Nosotros les dijimos: Id hacia el pueblo que trata nuestros signos de mentiras.
Destruimos completamente a este pueblo.
39. Sepultamos en las aguas al pueblo de Noé que acusó a sus apóstoles de impostura, e
hicimos de él un signo de advenencia para todos los pueblos. Hemos preparado a los
malvados un dolorosa suplicio.
40. Aniquilamos a Ad a Themud y a los hombres de Rass,3 y entre éstos a tantas otras
generaciones.
41. A cada uno de estos pueblos les proponíamos parábolas de advertencia y los
exterminamos por completo.
42. Los infieles han pasado con frecuencia junto a la villa sobre la cual hemos hecho
llover una lluvia fatal.4 ¿No lo han visto? Sí; pero no esperan ser resucitados algún día.
43. Cuando te ven te toman por objeto de sus burlas. ¿Es éste el hombre, dicen, a quien
Dios ha suscitado para ser su apóstol?
44. Poco faltó para que él nos hiciese abandonar a nuestros dioses, si hubiésemos
mostrado constancia. Cuando vean acercarse el castigo, sabrán quién de vosotros se ha
alejado más del camino recto.
45. ¿Qué te parece de ello? ¿Serás el abogado de los que han tomado sus pasiones para su
dios?
46. ¿Crees que la mayor parte de ellos oyen o comprenden? Son como brutos y hasta más
que los brutos, alejados del camino recto.
47. Has notado cómo extiende tu Señor la sombra? Si quisiese, la haría permanente.
Hemos hecho del sol su guía.
48. Y luego nosotros lo empequeñeceremos con facilidad.
49. Él es el que os da la noche como manto y el sueño para el reposo. Ha dado el día para
el movimiento.
50. Envía los vientos como precursores de sus gracias. Hacemos descender del cielo agua
pura.
51. Para hacer revivir por medio de ella a una comarca moribunda; apagamos la red de
nuestras criaturas, un número infinito de animales y de hombres.
52. Lo paseamos por todas partes en medio de ellos, a fin de que se acuerden de nosotros;
pero la mayor parte de los hombres se niegan a todo, excepto a ser ingratos.
53. Si hubiésemos querido, habríamos enviado un amonestador a cada ciudad.
54. No cedar a los infieles; pero combátelos vigorosamente con este libro.
55. Es Dios el que ha acercado los dos mares, uno de agua dulce y refrescante y otro de
agua salada y amarga, y ha colocado entre ellos un intervalo y una barrera insuperables.5
56. Él es el que ha creado de agua a los hombres y el que estableció entre ellos los lazos
de parentesco y de afinidad. Tu Señor es poderoso.
57. Más bien que a Dios, adoran lo que no puede ni serles útil ni dañarles. El infiel es la
ayuda del diablo contra su propio Señor.
58. Te hemos enviado solamente para anunciar y para amenazar.
59. Diles: No os pido otro salario que el veros tomar el sendero que conduce a Dios.
60. Pon tu confianza en el Vivo que no muere; celebra sus alabanzas. Él conoce
sobradamente los pecados de sus servidores. Ha creado los cielos y la tierra y todo lo que
se halla entre ellos, en el espacio de seis días; luego ha ido a sentarse en el trono. Él es el
Misericordioso; interroga acerca de él a los hombres instruidos.
61. Cuando se les dice (a los infieles): Prosternaos ante el Misericordioso, preguntan:
¿Quién es el Misericordioso?.6 ¿Nos prosternaremos ante lo que tú nos dices? Y su
alejamiento aumenta.
62. Bendito sea el que ha colocado en el cielo los signos del Zodíaco, el que ha
suspendido la antorcha7 y la luna que alumbra.
63. Ha establecido la noche y el día sucediéndose sucesivamente para los que quieren
pensar en Dios o darle acciones de gracias.
64. Los servidores del Misericordioso son los que caminan con modestia por esta tierra y
que dicen: PAZ A VOSOT'ROS; a los ignorantes que les drigen la palabra.8
65. Que pasan las noches orando a Dios, prosternados o de pie;
66. Que dicen: Señor, aleja de nosotros el suplicio de la gehena, pues sus tormentos son
perpetuos, pues es un mal lugar pare descansar y detenerse.
67. Que en sus larguezas no son pródigos ni avaros, pero que ocupan el término medio.
68. Que no invocan con Dios a otras divinidades; que no matan a un alma viva, cual lo ha
prohibido Dios, excepto por una justa razón;9 que no cometen adulterio. El que lo haga
recibirá el premio de la iniquidad.
69. En el día de la resurrección, el suplicio será doble para él; lo sufrirá eternamente,
cubierto de ignominia.
70. Pero los que se arrepientan, los que hayan creído y practicado las buenas obras, Dios
cambiará las males acciones de éstos en buenas; pues Dios es índulgente y
misericordioso.
71. El que se arrepiente y el que cree, vuelve a Dios y es acogido por él.
72. Los que no levantan falsos testimonios y que, engolfados en una conversación frívola,
la atraviesan (se salen de ella) con decencia;
73. Que, cuando se les recitan las enseñanzas del Señor, no permanecen acostados
inmóviles como si fuesen sordos y ciegos;
74. Que dicen: Señor, concédenos en nuestras esposas y en nuestros hijos un motivo de
goce, y haz que caminemos al frente de los que temen.
75. Esos tendrán por recompensa los lugares elevados del paraíso, porque han
perseverado y hallarán allí la salvación y la paz.
76. Permanecerán allí eternamente. ¡Qué hermoso retiro! ¡Qué bella mansión!
77. Diles: Dios se preocupa muy poco de las oraciones de los que habéis tratado a su
apóstol de impostor. Pero os alcanzará el suplicio permanente.
SURA XXVI
LOS POETAS 1
Dado en la Meca. - 228 versículos
En nombre del Dios clemente y mirerieordioso
1. TA. SIN. MIM.2 Éstos son los signos del Libro evidente.
2. Tú te consumes de aflicción porque no quieren creer.
3. Si hubiésemos querido, habríamos enviado del cielo (un prodigio), ante el cual habrían
inclinado humildemente sus cabezas.
4. No desciende ninguna nueva advertencia del Misericordioso sin que ellos se alejen
para no oírla.
5. La tratan de mentira; pero pronto sabrán noticias del castigo de que se reían.
6. ¿No han fijado los ojos en la tierra? ¿No han visto cómo hemor producido una pareja
preciosa en todo?
7. Hay signos en esto; pero la mayor parte de los hombres no creen.
8. En verdad, tu Señor es poderoso y prudente.
9. Acuérdate de que un día Dios llamó a Moisés y le dijo: Vete hacia aquel pueblo
perverso.
10. Hacia el pueblo de Faraón. ¿No me temerán?
11. Señor, dijo, temo que me traten de impostor.
12. Mi corazón está angustiado y mi lengua trabada. Envía a buscar a mi herrnano Aarón.
13. Tienen que hacerme expiar un pécado3 y temo que me condenen a muerte.
14. -De ningún modo, respondió Dios. Id ambos acompañados de mis signos; estaremos
con vosotros y escucharemos.
15. Id, pues, ambos cerca de Faraón y decidle: Yo soy Moisés, el enviado del dueño del
universo.
16. Deja partir con nosotros a los hijos de Israel.
17. Ellos se trasladaron allí, y Faraón dijo a Moisés: ¿No te hemos criado entre nosotros
en tu infancia? Tú has pasado varios años de tu vida en medio de nosotros.
18. Has cometido la acción que tú sabes; eres un ingrato.
19. -Sí, respondió Moisés, he cometido esa acción; pero entonces estaba en el extravío.
20. He huido de junto a vosotros por temor; en seguida Dios me ha investido de poder y
me ha constituido su enviado.
21. El beneficio que tú me reprochas ¿es el haber reducido a esclavitud a los hijos de
Israel?
22. ¿Quién es, pues, dijo Faraón, el dueño del universo?
23. -Es el dueño de los cielos y de la tierra y de todo lo que hay entre ellos, si creéis.
24. -¿Oís?, dijo Faraón a los que le rodeaban.
25. Vuestro dueño es el dueño de vuestros padres los antiguos, siguió diciendo Moisés.
26. Vuestro apóstol, a quien se ha enviado hacia vosotros, es un poseído, dijo Faraón.
27. Moisés repuso: Es el dueño del Oriente y del Occidente y de todo lo que hay entre
ambos, si tenéis inteligencia.
28. -Si tú tomas por dios a otro distinro de mí, dijo Faraón, haré que te encarcelen.
29. -¿Aunque te haga ver alguna prueba de mi misión? , dijo Moisés.
30. -Hazla ver, dijo Faraón, si eres verídico.
31. Moisés tiró su varilla, la cual se convirtió en una verdadera serpiente.
32. Luego tendió la mano y apareció blanca a los ojos de todos los espectadores.
33. Faraón dijo a los grandes que le rodeaban: En verdad, es un hábil mago.
34. Con sus hechicerías va a expulsaros de vuestro país; ¿cuál es vuestra opinión?
35. Los grandes respondieron: Dadle alguna esperanza, así como a su hermano, y entre
tanto enviad a las villas del reino hombres que reúnan.
36. Y que traigan cuantos magos hábiles haya.
37. Los magos fueron llamados todos a una cita para un día convenido.
38. Se preguntó al pueblo: ¿Asistiréis?
39. Sí, y seguiremos a los magos si vencen, se decía entre el pueblo.
40. Cuando los magos estuvieron reunidos, dijeron a Faraón: ¿Podemos contar con una
recompensa si salimos vencedores?
41. -Indudablemente, respondió Faraón; entonces seréis de los allegados a nuestra
persona.
42. Entonces Moisés les dijo: Echad lo que tenéis que echar:
43. Ellos echaron sus cuerdas y sus varillas pronunciando estas palabras: Por el poder de
Faraón somos vencedores.
44. Moisés lanzó su varilla y he aquí que devora sus engañosas invenciones.
45. Y los magos se prosternaron en señal de adoración.
46. Y exclamaron: Creemos en el dueño del universo.
47. El Dios de Moisés y de Aarón.
48. -¿Habéis creído, pues, en él, dijo Faraón, antes de que yo os lo haya permitido? ¿Es
acaso vuestro jefe? Él es el que os ha enseñado la magia. Pero ya sabréis lo que os
acaecerá.
49. Os haré cortar las manos y los pies en sentido alterno y os haré crucificar a todos.
50. No veríamos en ello ningún mal, porque volveríamos a nuestro Señor.
51. Deseamos que Dios nos perdone nuestros pecados, pues hemos sido de los primeros
en creer.
52. Dimos a Moisés esta orden: Saldrás con mis servidores durante la noche; pero
vosotros seréis perseguidos.
53. Faraón envió a las ciudades de su imperio hombres encargados de reunir tropas.
54. Los israelitas, se decía, no son más que un montón de gentes de toda especie; son
poco numerosos;
55. Están irritados contra nosotros.
56. Al revés, nosotros somos numerosos y circunspectos.
57. Así es como los hemos hecho salir (a los egipcios) del medio de sus jardines y de sus
fuentes.
58. De sus tesoros y de su magnífica mansión.
59. Sí, fue así, y nosotros los dimos en herencia a los hijos de. Israel.4
60. Al salir el sol, los egipcios les persiguieron.
61. Y cuando los dos ejércitos estuvieron a una distancia tal quel podían verse, los
compañeros de Moisés exclamaron: ¡Qué nos alcanzan!
62. -De ningún modo, dijo Moisés; Dios está conmigo y me guiará.
63. Dimos a Moisés esta orden: Golpea el mar con tu varilla. El mar se abrió en dos y
cada una de sus partes se elevaba como una gran montaña.
64. Luego hicimos acercarse a los otros (a los egipcios).
65. Salvamos a Moisés y a todos los que le siguieron.
66. Y sumergimos a los demás.
67. En verdad, hay en este acontecimiento un signo del poder de Dios; pero la mayor
parte de los hombres no creen.
68. Y, sin embargo, tu Señor es poderoso y misericordioso.
69. Vuelve a leerles la historia de Abrahán,
70. Que dijo cierto día a su padre y a su familia: ¿Qué es lo que vosotros adoráis?
71. Adoramos tus ídolos, dijeron, y pasamos con asiduidad el tiempo en sus templos.
72. -¿Os oyen cuando los llamáis?, preguntó Abrahán.
73. -¿Os sirven de algo? ¿Pueden haceros algún daño?
74. -No, dijeron; pero así es como hemos visto obrar a nuestros padres.
75. ¿Qué os parece?, dijo Abrahán. Esos que adoráis,
76. Esos que adoraban vuestros antepasados,
77. Son mis enemigos. No hay más que un Dios dueño del universo,
78. Que me ha creado, que me dirige por la senda recta;
79. Que me alimenta y me da de beber;
80. Que me cura cuando estoy enfermo;
81. Que me hará morir y que me resucitará.
82. Que espero que me perdonará mis pecados en el día de la resurrección.
83. Señor, dame el poder y colócame entre el número de los justos.
84. Concédeme la lengua de la veracidad hasta los tiempos más remotos5.
85. Ponme entre el número de los herederos del jardín de las delicias.
86. Perdona a mi padre, pues estaba extraviado.
87. No me deshonres en el día en que los hombres hayan resucitado,
88. En el día en que las riquezas y los hijos no sean de ninguna utilidad,
89. A no ser para el que llegue a Dios con un corazón sano;
90. Cuando el paraíso sea alcanzado por los hombres piadosos,
91. Y el infierno se abra para tragar a los extraviados;
92. Cuando se diga a éstos: ¿Dónde están los que adorabais
93. Al lado de Dios? ¿Os ayudarán? ¿Se ayudarán a sí mismos?
94. Serán precipitados todos en el infierno, los seducidos y los seductores.
95. Y todos los ejércitos de Eblis.
96. Ellos disfrutarán y los seducidos dirán:
97. Por el nombre de Dios, estábamos en un error evidente
98. Cuando os poníamos al nivel del soberano del universo.
99. Sólo los culpables nos han seducido.
100. No tenemos intercesores
101. Ni un amigo celoso.
102. ¡Ah! Si se nos concediese volver otra vez a la tierra, seríamos de los creyentes.
103. Hay signos en esto; pero la mayor parte de los hombres no creen.
104. Tu Señor es poderoso y prudente.
105. El pueblo de Noé ha tratado también de impostores a los apóstoles.
106. Cuando su conciudadano Noé les dijo: ¿No temeréis a Dios?
107. Vengo hacia vosotros como un enviado digno de confianza.
108. Temed, pues, a Dios y obedecedme.
109. No os pido salario, pues mi salario corre de cuenta de Dios, soberano del universo.
110. Temed, pues, a Dios y obedecedme.
111. Ellos respondieron: ¿Creeremos en ti, siguiéndote solamente los más viles del
pueblo?
112. -No tengo ningún conocimiento de sus obras, respondió Noé.
113. No tienen que dar cuenta más que a Dios, ¡ojalá le comprendieseis!
114. Pero yo no rechazaré a los que creen.
115. Yo sólo soy un hombre encargado de advertir francamente.
116. ---Si tú no cesas de obrar de este modo, ¡oh Noé!, serás lapidado.
117. Noé gritó hacia Dios: Señor, mi pueblo me acusa de embustero.
118. Decide entre ellos y yo; sálvame y a los que me siguen y han creído.
119. Le salvamos, así como a los que estaban con él en un barco lleno del todo.6
120. Luego sumergimos al resto de los hombres.
121. En verdad, hay en esto un signo de advertencia; pero la mayoría de los hombres no
creen.
122. En verdad, tu Señor es poderoso y misericordioso.
123. Los aditas7 acusaron a sus apóstoles de impostura.
124. Hud, su conciudadano, les gritaba: ¿No temeréis a Dios?
125. Vengo hacia vosotros como un enviado digno de confianza.
126. Temed a Dios y obedecedme.
127. No os pido ningún salario, pues mi salario corre de cuenta de Dios, soberano del
universo.
128. ¿Retiraréis en cada colina monumentos para vuestros frívolos pasatiempos?
129. ¿Levantaréis edificios, aparentemente para vivir en ellos eternamente?
130. Cuando ejercéis el poder, lo ejercéis con dureza.
131. Temed, pues, a Dios y obedecedme.
132. Temed al que os ha dado en abundancia lo que vosotros sabéis 8.
133. Al que os ha dado en abundancia rebaños y una posteridad numerosa.
134. Al que os ha provisto de jardines y de fuentes.
135. Temo por vosotros el castigo del día terrible.
136. Ellos respondieron: Nos es igual que tú nos exhortes o no.
137. Tus exhortaciones no son más que vetusteces de los antiguos.
138. Nosotros no seremos nunca castigados.
139.Acusaron a Hud de impostura y nosotros les exterminamos. Hay en este
acontecimiento un sígno; pero la mayor parte no creen.
140. Y en verdad, vuestro Señor es poderoso y misericordioso.
141. Los temuditas acusaron también de mentira a sus apóstoles.
142. Su conciudadano Saleh les dijo: ¿No temeréis a Dios?
143. Vengo hacia vosotros como un enviado digno de confianza.
144. Temed, pues, a Dios y obedecedme.
145. No os pido salario, pues mi salario corre de cuenta de Dios, soberano del universo.
146. ¿Pensáis que se os dejará en medio de todo esto eternamente en seguridad.
147. En medio de los jardines y de las fuentes,
148. En medio de los campos sembrados, de las palmeras de rupidas ramas?
149. ¿Tallaréis siempre casas en las rocas, insolentes como sois?
150. Temed, pues, a Dios y obedecedme.
151. No obedezcáis las órdenes de los que se entregan a los excesos,
152. Que devastan la tierra y no la mejoran.
153. Ellos le respondieron: Verdaderamente estás embrujado.
154. No eres más que un hombre como nosotros: haznos ver un signo, si lo que dices es
cierto.
155. Que esta hembra de camello sea un signo; ella tendrá algún día su porción de agua y
vosotros la vuestra en un día fijado9.
156. No le hagáis ningún daño, porque sufriríais el castigo en el gran día.
157. Ellos la mataron y se arrepintieron al día siguiente.
158. El castigo les ha alcanzado. Era un signo del cielo; la mayor parte no creen en él.
159. Pero tu Señor es poderoso y misericordioso.
160. Y las gentes del pueblo de Loth trataron, también, a los enviados de Dios de
impostores.
161. Cuando Loth, su conciudadano, les dijo: ¿No temeréis a Dios?
162. Vengo hacia vosouos como un enviado digno de confianza.
163. Temed, pues, a Dios y obedecedme.
164. No os pido ningún salario; mi salario corre de cuenta de Dios, soberano del
universo.
165. Entre todas las criaturas del universo, ¿vais a tener comercio con hombres,
166. Abandonando a las mujeres que Dios ha creado para vosotros? En verdad, sois un
pueblo transgresor.
167. Ellos le respondieron: Sí tú no cesas en tus exhortaciones, te expulsaremos de la
villa.
168. Tengo horror a lo que vosotros hacéis.
169. Señor, libradme y a mi familia de lo que ellos hacen.
170. Le salvamos, así como a toda su familia.
171. Excepto a una vieja que se había quedado atrás.
172. Luego exterminamos a los otros.
173. Hicimos llover sobre ellos una lluvia; ¡qué terrible lluvia la que cayó sobre aquellos
hombres a quienes exhortábamos!
174. Era un signo del cielo; pero la mayor parte no creen.
175. Sin embargo, tu Señor es poderoso y misericordioso.
176. Los habitantes del bosque de Madíán han tratado a los enviados de Dios de
impostores.
177. Choaib les gritaba: ¡Temed a Dios!
178. Vengo hacia vosotros como un enviado digno de confianza.
179. Temed, pues, a Dios y obedecedme.
180. No os pido ningún salario; mi salario corre de cuenta de Dios, soberano del
universo.
181. Llenad la medida y no seáis defraudadores.
182. Pesad con una balanza exacta.
183. No defraudéis a los hombres en su haber y no cometáis excesos en este país que
estropeáis.
184. Temed al que os ha creado, así como a las generaciones anteriores.
185. Ellos le respondieron: En verdad, ¡oh Choaib!, tú estás embrujado.
186. Tú no eres más que un hombre como nosotros, y nosotros pensamos que no eres más
que un impostor.
187. Haz, pues, caer sobre nuestras cabezas una porción del cielo, si eres verídico.
188. -Dios conoce perfectamente vuestras acciones, repuso Choaib.
189. Le trataron de embustero; el castigo de la nube tenebrosa les sorprendió: era el día
de un castigo terrible.
190. Era un signo del cielo; pero la mayor parte de los hombres no creen.
191. Tu Sefior es poderoso y misericordioso.
192. Y esto (este Corán) es una revelación del dueño del universo.
193. El espíritu fiel10 lo ha aportado de lo alto.
194. Y lo ha depositado en tu corazón, ¡oh Mahoma!, a fin de que tú fueses apóstol.
195. Él (el Corán) está en lengua árabe clara.
196. Está predicho en las Escrituras de los antiguos.
197. ¿No es un signo que habla en su favor el que los doctores de los hijos de Israel
tengan conocimiento de él?
198. Si lo hubiésemos revelado a un hombre de una nación extranjera,
199. Y él lo hubiese recitado a los infieles, no le habrían prestado fe.
200. Así es como hemos grabado la incredulidad en los corazones de los culpables.
201. No creerán en él hasta que el castigo cruel hiera sus ojos.
202. En verdad, ese castigo caerá sobre ellos de improviso, cuando menos lo esperen.
203. Entonces ellos exclamarán: ¿Se nos concederá una dilacíón?
204. ¿Procurarán hoy apresurar ese castigo?
205. ¿Qué te parece? Si, después de haberles dejado gozar de los bienes de este mundo
durante muchos años,
206. El suplicio con que se les amenazaba les sorprende al fin,
207. ¿De qué les servirán sus goces?
208. No hemos destruido ciudad que no haya tenido sus apóstoles.
209. Encargados de advertirlo, no hemos obrado injustamente.
210. No son los demonios los que han traido el Corán del cielo:
211. Esto no les convenía y no habrían podido hacerlo.
212. Hasta están privados del derecho a oirlo en el cielo11.
213. No invoques a ningún otro más que a Dios, por terror a ser algún día del número de
los torturados.
214. Predica a tus parientes más próximos.
215. Baja las alas de tu protección sobre los creyentes que te han seguido.
216. Si te desobedecen, les dirás: Soy inocente de vuestras obras.
217. Pon tu confianza en el Dios poderoso y misericordioso,
218. Que te ve cuando tú te levantas,
219. Que ve tu conducta cuando te hallas en medio de sus adoradores,
220. Pues lo oye y sabe todo.
221. ¿Os diré yo cuáles son los hombres sobre los cuales descienden los demonios y a
quienes ellos inspiran?
222. Descienden sobre todo embustero entregado al pecado.
223. Y enseñan lo que sus oídos han percibido12, y la mayor parte mienten.
224. Son los poetas, a quienes los hombres extraviados siguen a su vez.
225. ¿No ves que siguen todas las rutas13 como insensatos?
226. ¿Que dicen lo que no hacen?
227. Salvo los que han creído, que practican el bien y repiten sin cesar el nombre de
Dios14.
228. Que se defienden cuando son atacados: pues los que atacan primero algún día sabrán
la suerte que les está reservada.
SURA XXVII
LA HORMIGA 1
Dado en la Meca. - 95 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. TA. SAD.2. Éstos son los signos de la lectura y de la Escritura evidente3.
2. Sirven de dirección y de feliz nueva a los creyentes.
3. Que observan la oración, hacen limosna y creep firmemente en la vida futura.
4. Pares los que no creen en la vida futura, hemos embellecido sus obras a sus propios
ojos; están como aturdidos4.
5. A ellos es a quien está reservado el más cruel castigo; ellos serán los más desgraciados
en el otro mundo.
6. Tú has obtenido el Corán del Sabio, del Prudente.
7. Acuérdate de que Moisés le dijo un día a su familia: He visto fuego. Voy a traeros
nuevas; tal vez os traeré un tizón ardiendo, para que tengáis con qué calentaros.
8. Él fue allá y he aquí que le gritó una voz: ¡Bendito sea el que está en el fuego y en
torno del fuego! ¡Loa al Dios dueño del universo!
9. ¡Oh Moises!, yo soy el único Dios poderoso y sabio.
10. Tira tu varilla. Moisés la tiró, y cuando vio que se agitaba como una serpiente,
empezó a correr sin volverse. ¡Oh Moisés!, le gritaron, no temas nada. Los enviados no
tienen nada que temer de mí,
11. A no ser tal vez el que ha cometido alguna iniquidad; pero si ha reemplazado el mal
por el bien, yo soy indulgente y misericordioso.
12. Llévate la mano al seno y la retirarás Blanca, sin que esto sea una enfermedad 5. Será
ono de los nueve signos pares Faraón y su pueblo: es un pueblo perverso.
13. Cuando nuestros milagros hirieron sus ojos con toda evidencia, dijeron: Es magia
manifiesta.
14. Aunque hayan adquirido la certidumbre de su verdad, los negarán por orgullo y por
injusticia. Pero considera cuál fue el fin de los malvados.
15. Hemos dado la ciencia a David y a Salomón6. Ellos decían Loa a Dios que nos ha
elevado por encima de muchos de sus servidores creyentes.
16. Salomón fue el heredero de David; dijo: ¡Oh hombres! Se nos ha enseñado a
comprender el lenguaje de los pájaros y se nos ha colmado de toda clase de cosas. Es un
favor evidente de Dios.
17. Un día los ejércitos de Salomón, compuestos de genios y de hombres, se reunieron
ante él, y los pájaros también, todos alineados por tropas separadas.
18. Cuando todo este cortejo llegó al valle de las HORMIGAS, una de ellas dijo: ¡Oh
hormigas! Entrad en vuestras casas por temor a que Salomón y sus ejércitos os aplasten
bajo sus pies sin saberlo.
19. Y Salomón sonrió al oír estas palabras de la hormiga, y dijo: ¡Señor! Haz que yo sea
agradecido a los beneficios con que me has colmado, así como a mis padres; haz que yo
practique el bien para agradarte, y asígname una parte en la misericordia con que rodeas
a. tus servidores virtuosos.
20. Pasó revista al ejército de los pájaros y dijo: ¿Por qué no veo aquí a la abubilla? ¿Está
ausente?
21. En verdad, le aplicaré un duro castigo, o bien la mataré, a no ser que me dé alguna
excusa legítima.
22. Efectivamente, no tardó mucho en presentarse y le dijo a Salomón: He aprendido lo
que tú no sabes; vengo de Saba con noticias ciertas.
23. He hallado allí a una mujer que reinaba sobre los hombres; posee toda clase de cosas
y tiene un gran trono7.
24. He visto que ella y su pueblo adoraban al Sol al lado de Dios; Satanás ha embellecido
sus obras a sus ojos; les ha apartado de la verdadera ruta, de modo que no están dirigidos,
25. Y no adoran a ese Dios que expone a la luz del día los secretos de los cielos y de la
tierra, que conoce lo que ocultáis y lo que publicáis,
26. Ese Dios fuera del cual no hay Dios, poseedor del gran trono.
27. Veremos, dijo Salomón, si has dicho la verdad o si has mentido.
28. Vete con esta carta de mi parte; entrégasela y colócate a respetuosa distancia; verás
cuál será su respuesta.
29. La abubilla partió y cumplió el encargo. La reina dijo a los magnates de su reino:
Señores, acaba de serme entregada una carta ilustre.
30. Es de Salomón; he aquí su contenido: «En nombre del Dios clemente y
misericordioso,
31. »No os levantéis contra mí; venid más bien a mí, abandonándoos por entero a Dios».8
32. Señores, dijo la reina, aconsejadme en este asunto; no decidiré nada sin vuestro
concurso.
33. Somos fuertes y temibles, respondieron; pero a tí te toca ver lo que tienes que
mandarnos.
34. -Cuando los reyes entran en una ciudad, dijo la reina, lo entragan todo y hacen de sus
más considerables ciudadanos los más miserables. Así es como obran.
35. Enviaré regalos, y veré después lo que me contarán mis enviados.
36. Cuando el enviado de la reina se presentó ante Salomón, éste le dijo: ¿Queréis, pues,
asistirme con vuestros tesoros? Lo que Dios me ha dado vale más que lo que os ha dado a
vosotros. Pero vosotros os envanecéis de vuestros dones.
37. Vuelve hacia el pueblo que te envía. Iremos a atacarlo con un ejército al que no
podría resistir. Los expulsaremos de su país, envilecidos y humillados.
38. Salomón dijo a los suyos: ¡Oh señores! ¿Quién de vosotros me traerá el trono de la
reina antes de que vengan ellos mismos entregándose a la voluntad de Dios?.9
39. Seré yo, respondió Ifrit 10, uno de los genios; te lo traeré antes de que te hayas
levantado de tu sitio. Soy basrante fuerte para ello, y fiel.
40. Otro genio, el que tenía la ciencia del libro11, dijo a Salomón: Te lo traeré antes de
que hayas pestañeado.12 Y cuando Salomón vio el trono colocado ante él, dijo: Es una
prueba del favor de Dios; me prueba para saber si seré agradecido o ingrato. Todo el que
es agradecido lo es en su provecho; de todo el que es ingrato, Dios puede prescindir pues
es rico y generoso.
41. Haced que desconozca este trono, dijo Salomón a los genios. Veremos si está en la
senda recta o bien si es del número de los que no podrían ser dirigidos.
42. Y cuando ella (la reina) se presentó ante Salomón, se le preguntó: ¿Es éste vuestro
trono? Ella respondió: Parece que es el mismo.13 Y nosotros habíamos recibido la ciencia
antes que ella y estábamos resignados a la voluntad de Dios.
43. Las divinidades que adoraba al lado de Dios la habían extraviado, y ella fue del
número de los infieles.
44. Se le dijo: Entrad en este palacio. Y cuando ella lo vio, creía que era una pieza de
agua, y se remangó en torno de las piernas. Es un palacio embaldosado de cristal,
respondió Salomón.14
45. -Señor, yo había obrado inicuamente para conmigo mismo adorando los ídolos; ahora
me resigno como Salomón a la voluntad de Dios, dueño del universo.
46. Hemos enviado a Saleh hacia los termuditas, sus hermanos, para hacerles adorar a
Dios. Ellos se dividieron en dos partidos.
47. ¡Oh pueblo mío!, les decía Saleh, ¿por qué queréis apresurar el mal del suplicio más
bien que el bien de las recompenses divinas? ¿Por qué no imploráis el perdón de Dios, a
fin de que tenga piedad de vosotros?
48. -Hemos consultado sobre ti y los tuyos el vuelo de los pájaros. Vuestra fortuna 15
depende de Dios, respondió; sois un pueblo a quien Dios quiere probar.
49. Había en la villa nueve individuos que cometían excesos en el país y no hacían
ninguna buena acción.
50. Se dijeron entre sí: Comprometámonos, mediante un juramento ante Dios, a matar
durante la noche a Saleh y a su familia; después diremos a los vengadores de su sangre:
No hemos estado presentes a la muerte de su familia; decimos la verdad.
51. Pusieron en práctica sus artificios, y nosotros pusimos los nuestros cuando ellos no lo
sospechaban.
52. Considera cuál ha sido el fin de sus estratagemas; les hemos exterminado, así como a
toda su nación.
53. Sus moradas, que vosotros veis, están aplanadas sobre el suelo, porque eran impíos.
Hay en esto un signo para los hombres que tienen inteligencia. .
54. Salvämos a los que habían creído y a los que temían a Dios.
55. Enviamos a Loth que decía a su pueblo: ¿Cometeréis una acción fea? Sin embargo, lo
sabéis.
56. ¿Tendréis por concupiscencia carnal comercio con hombres más bien que con
mujeres? Estáis en el extravío.
57. ¿Y cuál ha sido la respuesta de su pueblo? Se dijeron entre sí: Expulsemos a la
familia de Loth de nuestra villa; son hombres que quieren hacerse los castos.
58. Salvamos a la familia de Loth, a excepción de su mujer, a quien habíamos destinado
para estar entre los que se quedaban detrás.
59. Hemos hecho llover una lluvia de piedras. ¡Qué terrible fue la lluvia que cayó sobre
aquellos hombres a quienes se advertía en vano!
60. Di: Loa a Dios y paz a aquellos de sus servidores a quienes ha elegido. ¿Quién
merece preferencia: Dios o los ídolos que le asocian?
61. El que ha creado los cielos y la tierra, el que os envía agua (por medio del agua
producimos para vosotros esos risueños jardines pues no sois vosotros los que hacéis
brotar sus árboles), ¿es algún dios de compañía con el Dios único? Y, sin embargo, ellos
le atribuyen iguales.
62. El que estableció sólidamente la tierra, el que en su interior trazó ríos, el que fijó
montañas, el que elevó entre los dos mares una barrera,16 ¿es algún dios de compañía con
el Dios único? Y, sin embargo, la mayor parte no lo comprenden.
63. El que escucha al oprimido que se queja, el que lo libra de la desgracia, el que os ha
establecido sus lugartenientes en la tierra, ¿es algún dios de compañía con el Dios único?
¡Oh, cuán poco reflexionáis!
64. El que os guía a trayés de las tinieblas de la tierra firme y del mar, el que envía los
vientos precursores de su misericordia,17 ¿es algún dios de compañía con el Dios único?
Está demasiado elevado pare asociarle otras divinidades.
65. El que produce la creación y la hace volver, el que os alimenta con los dones del cielo
y de la tierra, ¿es algún dios de compañía con el Dios único? Diles: Traed vuestras
pruebas, si sois verídicos.
66. Di: Nadie más que Dios en el cielo y en la tierra conoce los secretos. Los hombres no
saben.
67. Cuándo serán resucitados.
68. Tienen algún conocimiento de la vida futures;18 pero dudan o, mejor dicho, están
ciegos respecto a este punto.
69. Los incrédulos dicen: Cuando nosotros y nuestros padres nos volvamos polvo, ¿es
posible que se nos haga salir vivos?
70. Se nos prometía ya, así como a nuestros padres; pero eso no son más que historias de
los antiguos.
71. Diles: Recorred el país y ved cuál ha sido el de los culpables.
72. No te aflijas por la suerte que les espera, y que tu corazón no esté en la angustia por
temor a sus maquinaciones.
73. Ellos os preguntan: ¿Cuándo se cumplirán, pues, esas amenazas? Decidlo, si sois
sinceros.
74. Respóndeles: Es posible que el suplicio que queréis apresurar esté tocando vuestros
talones.
75. Tu Señor está lleno de bondad para los hombres; pero la mayor parte de ellos no son
agradecidos.
76. Tu Señor conoce lo que sus corazones ocultan y lo que dejan ver a la luz del día.
77. No hay cosa oculta en los cielos y en la tierra que no esté inscrita en el Libro de la
evidencia.19
78. Él (el Corán) declara a los hijos de Israel la mayor parte de los motivos de sus
disputas.
79. El Corán sirve de dirección a los creyentes y constituye una prueba de la misericordia
divina para con ellos.
80. Dios pronunciará su sentencia para decidir entre vosotros, Es el Poderoso, el
Prudente.
81. Por tu confianza en Dios, pues te apoyas en la verdad evidente.
82. Tú no podrías hacer oír nada a los muertos: tú no podrías hacer oír a los sordos el
llamamiento a la verdad, cuando te vuelven la espalda.
83. Tú no eres el guía de los ciegos para prevenirlos contra el extravío. Tú no podrías
hacerte escuchar; excepto de los que han creído en nuestros signos y que se resignan a la
voluntad de Dios.
84. Cuando la sentencia pronunciada contra ellos esté próxima a recibir su ejecución,
haremos salir de la tierra un monstruo20 que les gritará: En verdad, los hombres no han
creído firmemente en nuestros milagros.
85. Un día reuniremos a los que han tratado nuestros signos de mentiras; serán divididos
por tropas.
86. Hasta que aparezcan ante Dios, que les dirá: ¿Habéis tratado de mentiras mis signos
por no haber podido comprenderlos, o teníais otro motivo para proceder así?
87. La sentencia será ejecutada en castigo de su impiedad y no pronunciarán una sola
palabra.
88. ¿No veían que hemos establecido la noche como tiempo de reposo y el día claro para
el trabajo? En verdad, hay en esto signos para un pueblo que cree firmemente.
89. En el día en que suene la trompeta, todo lo que hay en los cielos y en la tierra quedará
sobrecogido de espanto, a excepción de aquellos a quienes Dios quiera librar. Todos los
hombres vendrán a prosternarse ante él.
90. Verás las montañas, que tú crees sólidamente fijadas, caminar como caminan las
rubes. Será la obra de Dios que dispone sabiamente todas las cosas. Está instruido de
todas vuestras acciones.
91. Todo el que se presente con buenas obras, sacará las ventajas de ellas. Éstos estarán
libres de todo espanto.
92. Los que no traigan más que sus pecados serán precipitados, la faz contra el fuego.
¿Seríais retribuidos de distinto modo que según vuestras obras?
93. He recibido order de adorar al Señor de esta comarca, ese Dios que la ha santificado y
a quien pertenece todo. He recibido orden de estar resignado a su voluntad,
94. De recitar el Corán a los hombres. Todo el que se dirija por la senda recta, lo hará por
el propio bien; si hay quien siga extraviado, dile: Yo estoy encargado de advertir.
95. Di: ¡Loa a Dios! Pronto os dará pruebas de su poder, y vosotros no podréis negarlas.
Tu Señor no está desatento a lo que haces.
SURA XXVIII
LA HISTORIA O LAS AVENTURAS1
Dado en la Meca. - 88 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. TA. SIN. MIM. Éstos son los signos del Libro evidente.
2. Te recitaremos con toda verdad algunos rasgos de la historira de Moisés y de Faraón,
para instrucción de los creyentes.
3. Faraón se educó en el país de Egipto y ocasionó la división de su pueblo en diferentes
partidos; oprimía a una parte, condenaba a muerte a sus hijos y no perdonaba más que a
sus mujeres. Era uno de los malvados.2
4. Hemos querido colmar con nuestros favores a los habitantes oprimidos del país; hemos
querido escogerlos por imanes3 y establecerlos herederos del país.
5. Hemos querido establecer su poder en el país4 y hacer sentir a Faraón, a Hamán5 y a
sus ejércitos los males que temían.
6. He aquí lo que revelamos a la madre de Moisés: Amamántale, y si temes por él, échale
al mar y cesa de temer; no te aflijas, pues te lo restituiremos algún día y haremos de él
uno de nuestros enviados.
7. La familia de Faraón recogió al niño, a fin de que algún día se convirtiese en su
enemigo y en su aflicción. En verdad, Faraón y Hamán y sus ejércitos eran pecadores.
8. La mujer de Faraón le dijo un día: Este niño será nuestro consuelo;6 no le condenéis a
muerte; tal vez algún día nos será útil; adoptémosle por hijo nuestro. Ellos no sabían
nada.
9. El corazón de la madre de Moisés fue agobiado de dolor; poco faltó para que
descubriese su origen; lo habría hecho si no hubiésemos consolidado su corazón a fin de
que ella también fuese creyente.
10. Le dijo a su hermano: Seguid al niño. Ella lo observaba de lejos sin que se le hubiese
notado.
11. Le hemos prohibido el seno de las nodrizas extrañas7 hasta el momento en que la
hermana de su madre se presentó y dijo a la familia de Faraón: ¿Queréis que os enseñe
una casa en donde se encargarán de él por vuestra cuenta y en donde le querrán bien? Se
consintió en ello.
12. De este modo lo hemos devuelto a su madre, a fin de que se consolasen sus ojos
entristecidos, de que no se afligiese y de que supiese que las promesas de Dios son
infalibles. Pero la mayor parte de los hombres no lo saben.
13. Cuando Moisés hubo alcanzado la edad de la madurez y cuando su cuerpo hubo
cobrado fuerza, le dimos la prudencia y la ciencia: así es como recompensamos nosotros
a los hombres virtuosos.
14. Un día entró en la villa sin que se hubiese notado, y vio dos hombres que se pegaban;
uno era de su nación y el otro era enemigo suyo (egipcio). El hombre de su nación le
pidió auxilio contra el hombre de la nación enemiga. Moisés le dio un puñetazo y lo
mató; pero, vuelto en sí de su arrebato, dijo: Esto es obra de Satanás; evidentemente, éste
es un enemigo que nos extravía.
15. Señor, dijo, he obrado mal respecto de ti; perdóname. Y Dios le perdonó, pues es
indulgente y misericordioso.
16. Señor, dijo, puesto que has sido benévolo conmigo, yo jamás prestaré apoyo a
culpables.
17. Al día siguiente, caminaba por la billa temblando y mirando por todas partes, y he
aquí que el hombre a quien había socorrido la víspera le llamaba a grandes gritos. Tú eres
evidentemente un sedicioso, le dijo Moisés.
18. Y cuando quiso rechazar por la fuerza al hombre su enemigo común, su compatriota
le dijo:8 ¿Querrías matarme como has matado ayer a un hombre? ¿Quieres, pues,
convertirte en tirano en este país? ¿No quieres, por lo que se ve, ser de los justos?
19. Un hombre, acudido del extremo de la villa, le dijo: ¡Oh Moisés! Los grandes
deliberan para hacerte morir. Abandona la ciudad; te lo aconsejo como amigo.
20. Moisés salió temblando y mirando en torno de sí. ¡Señor!, exclamó, líbrame de las
manos de los malvados.
21. Se dirigió del lado de Madián. Tal vez Dios, dijo, me dirigirá por el camino recto.
22. Llegado a la fuente de Madián, halló una tropa de hombres que daban de beber a sus
rebaños.
23. Y al lado vio dos mujeres que apartaban su rebaño. ¿Qué hacéis aquí?, les preguntó.
-Nosotras no daremos de beber a nuestras ovejas hasta que hayan partido los pastores.
Nuestro padre es un anciano respetable.9
24. Moisés hizo beber a su rebaño,10 y habiéndose retirado a la sombra, exclamó: ¡Señor!,
carezco de ese bien que tú me has hacho encontrar aquí. 11
25. Una de las dos hijas volvió a él, y, acercándose modestamente, le dijo: Mi padre lo
llama, a fin de recompensarte por el trabajo que te has tomado dando de beber a nuestro
rebaño. Moisés se trasladó allí y le contó sus AVENTURAS. El anciano le respondió: No
temas nada, aquí estás libre de los malvados.
26. Entonces una de las hijas le dijo a su padre: ¡Oh padre mío! Toma este hombre a tu
servicio, pues no podrías escoger mejor para tu servicio que tomando un hombre robusto
y digno de confianza.
27. Quiero darte en matrimonio, dijo el anciano, a una de mis dos hijas que ves aquí, con
condición de que me servirás durante ocho años. Si quieres llegar hasta diez, lo dejo a tu
gusto. Sin embargo, no quiero oponerte nada oneroso, y, si Dios quiere, me hallarás
siempre equitativo.
28. -Queda convenido entre nosotros, respondió Moisés, y sea cual fuere el término que
cumpla, no habrá falta ninguna por mi parte. Dios mismo es fiador de nuestroa
compromisos.
29. Cuando Moisés hubo cumplido, al servicio de su negro, un cierto tiempo, partió con
su familia. De pronto vio fuego del lado de la montaña y dijo a su familia: Esperad aquí
un instante, que he visto fuego; iré para daros nuevas, o bien os traeré un tizón ardiente
para calentaros.
30. Y cuando estuvo en el lugar del fuego, le gritó una voz del lado derecho del valle, en
la llanura bendita, desde el fondo de un matorral: ¡Moises! Yo soy el Dios dueño del
universo.
31. Arroja tu varilla. Y habiéndola arrojado, Moisés la vió agitarse como una serpiente y
empezó a correr sin volverse. ¡Oh Moisés!, le gritó una voz, acércate; no temas nada, que
estás seguro.
32. Pon tu mano en el seno y saldrá del todo blanca, sin que eso sea una enferedad12, y
luego retírala hacia ti, vuelto ya de tu espanto. Serán los dos argumentos de parte de tu
Señor cerca de Faraón y de los grandes de su reino. Es un pueblo de perversos.
33. -Señor, respondió Moisés, he matado a uno de los suyos y temo que me condenen a
muerte.
34. Mi hermano Aarón tiene la elocución más fácil que yo; envíale conmigo para
apoyarme y confirmar mis palabras, pues temo que me traten de embustero.
35. Fortificaremos tu brazo por medio de tu hermano, le dijo Dios; os daremos un poder
tal, que los egípcios no podrán alcanzar jamás el poder de nuestros milagros. Vosotros y
los que os sigan seréis los más fuertes.
36. Cuando Moisés se presentó provisto de nuestros signos evidentes, exclamaron: Eso
no es más que magia recientemente inventada; nosotros no hemos oído hablar de eso a
nuestros padres los antiguos.
37. -Dios, mi Señor, les dijo Moisés, sabe mejor que nadie a quién ha dado la dirección y
quién de nosotros estará en posesión de la mansión eterna; pues no hace prosperar a los
malvados.
38. Dirigiéndose entonces Faraón a los grandes, les dijo: Que yo sepa, no tenéis más dios
que yo, y tú, Hamán, haz cocer ladrillos de tierra13 y constrúyeme un palacio, a fin de que
yo ascienda hacia el Dios de Moisés y me asegure por mí mismo de lo que es, porque yo
creo que él (Moisés) miente.
39. Ahora bien, Faraón y su ejército estaban llenos de orgullo en el país de Egipto, y lo
estaban sin razón; creían que no serían jamás llevados ante nosotros.
40. Pero nosotros le sorprendimos, así como a su ejército; los precipitamos a todos en el
mar. Considera, pues, cuál ha sido el fin de los perversos.
41. Hemos hecho de ellos imanes (jefes) que llaman y conducen al fuego. En el día de la
resurrección no hallarán socorro.
42. En este mundo, hemos unido la maldición a sus nombres, y serán deshonrados en el
día de la resurrección.
43. Dimos a Moisés el Libro (el Pentateuco) después de haber aniquilado las
generaciones anteriores; eran otros tantos ejemplos de advertencia para los hombres, eran
la dirección y la prueba de nuestra misericordia; tal vez los meditarán.
44. Tú no estabas, ¡oh Mahoma!, del lado occidental del monte Sinaí cuando nosotros
regulamos la misión de Moisés; tú no asistías como testigo.
45. Hemos hecho surgir muchas generaciones desde Moisés: su vida era de larga
duración; tú no has permanecido entre los madianitas para recitarles nuestras enseñanzas
(contar nuestros milagros); pero nosotros enviábamos allí apóstoles.
46. Tú no estabas en la falda del monte Sinaí cuando nosotros llamos allí a Moisés; es por
efecto de la misericordia de tu seeñor lo que tú predicas a un pueblo que no ha tenido
apóstol, antes de encargado de llamar a reflexionar.
47. A fin de que no digan, cuando la calamidad les alcance: Señor ¿por qué no nos has
enviado un apóstol? Habríamos seguido tus signos y habríamos creído.
48. Pero cuando se les ha aparecido la verdad proveniente de nosotros, dijeron: ¿Por qué
no se le ha dado lo que fue concedido a Moises ¡Eh! (Las imrédulos), ¿no han negado el
libro dado en otro tiempo a Moisés? ¿No dicen: El Corán y el Pentateuco no son dos
obras de magos que se ayudaban? No creemos ni en el uno ni en el otro.
49. Diles: Traedme, pues, cerca de Dios otro libro que sea mejor guía que éstos y lo
seguiré si sois verídicos.
50. Y, si no lo hacen, sabe que no siguen más que sus inclinaciones. Ahora bien, ¿hay
algún hombre más extraviado que el que sigue sus inclinaciones sin ninguna dirección
por parte de Dios? Y, en verdad, Dios no dirige a los malvados.
51. Les hemos hecho oír nuestras palabras a fin de que réflexionen.
52. Aquellos a quienes hemos dado las Escrituras antes de que ellos crean,
53. Cuando se les recitan, dicen: Creemos en este libro, porque es la verdad que viene de
nuestro Señor. Eramos musulmanes resignados a la voluntad de Dios antes de su venida.
54. Éstos recibirán una doble recompensa, porque sufren con paciencia, porque rechazan
el mal con el bien y hacen larguezas con los bienes que les hemos concedido.
55. Cuando oyen un discurso frívolo, se alejan para no escucharlo, y dicen a los que lo
pronuncian: A nosotros nuestras obras, a vosotros las vuestras. Que la paz sea con
vosotros; nosotros no buscamos a los insensatos.
56. No eres tú el que dirigirás a los que quieras, sino que es Dios el que dirige a los que le
place; él conoce mejor que nadie a los que siguen la buena senda.
57. Ellos (los naturales de la Meca) dicen: Si te seguimos, seremos expulsados del país.
¿No hemos establecido para ellos un recinto sagrado y seguro, donde los frutos de toda
clase, dados por nosotros para alimentarlos, afluyen de todas partes? Pero la mayor parte
de los hombres no saben nada.
58. ¿A cuántas ciudades hemos destruido cuyos habitantes vivían en la abundancia? Veis
sus habitaciones; no están ocupadas después de ellos más que en escaso número, y somos
nosotros los que hemos recogido la herencia.
59. Tu Señor no ha destruido jamás ciudades a las que no hubiese enviado antes un
apóstol encargado en la metrópoli de recordarle sus mandamientos. Nosotros sólo hemos
exterminado a las villas cuyos habítantes eran impíos.
60. Los bienes que os han sido otorgados no son más que un goce temporal de este
mundo y como su adorno; pero lo que Dios tiene reservado vale más y es más duradero.
¿No lo comprenderéis?
61. Aquel a quien hemos hecho brillantes promesas, ¿será igual que el hombre a quien
hemos hecho gozar de los bienes de este mundo y que en el día de la resurrección será
conducido con los demás ante Dios?
62. Ese día, Dios les gritará: ¿Dónde están, pues mis compañeros que vosotros
imaginabais existían conmigo?
63. Entonces aquellos sobre los cuales sea pronunciada la sentencia, dirán: Señor, hemos
extraviado a los hombres que aquí ves; los hemos extraviado como hemos estado en el
error nosotros mismos. No somos culpables respecto de ti. No es a nosotros a quien
adoraban, sino a sus propias pasiones.
64. Y se dirá a esos hombres Llamad a vuestros compañeros. Les llaman, peso éstos no
les responden; verán los supliçios que se les reserva; entonces querrían haber seguído el
camino recto.
65. En este día, Dios les gritará y les dirá: ¿Qué habéis respondido a nuestros enviados?
66. Sus recuerdos serán confusos ese día; ni siquiera podrán preguntarlo los unos a los
otros.
67. Pero el que se haya convertido, el que haya creído y obrado el bien, tal vez ése será
del número de los bienaventurados.
68. Tu Sefior crea lo que le place y obra libremente; peso ellos (los falsos dioses) no
tienen voluntad. ¡Por su gloria! Esta demasiado por encima de los seres que se le asocian.
69. Vuestro Señor conoce lo que vuestros corazones ocultan y lo que exponen a la luz del
día.
70. Es el Dios único, no hay más Dios que él; a él pertenece la gloria en este mundo y en
el otro, a él el poder supremo; a él es a quien volveréis.
71. Diles: ¿Qué os parece? Si Dios quisiese extender sobre vosotros la noche eterna,
hacerla durar hasta el día dé la resurrección, ¿qué otro dios más que él os daría la luz?
¿No lo entendéis?
72. Diles, además: ¿Qué os parece? Si Dios quisiese extender sobre vosotros el día
eterno, hacerlo durar hasta el día de la resurrección, ¿qué otro dios más que él os
conduciría la noche para vuestro reposo? ¿No lo veis?
73. Pero Dios, por efecto de su misericordia, os ha dado la noche y el día, ora para
descansar, ora para pedir a su bondad riquezas para el trabajo, y esto para qué seáis
agradecidos.
74. Algún día les gritará: ¿Dónde están mis compañeros, los que vosotros imaginabais
que eran dioses conmigo?
75. Haremos venir un testigo de cada nación y diremos: Trued vuestras pruebas. Y ellos
sabrán que la verdad no está más que con Dios; los dioses que habían inventado
desaparecerán.
76. Karun era del pueblo de Moisés;14 pero obraba inicuamente respecto de sus
semejantes. Le habíamos dado tantos tesoros que sus llaves apenas habrían podido ser
llevadas por una tropa de horabres robustos. Sus conciudadanos le decían: No te
glorifiques de tus tesoros, pues Dios no ama a los vanidosos.
77. Procura conquistar con los bienes que Dios te ha dado la mansión del otro mundo; no
olvides tu cuota en este mundo y sé benévolo para con los demás como lo ha sido Dios
contigo; guárdate de cometer excesos en la tierra, pues Dios no ama a los que cometen
excesos.
78. -Lo que yo tengo, lo he obtenido mediante la ciencia que yo solo poseo15. -¿No sabía
que Dios había destruido ya antes de él a tantas generaciones de hombres más temibles
por su fuerza y más considerables por su número?.16
79. Karun avanzaba hacia el pueblo con pompa. Los que no ambicionaban más que los
bienes de este mundo decían: ¡Ojalá tuviésemos riquezas como Karun! Él tiene una
fortuna inmensa.
80. Pero los que habían recibido la ciencia les decían: ¡Desgraciados! La recompensa de
Dios es preferible para el que cree y obra el bien; pero los que sufran con paciencia la
obtendrán solos.
81. Ordenamos que la tierra tlo tragase, a él y a su palacio. La multitud de sus criados no
ha podido socorrerlo contra Dios, y será privado de todo socorro.
82. Los que la víspera deseaban estar en su lugar, decían al día siguiente: Dios derrama a
manos llenas sus tesoros sobre quien quiere o los distribuye en cierta medida. Sin el favor
de Dios, habríamos sido tragados por la tierra.
83. Esta morada de la vida futura la daremos a los que no procuran elevarse por encima
de los demás ni hacer daño. El desenlace feliz está reservado a los hombres piadosos.
84. Todo el que haya hecho una buena acción sacará de ella provecho; pero el que haya
hecho daño... los que hacen daño serán retribuidos según sus obras.
85. El que te ha dado el Corán te trasladará a tu antigua mansión.17 Di: Dios sabe mejor
que nadie quién es el que sigue la dirección y el que está en el extravío.
86. Tú no esperabas que te fuese dado el Libro. Te ha sido dado por efecto de la
misericordia divina. No prestes apoyo a los infieles.
87. Que no te aparten jamás de los signos de Dios, una vez que han sido revelados. Invita
a los hombres al culto de Dios y no seas del número de los idólatras.
88. No invoques más dioses que Dios: no hay más dioses que él; todo perecerá, excepto
la faz de Dios. Le pertenece el poder supremo; a él volveréis todos.
SURA XXIX
LA ARAÑA 1
Dado en la Meca. - 69 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. ELIF. LAM. MIM.2. ¿Se figuran los hombres que les dejarán tranquilos con tal que
digan: Creemos, y que no se les pondrá a prueba?
2. Hemos puesto a prueba a los que les han precedido, y en verdad, Dios conoce
perfectamente a los que dicen la verdad y a los que mienten.
3. ¿Creen los que cometen iniquidades que nos ganarán en rapidez y que escaparán al
castigo? ¡Cuán mal juzgan!
4. El término fijado vendrá para los que esperan comparecer algún día ante Dios. Él lo
sabe y lo oye todo.
5. Todo el que hace esfuerzos, los hace por su propio bien, pues Dios puede pasar sin
todo lo de este mundo.
6. Borraremos los pecados de los que hayan creído y practicado las buenas obras, y los
retribuiremos según sus más hermosas acciones.
7. Hemos recomendado al hombre que observe buena conducta respecto de su padre y de
su madre. Si te invitan a asociarme esos seres de quienes nada sabes,3 no les obedezcas.
Todos volveréis ante mí, y entonces yo os recitaré lo que habéis hecho.
8. Colocaremos entre el número de los justos a los que haya creído y obrado el bien.
9. Hay hombres que dicen: Creemos; y cuando tienen sufrimientos por la causa de Dios,
ponen la persecución de los hombre al nivel del castigo de Dios. Su Dios deja sentir su
apoyo, dicen: Estábamos con vosotros; pero Dios conoce mejor que nadie lo que
encierran los corazones de los hombres.
10. Dios conoce a los creyentes; conoce también a los hipócritas.
11. Los incrédulos dicen a los creyentes: Seguid nuestro camino y llevaremos vuestros
pecados. No podrán soportar nada de su pecados, pero mienten.
12. Llevarán sus propios fardos y otros además de los suyos. a el día de la resurrección se
les pedirá cuenta de sus invenciones engañosas.
13. Enviamos a Noé hacia su pueblo y vivió en medio de ello mil años menos cincuenta.
El dilubio los sorprendió sumidos en sus iniquidades.
14. Le salvamos, y a los que estaban con él, en el buque; hemos hecho de él un signo para
los hombres.
15. Enviamos luego a Abrahán. Dijo a su pueblo: Adorad a Dios y temedle. Esto os será
más ventajoso, si tenéis alguna inteligencia.
16. Adoráis ídolos al lado de Dios y cometéis una mentira; pues los dioses que adoráis al
lado del Dios único no podrían procuraros vuestro alimento cotidiano. Pedidlo más bien a
Dios, adoradle y dadle acciones de gracias; volveréis a él.
17. Si se tratan de embustero, los pueblos que han vivido antes que vosotros han obrado
del mismo modo. El apóstol sólo está obligado a la predicación franca.
18. ¿No han considerado cómo produce Dios la creación y cómo la hará luego volver a sí
mismo? Esto le es fácil a Dios.
19. Di: Recorred la tierra y considerad cómo Dios ha producido los seres creados. Los
hará renacer mediante urea segunda creación, pues es omnipotente.
20. Castiga al que quiere y ejerce su misericordia respecto del que quiere. Volveréis a él.
21. No podréis debilitar su poder ni en el cielo ni en la tierra No tenéis patrón ni protector
fuera de Dios.
22. Los que no creen en los signos de Dios y en la comparecencia ante él, desesperan de
su misericordia. Un suplicio doloroso les está reservado.
23. ¿Y cuál ha sido la respuesta del pueblo de Abrahán? Unos decían a los otros: Matadle
o quemadle vivo. Dios le ha salvado del fuego. En verdad, hay en esto signos para los que
creen.
24. Habéis tomado al lado de Dios ídolos por objeto de vuestro culto, por el amor de este
mundo, que existe en vosotros; pero en el día de la resurrección, una parte de vosotros
renegará de la otra, los unos maldecirán a los otros; el fuego será vuestra morada y no
tendréis ningún protector.
25. Loth creyó en Abrahán y dijo: Dejo a los míos y me refugio cerca del Señor; es
poderoso y prudente.
26. Dimos a Abrahán, Isaac y Jacob; establecimos en su posteridad la profecía y el Libro;
le concedimos una recompensa en este mundo, y él es del número de los justos en el otro.
27. Enviamos también a Loth. Éste dijo a su pueblo: Cometéis una acción fea que ningún
pueblo cometió antes de vosotros.
28. ¿Tendréis comercio con los hombres? ¿Les atacaréis en las carreteras? ¿Cometeréis
iniquidades en vuestras asambleas? ¿Y cuál ha sido la recompensa de este pueblo?
Decían: Si eres verídico, atrae sobre nosotros el castigo de Dios.
29. -Señor; exclamó Loth, ven en mi auxilio contra el pueblo malvado.
30. Cuando nuestros enviados, portadores de una nueva feliz, fueron a buscar a Abrahán,
dijeron: Vamos a aniquilar a los habitantes de esta villa, pues los habitantes de esta villa
son impíos.
31. -Loth está entre ellos, dijo Abrahán. -Nosotros sabemos, respondieron, quién está
entre ellos. Le salvaremos, así como a su familia, a excepción, sin embargo, de su mujer,
que se quedará atrás.
32. Cuando nuestros enviados fueron a casa de Loth, éste se sintió afligido a causa de
ellos, y su brazo fue impotente para protegerlos. Le dijeron: No temas nada y no te
aflijas. Te salvaremos, así como a tu familia, a excepción de tu mujer, que se quedará
atrás.
33. Haremos descender del cielo un castigo terrible sobre los habitantes de esta villa,
como premio de sus crímenes.
34. Sólo hemos dejado de esto lo que servirá de signo evidente (de ejemplo sorprendente)
para los hombres dotados de inteligencia.
35. Enviamos hacia los madianitas a su hermano Choaib, que les dijo: ¡Oh pueblo mío!
Adorad a Dios y esperad la llegada del día final y no caminéis por la tierra para cometer
excesos.
36. Pero le trataron de impostor; una conmoción violenta les sorprendió; al día siguiente
se les halló yaciendo muertos en sus casas.
37. Aniquilamos a Ad y a Temud. Claramente lo veis en los despojos de sus moradas.
Satanás había embellecido sus acciones a
sus ojos y les habla alejado de la senda recta. Sin embargo, estaban dotados de
penetración.
38. Y nosotros hicimos perecer a Karun 4 y a Faraón y a Hamán,5 y, sin embargo, Moisés
había comparecido en medio de ellos con pruebas evidentes de su misión. Se creían
poderosos en la tierra; pero no han podido ganarnos en rapidez y escapar al castigo.
39. Todos fueron castigados por sus pecados: contra alguno de ellos enviamos un viento
que lanzaba piedras; algún otro fue sorprendido de repente por un grito terrible del ángel
Gabriel; ordenamos a la tierra que tragase a los unos y ahogamos a los otros. No es Dios
el que ha querido tratarlos con iniquidad; ellos mismos son inicuos consigo mismos.
40. Los que buscan protectores fuera de Dios se parecen a la ARAÑA que se construye
una morada; ¿hay una morada más frágil que la morada de la araña? ¡Si ellos lo supiesen!
41. Dios conoce todo lo que invocan en sus plegarias, fuera de él. Es el Poderoso, el
Prudente.
42. He aquí las parábolas que proponemos a los hombres; pero los hombres sensatos son
los únicos que las entienden.
43. Dios ha creado los cielos y la tierra en toda verdad. Hay esto un signo de instruccón
para los que creen.
44. Recita, pues, las porciones del libro que han sido reveladas; cumple haciendo la
oración, pues la oración preserva de las acciones feas, de las acciones vituperables.
Acordarse de Dios es un deber grave.6 Dios conoce vuestras acciones.
45. No entabléis controversias con los hombres de las Escrituras, a no ser de la manera
miás honesta, a menos que se trata de hombres malvados. Decid: Creemos en los libros
que os han sido enviados, así como en aquellos que os han sido enviados. Nuestro Dios y
el vuestro es el mismo,7 y nos resignamos por completo a su voluntad.
46. Así es como te hemos enviado el Libro. Aquellos a quienes hemos dado las Escrituras
creen en él, muchos árabes creen en él, y únicamente los infieles niegan nuestros signos.
47. Hubo un tiempo en que no tenías ningún libro divino que recitar y en que no habrías
sabido trazar ni una sola línea con tu mano diestra. ¡Oh, entonces los que niegan la
verdad podían duda!
48. Sí, el Corán es una colección de signos evidentes en los corazones de los que han
recibido la ciencia; únicamente los malvados niegan nuestros signos.
49. Dicen: Si al menos unos milagros le fuesen concedidos de parte de su Señor,
creeríamos. Respóndeles: Los milagros están en poder de Dios, y yo no soy más que un
enviado encargado de advertir francamente.
50. ¿No les basta que te hayamos enviado el libro cuyos versículos recitas? En verdad,
hay en esto una prueba de la misericordia de Dios y una advertencia para todos los
hombres que creen.
51. Diles: Basta que Dios sea testigo entre mí y vosotros.
52. Conoce todo lo que hay en los cielos y en la tierra. Los que creen en lo que es falso8 y
no creen en Dios, esos son los desgraciados.
53. Te pedirán que apresures el suplicio. Si su término inmutable no hubiese sido fijado
anteriormente, este suplicio les habría alcanzado ya de repente, cuando menos lo
esperaban.
54. Te pedirán que apresures el suplicio. Ya la gehena envuelve a los infieles.
55. Un día el suplicio les envolverá por encima de sus cabezas y por debajo de sus pies.
Entonces Dios les gritará: Probad el fruto de vuestras obras.
56. ¡Oh servidores míos! La tierra es vasta9 y a mi es a quien debéis adorar.
57. Toda alma probará la muerte y en seguida volveréis todos a mí.
58. Daremos a los que hayan creído y practicado las buenas obras, palacios, jardines
regados por corrientes de agua. Permanecerán allí eternamente. ¡Qué hermosa es la
recompensa de los que obran el bien! 10.
59. De los que soportan las penas con paciencia y ponen su confianza en Dios.
60. ¡Cuántas criaturas en el mundo que no toman ningún cuidado de su alimento! Es Dios
el que los alimenta como os alimenta, el que lo oye y lo ve todo.
61. Si tú les preguntas quién es el que ha creado los cielos y la tierra, te responderán: Es
Dios. ¿Por qué, pues, mienten, adorando a otras divinidades?
62. Dios difunde a manos llenas los dones sobre aquel de sus servidores que le place, o
ben los reparte en cierta medida. Dios conoce todas las cosas.
63. Si tú les preguntas: ¿Quién es el que hace descender el agua del cielo y el que
reanima la tierra muerta poco antes? Te responderán: Es Dios. Di: ¡Alabanzas sean
tributadas, pues, a Dios! Pero la mayor parte de ellos no oyen nada.
64. La vida de este mundo no es más que un pasatiempo y juego; pero la morada del otro
mundo es la verdadera vida. ¡Ah! ¡Si ellos lo supiesen!
65. Montados en un buque, invocan el nombre de Dios, consagrándole un culto puro y
sincero; pero cuando les ha llevado sanos y salvos a tierra firme, entonces le asocian otros
dioses.
66. Que no crean en los libros revelados y gocen de los biene» de este mundo, que algún
día sabrán la verdad.
67. ¿No ven cómo hemos establecido la seguridad en el recinto sagrado (de la Meca),
mientras que en torno de él todo se ataca y se despoja? ¿Creerán en las mentiras y
desconocerán los beneficios de Dios?
68. ¡Eh! ¿Quién es peor que el que inventa dichos por cuenta de Dios o trata la verdad de
impostura? ¿No será la gehena la mansión de los infieles?
69. Dirigiremos por nuestros senderos a todos los que hagan esfuerzos por nuestra causa,
y en verdad, Dios está con los que obran el bien.
SURA XXX
LOS GRIEGOS
Dado en la Meca. - 60 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. ELIF LAM. MIM1 . Los griegos han sido vencidos.2
2. En un país muy cercano al nuestro;3 pero después de esta victoria, vencerán a su vez.
3. En el espacio de algunos años.4 Lo mismo antes que despué las cosas dependen de
Dios. Ese día los creyentes se regocijarán.
4. De la victoria obtenida mediante la asistencia de Dios; él asiste al que quiere; es el
Poderoso, el Misericordioso,
5. Es la promesa de Dios. Él no es infiel a sus promesas; pero la mayor parte de los
hombres no lo saben.
6. Conocen de la vida de este mundo lo que hiere los sentidos, y no sospechan la
existencia de la vida futura.
7. ¿No han reflexionado para sí mismos que Dios ha creado los cielos y la tierra y todo lo
que hay entre ellos, por la verdad; que ha fijado su duración hasta el término designado
de antemano? Pero la mayor parte de los hombres no creen que han de comparecer algún
día ante su Señor.
8. ¿No han viajado por los países? ¿No han visto cuál ha sido el fin de sus antecesores
más robustos que ellos? Han surcado el país de caminos y diques habitaban una parte más
considerable que éstos. Unos apóstoles se presentaron ante ellos, acompañados de
pruebas evidentes. No es Dios el que les ha tratado duramente; han sido inicuos consigo
mismos.
9. Malo ha sido el fin de los que cometían malas acciones. Han tratado de mentiras
nuestros signos y los tomaban por objeto de sus burlas.
10. Dios produce la creación y la hace volver a su seno. Volveréis a él.
11. El día en que haya llegado la hora,5 los criminales se tornarán mudos.
12. No hallarán intercesores entre sus compañeros; renegarán de sus compañeros (las
divinidades).
13. El día en que comience la hora, los hombres serán separados unos de otros.
14. Los que hayan creído y obrado el bien se divertirán en un parque de flores.
15. Los que no crean y traten de mentiras nuestros signos y comparecencia en el otro
mundo, serán entregados al suplicio. .
16. Celebrad, pues, a Dios mañana y tarde.
17. Pues la gloria le pertenece en los cielos y en la tierra; celebradle a la entrada de la
noche, y cuando descanséis al mediodía.
18. Hace salir al vivo de lo que está muerto y a lo que está muerto del vivo; vivifica la
tierra muerta poco antes; así es como vosotros seréis también resucitados.
19. Es uno de los signos de su poder el haberos creado de polvo. Luego os convertisteis
en hombres diseminados por todas partes.
20. Lo es también el haberos dado esposas creadas de vosotros mismos, para que
habitaseis con ellas. Ha establecido entre vosotros el amor y la ternura. Hay en esto
signos para los que reflexionan.
21. La creación de los cielos y de la tierra, la diversidad de vuestras lenguas y de vuestros
colores, son también un signo; en verdad, hay en esto signos para el universo.
22. Del número de sus signos es vuestro sueño en la noche y en el día y vuestro deseo de
obtener riquezas de la generosidad de Dios. Hay en esto signos para los que entienden.
23. También es uno de sus signos el hacer brillar a vuestros ojos el rayo para inspiraros el
temor y la esperanza; el hacer descender del cielo el agua con la cual devuelve la vida a la
tierra muerta poco antes. Hay en esto signos para los hombres inteligentes.
24. También es uno el que por su orden se mantengan de pie el cielo y la tierra. Luego,
cuando os llame de las entrañas de la tierra, saldréis de repente.
25. A él pertenece todo lo que hay en los cielos y en la tierra: todo le está sometido.
26. Él es el que produce la creación y el que la hará volver a su seno; esto le es fácil. Él
sólo tiene derecho a ser comparado con cuanto hay de más elevado en los cielos y en la
tierra.
27. Os propone ejemplos sacados de vosotros mismos. ¿Tomáis a vuestros esclavos,
adquiridos por vuestras manos, por vuestros asociados en los goces de los bienes que os
hemos dado, hasta el punto que vuestras porciones sean iguales? ¿Tenéis respecto de
ellos ese temor (reserva) que tenéis en vuestras relaciones entre vosotros? (Así es como
exponemos nuestras enseñanzas a los hombres dotados de inteligencia.)
28. No, eso no es; únicamente los malvados siguen sus pasiones sin discernimiento. ¿Y
quién dirigirá a aquel a quien Dios ha extraviado? ¿Quién puede servirle de protector?
29. Levanta, pues, piadoso y devoto, tu frente para esta religión, obra de Dios, obra por la
cual ha creado a los hombres. La creación de Dios no podría ser cambiada. Esta religión
es inmutable; pero la mayor parte de los hombres no la entienden.
30. Volveos hacia Dios y temedle; observad la plegaria y no seáis del número de los
idólatras.
31. Del número de los que han dividido su religión y se han formado en sectas en las que
cada partido está satisfecho de su porción.
32. Cuando les alcanza una desgracia, vueltos hacia su Señor, gritan hacia él; luego,
cuando les hace probar su misericordia, una gran parte de ellos le atribuyen asociados.
33. Es para testimoniar su ingratitud por los beneficios con que les hemos colmado.
Gozad. Pronto aprenderéis...
34. ¿Les hemos enviado alguna autoridad que les habla de las divinidades que asocian a
Dios?
35. Cuando hacemos probar a los hombres los beneficios de nuestra gracia, se entregan a
la alegría; pero si les sorprende una desgracia como castigo de sus pecados, entonces se
desesperan.
36. ¿No han considerado que Dios tan pronto distribuye a manos llenas el alimento a
quien quiere, como lo mide?
37. Da a cada cual lo que le corresponde: a tu prójimo, al pobre, al viajero. Esto será más
ventajoso a los que quieran obtener la mirada benévola de su Señor. Serán felices.
38. El dinero que dais con usura para aumentarlo con el bien de los demás no medrará
cerca de Dios; pero toda limosna que hagáis para obtener las miradas benévolas de Dios6
os será duplicada.
39. Dios os ha creado y os alimenta; os hará morir y luego os hará revivir. ¿Hay uno solo
de vuestros compañeros 7 que pueda hacer nada? ¡Por su gloria! Está muy por encima de
lo que se le asocia.
40. La destrucción apareció en la tierra y en el mar, a causa de las obras de las manos de
los hombres; ella les hará probar los frutos de una parte de sus crimenes.
41. Diles: Recorred el país y ved cuál ha sido el fin de esos pueblos de otro tiempo que
eran en su mayor parte incrédulos.
42. Levanta tu frente hacia la religión inmutable antes de que llegue ese día que nadie
sabrá alejar de Dios.8 Entonces serán separados en dos partidos.
43. Los incrédulos que llevan el peso de su incredulidad, y los que han obrado el bien y
preparado su lugar de reposo.
44. Al fin de que Dios recompense con su generosidad a los que han creído y obrado el
bien. No ama a los infieles.
45. Es uno de los signos de su poder el enviar los vientos portadores de felices nuevas 9
para hacer probar a los hombres los dones de su misericordia; que por orden suya los
buques hienden las olas; que los hombres piden riquezas a su generosidad. 10 Tal vez
estaréis agradecidos hacia él.
46. Antes de ti hemos enviado apóstoles hacia cada uno de estos pueblos; se presentaron
provistos de pruebas evidentes. Hemos tomado venganza de los culpables. Era nuestro
deber socorrer a los creyentes.
47. Dios envía los vientos, y los vientos surcan la nube. Dios la extiende en el cielo como
quiere; la divide en fragmentos y tú ves salir la lluvia de su seno, y cuando la ha hecho
caer sobre aquellos de sus servidores que quiere, ellos muestran alegría.
48. Ellos que antes de que cayese estaban desesperados.
49. Vuelve tus miradas hacia las huellas de la misericordia de Dios; mira cómo da la vida
da la tierra muerta. Ese mismo Dios resucitará los muertos; es omnipotente.
50. Pero, si enviamos un viento ardiente y ellos ven sus cosechas amarillear,11 ved
entonces cómo se mostrarán ingratos.
51. ¡Oh Mahoma! Tú no podrías hacer que te oyesen los muertos; tú no podrías hacer oír
un grito a los sordos cuando, al volver la espalda, se van.
52. Tú no eres el guía de los ciegos para impedirles extraviarse. Tu no podrías hacerte
escuchar más que por los que creen en nuestros signos y se resignan a nuestra voluntad.
53. Dios es el que os ha creado de debilidad;12 después de la debilidad, os concede la
fuerza, y después de la fuerza, vuelve a traer la debilidad y las canas. Crea lo que quiere;
es el Sabio, el Poderoso.
54. El día en que se levante la hora, los culpables jurarán
55. Que no han permanecido más que una hora en las tumbas. Así es como mentían en la
tierra.
56. Pero aquellos a quienes fueron dada la ciencia y la fe, les dirán; Según la sentencia
del libro de Dios, habéis permanecido allí hasta el día de la resurrección. He aquí este día,
pero vosotros no lo sabíais.
57. Ese día las excusas de los malvados no les servirán de nada; no serán ya invitados a
hacerse gratos a Dios.
58. Hemos propuesto a los hombres en este Corán toda suerte de parábolas. Si les haces
ver un milagro, los incrédulos dirán: No sois más que unos impostores.
59. Así es cómo imprime Dios el sello en los corazones de los qu no saben nada.
60. Y tú, ¡oh Mahoma!, ten paciencia, pues las promesas de Dios son verdaderas; que no
te turben los que no creen con certeza.
SURA XXXI
LOKMAN 1
Dodo en la Meca. - 34 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. ELIR LAM. MIM.2. He aquí los versículos del Libro prudente.
2. Sirve de dirección y es una gracia concedida por Dios a los que obran el bien,
3. A los que cumplen la oración, hacen limosna y creen firmemente en la vida futura.
4. Son dirigidos por su Señor y son los bienhechores.
5. No faltarán hombres de este país que compren cuentos fútiles para desviar a los
hombres del sendero de Dios; no tiene ciencia y busca en esos cuentos con qué alegrarse.
A semejantes hombres les está preparada la pena ignominiosa.3
6. Si se les recitan nuestras enseñanzas (los versículos del Corán) se aparta con desdén,
como si no los oyese, como si fuese sordo.4 Pues bien, a éste anúnciale el castigo
doloroso.
7. Los que hayan creído y practicado las buenas obras habitarán los jardines de delicias.
8. Permanecerán allí eternamente en virtud de la promesa de Dios, de la promesa
verdadera; él es el Poderoso, el Prudente.
9. Ha creado los cielos y la tierra sin columnas visibles; ha echado en la tierra montañas
como columnas para que no se conmoviese cuando estabais allí; ha desparramado
animales de todas clases Hacemos descender del cielo el agua y con ella producimos cada
pareja preciosa.5
10. Ésta es la creación de Dios; ahora presentadme lo que han hecho otros que no fuesen
Dios. Sí, los malvados están en un extravío evidente.
11. Dimos a LOKMAN 6 la sabiduría y le dijimos: Sé agradecido para con Dios, pues el
que es agradecido lo será en su propia ventaja. Dios puede prescindir del que es ingrato.
Dios es rico y está lleno de gloria.
12. Lokman le dijo cierto día a su hijo 7 por vía de amonestación: ¡Oh hijo mío! No
asocies a Dios otras divinidades, pues la idolatría es una gran iniquidad.
13. Nosotros 8 hemos recomendado al hombre su padre y su madre (su madre le lleva en
su seno y soporta pena sobre pena sin destetar al niño hasta los dos años). Sé agradecido
para conmigo y para con tus padres. Todo viene a dar a mí.
14. Si te importunan para que tú me asocies lo que tú no sabes,9 no les obedezcas, pórtate
con ellos honradamente en este mundo y sigue el sendero del que vuelve a mí.
10Volveréis todos a mí y yo os recordaré lo que habéis hecho.
15. ¡Oh hijo mío! Lo que no tuviese más que el peso de un grano de mostaza, aunque
estuviese oculto en una roca, en el cielo o en la tierra, Dios lo presentará a la luz del día,
pues es penetrante y está instruido de todo.
16. ¡Oh hijo mío! Observa la oración, ordena el bien y prohíbe el mal, y soporta con
paciencia los males que pueden alcanzarte. Ésta es la resolución indispensable en todas
las cosas.
17. No hagas contorsiones con la boca por desdén hacia los hombres; que tu paso no sea
orgulloso, pues Dios no gusta del hombre presuntuoso, vanidoso.
18. Procura moderar tu paso11 y bajar la voz, pues la más desagradable de las voces es la
voz del asno.
19. ¿No veis que Dios os ha sometido todo lo que hay en los cielos y en la tierra? Ha
derramado sobre vosotros sus beneficios visibles y ocultos. Hay hombres que disputan
sobre Dios, sin ciencia, sin guía sin libro que ilumine.
20. Cuando se les dice: Seguid lo que Dios os ha enviado de lo alto, dicen: Seguiremos
más bien lo que hemos hallado entre nuestros padres. ¿Y si Satanás les invita al suplicio
del brasero ardiente?
21. El que se abandona enteramente a Dios es justo y ha asido una asa sólida.12 El
término de todas las cosas está en Dios.
22. Que la incredulidad del incrédulo no te aflija; volverán todos a nosotros y nosotros les
volveremos a decir cuáles fueron sus obras. Dios conoce lo que los corazones ocultan.
23. Les haremos gozar durante algún tiempo y luego les obligaremos a sufrir un rudo
suplicio.
24. Si les preguntas quién ha creado los cielos, responden: Dios. Diles: ¡Gloria a Dios!
Pero la mayor parte de ellos no lo saben.
25. A él pertenece todo lo que hay en los cielos y en la tierra. Es rico y está lleno de
gloria.
26. Aunque todos los árboles que hay en la tierra se convirtiesen en otras tantas plumas,
aunque Dios convirtiese el mar en siete mares de tinta, las palabras de Dios no serían
agotadas; es poderoso y prudente.
27. Crearos a todos y resucitaros un día a todos es para él como crear y resucitar a una
sola persona, pues Dios lo oye y ve todo.
28. ¿No ves que Dios hace entrar el día en la noche y la noche en el día? Os ha sujetado
el sol y la luna; uno y otro prosiguen su curso hasta el término marcado. Dios es sabedor
de todo lo que hacéis.
29. Porque Dios es la verdad misma y porque las divinidades que invocáis al lado de él
no son más que vanidad. En verdad, Dios es el Sublime, el Grande.
30. ¿No ves al buque bogar por el mar cargado con los dones de Dios para mostraros sus
enseñanzas? Hay en esto signos para todo hombre paciente, agradecido.
31. Cuando las olas envuelven al buque como tinieblas, invocan a Dios con una fe
sincera; pero tan pronto como los ha salvado y vuelto a tierra firme, algunos de ellos
flotan en la duda. Pero ¿quién negará nuestros milagros, a no ser el pérfido, el ingrato?
32. ¡Oh hombres! Temed a vuestro Señor, y temed el día en que, por poco que sea, el
padre no satisfará por su propio hijo, ni el hijo por su padre.
33. Las promesas de Dios son verdaderas. Que la vida de este mundo no os deslumbre;
que la ilusión no os ciegue sobre Dios.
34. El conocimiento de la hora está cerca de Dios. Él hace descender del cielo la lluvia
torrencial. Él sabe lo que llevan las entrañas de las madres. Ningún alma sabe lo que
ganará mañana,13 ningún alma sabe en qué comarca morirá. Dios es sabio a instruido.
SURA XXXII
LA ADORACIÓN 1
Dado en la Meca. - 30 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. ELIF LAM MIM.2. La revelación de este Libro es indudable, proviene del Señor del
universo.
2. Dirán: ¿Es él (Mahoma) quien lo ha inventado? -No. ¡Oh Mahoma! es más bien la
verdad venida de tu Señor para que tú adviertas a un pueblo que no ha tenido profeta
antes de ti, y a fin de que todos sean dirigidos por el camino recto.
3. Dios es el que creó los cielos y la tierra y todo lo que hay entre ellos, en el espacio de
seis días; luego fue a sentarse en el trono. No tenéis más patrón que él. ¿No
reflexionaréis?
4. Él conduce los negocios del mundo del cielo a la tierra; luego todo remonta a él en un
día cuya duración es de mil años de vuestro cómputo.3
5. Él es el que conoce las cosas visibles a invisibles, el Poderoso, el Compasivo.
6. Ha dado la perfección a todo lo que ha creado y ha formado primero al hombre de
arcilla.
7. Luego ha establecido su descendencia derivada de una gota, de una vil gota de agua.
8. Luego le ha formado según ciertas proporciones y echó en él una parte de su espíritu.
Os ha dado el oído y la vista, el corazón. ¡Cuán poco agradecidos sois!
9. Dicen: Cuando desaparezcamos de alguna parte bajo la tierra, volveremos a ser una
nueva creación.4
10. No creen que comparecerán ante su Señor.
11. Diles: El ángel de la muerte, que está encargado de vosotros, os recogerá, y luego
volveréis a Dios.
12. ¡Si tú pudieses ver cómo humillarán los culpables sus cabezas ante su Señor!
Exclamarán: Señor, hemos visto y hemos oído. Déjanos volver a la tierra y haremos el
bien; ahora, creemos firmemente.
13. Si hubiésemos querido, habríamos dado a toda alma la dirección de su camino; pero
mi palabra inmutable ha diso ésta: Llénase la gehena de hombres y de genios.
14. Probad la recompensa de vuestro olvido de la comparecencia de este día. También
nosotros hemos olvidado. Probad el suplicio eterno como premio de vuestras acciones.
15. Creen en nuestros milagros aquellos que, cuando se hace mención de ellos, se
prosteman en señal de ADORACIÓN y cantan las alabanzas de su Señor, exentos de todo
orgullo;
16. Cuyos flancos se yerguen en sus camas para invocar a su Señor por temor y por
deseo; 5 que distribuyen en limosnas los dones que les hemos concedido.
17. Ninguna alma sabe (podría decir) cuántos goces 6 les (a los hombres virtuosos) están
reservados como premio de sus acciones.
18. ¿Será igual el que ha creído al que se ha entregado al pecado? ¿Serán iguales uno y
otro?
19. Los que han creído y practican las buenas obras tendrán los jardines de la mansión
eterna como recompensa de sus obras.
20. En cuanto a los criminales, el fuego será su mansión. Cada vez que deseen salir de
ella, serán vueltos a ella. Se les dirá: Probad el suplicio del fuego que antes tratabais de
mentira.
21. Les haremos sufrir una pena ligera en este mundo, antes de hacerles sufrir el gran
suplicio; tal vez volverán a nosotros.
22. ¿Quién es más culpable que el que habiendo sido advertido por signos de Dios se
aparta de ellos? Nos vengaremos de los culpable,
23. Hemos dado el Libro a Moisés. No estés en la duda sobre si entrevista con el Sefior.7
Hemos hecho de este libro la dirección de los hijos de Israel.
24.Hemos establecido entre ellos imanes (pontífices) para conducirlos según nuestras
órdenes, después que se hayan mostrado perseverantes y que crean firmemente en
nuestros signos.
25. En verdad, Dios pronunciará entre vosotros en el día de resurrección respecto de
vuestras disputas.
26. ¿Ignoran cuántas generaciones hemos aniquilado antes de ellos? Sin embargo, hollan
las antiguas moradas de estos pueblos. Hay signos en esto. ¿No lo entienden? ,
27. ¿No ven cómo empujamos delante de nosotros el agua contenida en las nubes hacia
un país árido y cómo hacemos germinar los trigos con que se alimentan ellos y sus
rebaños? ¿No lo ven?
28. Preguntarán: ¿Cuándo vendrá, pues, ese desenlace? Decidlo si sois sinceros.
29. Diles: En el día del desenlace, la fe de los infieles no servirá de nada.8 No se les
concederá ya dilación.
30. Aléjate de ellos y espera. Ellos también esperan.
SURA XXXIII
LOS CONFEDERADOS 1
Dado en Medina. - 73 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. ¡Oh profeta! Teme Dios y no obedezcas a los hipócritas ni a los infieles. Dios es sabio
y prudente.
2. Seguid más bien lo que ha sido revelado por Dios. Él conoce vuestras acciones.
3. Pon tu confianza en Dios; te basta tener a Dios por patrono.
4. Dios no ha dado dos corazones al hombre;2 no ha hecho que vuestras esposas, a
quienes podéis repudiar, sean para vosotros como vuestras madres, ni que vuestros hijos
adoptivos sean como vuestros propios hijos. Estas palabras no están más que en vuestra
boca.3 Dios sólo dice la verdad y dirige por el camino recto.
5. Llamad a vuestros hijos adoptivos por el nombre de sus padres, que esto será más
equitativo ante Dios. Si no conocéis a sus padres, que sean vuestros hermanos en religión
y vuestros dientes; no habrá pecado si os engañáis en esto; pero será un pecado si lo
hacéis deliberadamente. Dios está lleno de bondad y de misericordia.
6. El profeta está más cercano de los creyentes que lo están ellos mismos;4 sus mujeres
son sus madres. Según el libro de Dios, los hombres unidos entre sí por los lazos de la
sangre están más próximos los unos de los otros que los otros creyentes y los mohadjers;5
pero el poco bien que hagáis a vuestros amigos será inscrito en el Libro.
7. Acuérdate de que hemos contraído un pacto con los profetas y contigo, con Noé, y
Abrahán, y Moisés, y Jesús, hijo de María; hemos formado una sólida alianza,
8. A fin de que Dios pueda interrogar a los hombres verídicos sobre su veracidad,6 pues
ha preparado un castigo terrible para los infieles.
9. ¡Oh creyentes! Acordaos de los beneficios de Dios para con vosotros, cuando ejércitos
caían sobre vosotros y cuando enviamos un viento y ejércitos invisibles, pues Dios ve lo
que vosotros hacéis.
10. Entonces los enemigos os asaltaban por arriba y por abajo;7 entonces vuestros ojos se
extraviaban y los corazones se os subían ya a la garganta;8 entonces teníais sobre Dios
toda clase de pensamientos;9
11. Entonces sufrían los fieles una ruda prueba; temblaban con un temblor violento.
12. Cuando los hipócritas y aquellos cuyo corazón está atacado de una enfermedad
decían: Dios no nos ha hecho más que una vana promesa;
13. Cuando una parte de ellos decían: ¡Oh habitantes de Iatrib,10 no hay aquí asilo para
vosotros! Volveos más bien a vuestra casa, una parte de vosotros pidieron permiso al
profeta para retirarse, diciendo: Nuestras casas están sin defensa; no, no estaban sin
defensa; pero ellos sólo pretendían huir.
14. Si en aquel instante hubiese entrado el enemigo en Iatrib, si se les hubiese pedido que
se sublevasen y combatiesen a los creyentes, se habrían entregado; pero en este caso sólo
habrían permanecido muy poco tiempo.
15. Y, sin embargo, habían prometido precedentemente a Dios no volver la espalda.
Ahora bien, el pacto concluido con Dios es una cosa de la que se pide cuenta.
16. Di: La huida no os servirá de nada. Si habéis escapado a la muerte o a la camicería en
la guerra, sólo poco tiempo gozaréis de la vida.
17. Di: ¿Quién es el que os dará un abrigo contra Dios, si quiere afligiros con una
desgracia o si quiere testimoniaros misericordia? No hallaréis contra él patrono ni
protector.
18. Dios conoce bien a aquellos de vosotros que impiden a los demás seguir al profeta y
que dicen a sus hermanos: Venid a nosotros, y que no muestran en el ataque más que un
ardor mediano.
19. Es por avaricia respecto de vosotros;11 cuando el miedo se apodera de ellos los ves
buscar auxilio y mirar en torno suyo como aquel que se ve rodeado de las sombras de la
muerte. Cuando el espanto pasa, verás cómo te asaltarán con sus aceradas lenguas, avaros
como son de los bienes que os esperan. Esos hombres no tienen fe. Dios hará sus obras
nulas. Eso le es fácil.
20. Se imaginaban que los confederados no se alejarían; si los confederados volviesen
por segunda vez, desearían vivir entonces con los árabes nómadas12 y se contentarían con
informarse de vosotros, pues, aunque estuviesen ahora con vosotros, no han combatido
más que débilmente.
21. Tenéis un excelente ejemplo en vuestro profeta, un ejemplo para todos los que
esperan en Dios y creen en el día final, los que piensan en él con frecuencia.
22. Cuando los creyentes vieron a los confederados, exclamaron: He aquí lo que Dios y
su apóstol os han prometido. Dios y su apóstol han dicho la verdad. Todo esto no hizo
más que acrecentar su fe y su abandono absoluto a la voluntad de Dios.
23. Hay entre los infieles hombres que cumplen lo que habían prometido a Dios; los hay
que han cumplido su término y otros que lo esperan; no han cambiado.
24. Dios recompensará por su lealtad a los hombres leales; castigará a los hipócritas, si
quiere, o bien les perdonará; pues Dios está inclinado a perdonar y a tener piedad.
25. Dios rechazó a los infieles con su ira. No han sacado ninguna ventaja en esta guerra.
Dios basta a los creyentes en los combates, pues Dios es fuerte y poderoso.
26. Ha hecho salir de sus fuertes a las gentes de las Escrituras13 que ayudaban a los
confederados; ha sembrado en sus corazones el terror y la desesperación; habéis matado a
una parte de ellos y habéis reducido la otra a cautividad.
27. Dios os ha hecho herederos de su país, de sus casas y de sus riquezas, del país que no
habíais hollado jamás hasta entonces con vuestros pies. Dios es omnipotente.
28. ¡Oh profeta!, di a tus mujeres: Si buscáis la vida de aquí abajo con su pompa, venid;
os concederé una hermosa parte y un retiro honrado.
29. Pero si buscáis a Dios y a su apóstol, y la mansión de la vida futura, Dios ha
preparado magníficas recompensas a los que practican la virtud.14 30. ¡Oh mujeres del
profeta! Si alguna de vosotras se hace culpable de una acción fea15 que sea probada, Dios
aumentará la pena en el doble; esto es fácil a Dios.
31. La que crea firmemente en Dios y en su apóstol, la que obre el bien, a esa le
aumentaremos la recompensa en el doble; le hemos preparado una parte generosa.
32. ¡Oh mujeres del profeta! Vosotras no sois como las otras mujeres; si teméis a Dios,
no mostréis demasiada complacencia e vuestras palabras, por temor a que el hombre cuyo
corazón está atacado de algún achaque no llegue a formar sobre vosotros deseos
culpables. Emplead siempre un lenguaje decente.
33. Permaneced tranquilos en vuestras casas; no afectéis el lujo de los tiempos pasados de
la ignorancia;16 observad las horas de la oración; haced limosna; obedeced a Dios y a su
apóstol. Dios no quiere más que alejar la abominación de todos vosotros, de su familia,17
y aseguraros una pureza perfecta.
34. Repasad en vuestra memoria los versículos del Corán que se recitan en vuestras casas,
así como las enseszanzas de la sabiduría. En verdad, Dios es bueno y está instruido de
todo.
35. Los hombres y las mujeres que se abandonan enteramente a Dios, los hombres y las
mujeres que creen, las personas piadosas de ambos sexos, las personas justas de ambos
sexos, las personas de ambos sexos que lo soportan todo con paciencia, los humildes de
ambos sexos, los hombres y las mujeres que hacen limosna, las personas de ambos sexos
que observan el ayuno, las personas castas de ambos sexos, los hombres y las mujeres
que se acuerdan de Dios a cada momento, todos obtendrán el perdón de Dios y una
recompensa generosa.
36. No conviene a los creyentes de ambos sexos seguir su propia elección, si Dios y su
apóstol lo han decidido de otro modo. Todo el que desobedece a Dios y a su apóstol está
en un extravío manifiesto.
37. ¡Oh Mahoma! Tú has dicho un día a este hombre respecto del cual ha estado lleno de
bondad y a quien ha colmado con sus favores: Guarda a tu mujer y teme a Dios, y tú
ocultabas en tu corazón lo que Dios iba a exponer muy pronto a la luz del día. Tú has
temido a los hombres, y, sin embargo, era más justo temer a Dios. Pero cuando Zeid tomó
un partido y resolvió repudiar a su mujer, nosotros le unimos a ti mediante el matrimonio,
a fin de que no sea para los creyentes un crimen el casarse con las mujeres de sus hijos
adoptivos, después de su repudiación.18 Y la sentencia de Dios se cumplió.
38. No hay crimen de parte del profeta por haber aceptado lo que Dios le concedía; Dios
acostumbraba a hacerlo para los que han vivido antes de ti. (Las órdenes de Dios están
fijadas de antemano.)
39. Para los que llenaban la misión con que Dios les había encargado, que temían a Dios
y no temían más que a él. Dios basta para todos.
40. Mahoma no es el padre de ninguno de vosotros. Es el enviado de Dios y el sello de
los profetas.19 Dios lo conoce todo.
41. ¡Oh creyentes! Repetid con frecuencia el nombre de Dios y celebradle mañana y
tarde.
42. Tiene benevolencia para vosotros; sus ángeles interceden por vosotros, a fin de que
paséis de las tinieblas a la luz; es misericordioso para con los verdaderos creyentes.
43. La salutación que recibirán en el día en que comparezcan ante él, será esta palabra:
¡Paz! (Selam 20). Les ha preparado, además, una recompensa generosa.
44. ¡Oh profeta! Te hemos enviado para ser testigo, para advertir, para anunciar.
45. Tú llamas a los hombres a Dios, tú eres la antorcha que ilumina.
46. Anuncia a los creyentes que hay cerca de Dios grandes favores reservados para ellos.
47. No escuches a los infieles ni a los hipócritas. Sin embargo, no les hagas daño. Pon tu
confianza en Dios. Dios te basta como patrón.
48. ¡Oh creyentes! Si repudiáis a una mujer fiel antes de haber tenido comercio con ella,
no la retengáis más allá del término prescrito. Dadle lo que la ley ordena y una despedida
honrosa.
49. ¡Oh profeta! Te está permitido casarte con las mujeres que hayas dotado y con las
cautivas que Dios haya hecho caer en tus manos; con las hijas de tus tíos y de tus tías
paternos y maternos que han emprendido la huida contigo, y con toda mujer fiel que haya
dado su alma al profeta, si el profeta quiere casarse con ella. Es ésta una prerrogativa que
te concedemos sobre los otros creyentes.
50. Sabemos lo que os hemos prescrito respecto de vuestras esposas y de vuestras
esclavas, a fn de que no haya aquí ningún pecáado de tu parte. Dios es indulgente y
misericordioso.
51. Puedes dar esperanza a la que quieras y recibir en tu lecho a la que quieras y a la que
desees de nuevo después de haberla dejado. No serás culpable obrando así. Así será más
fácil consolarlas.21 Que ellas no sean jamás afligidas, que todas estén satisfechas de lo
que tú les concedes. Dios conoce vuestros corazones; es sabio y humano.
52. No te está permitido tomar más mujeres en lo sucesivo22 ni cambiarlas por otras, aun
cuando su belleza te encantase, a excepción de las esclavas que puedas adquirir. Dios lo
observa todo.
53. ¡Oh creyentes! No entréis sin permiso en las casas del prófeta, excepto cuando se os
permita hacer una comida con él, y sin esperarlo. Pero cuando seáis invitados, entrad, y
cuando hayáis comido, separaos y no empeñéis familiarmente conversaciones, pues esto
le causa pena; al profeta le da vergüenza decíroslo; pero Dios no se avergüenza de la
verdad. Si queréis pedir algún objeto a sus mujeres, pedidlo a través de un velo; así es
como vuestros corázones y los suyos conservarán la pureza. Evitad causarle pena al
enviado de Dios. No os caséis jamás con las mujeres con quienes él haya tenido
comercio; esto sería grave a los ojos de Dios.
54. Ya expongáis una cosa a la luz del día o ya la ocultéis, dios lo conoce todo.
55. Vuestras esposas pueden descubrirse ante sus padres, sus hijos, sus sobrinos y sus
mujeres y ante sus esclavas. Temed al Señor, que es testigo de todas vuestras acciones.
56. Dios y los ángeles honran al profeta. ¡Creyentes!, dirigid sobre su nombre palabras de
veneración y pronunciad su nombre con salutación.23
57. Los que ofenden a Dios y a su enviado serán maldecidos en este rrmundo y en el otro,
y consagrados al suplicio ignominioso.
58. Los que hacen daño a los creyentes, hombres o mujeres, sin que lo hayan merecido,
cometen una mentira y un pecado enorme.
59. ¡Oh profeta! Prescribe a tus esposas, a tus hijas y a las mujeres de los creyentes que
dejen caer su velo hasta abajo; así será más fácil obtener que no sean desconocidas ni
calumniadas.24 Dios es indulgente y misericordioso.
60. Si los hipócritas, los hombres cuyo corazón está atacado de una enfermedad y los
propagadores de noticias falsas en Medina no cesan en sus desafueros, te excitaremos
contra ellos para exterminarlos y no les dejaremos vivir a tu lado más que poco tiempo.
61. Malditos en cualquier lugar que se hallen, serán cogidos y muertos en medio de una
terrible carnicería.
62. Tal ha sido la conducta de Dios respecto de los hombres que les han precedido. No
hallarás ningún cambio en la conducta de Dios.
63. Te preguntarán cuándo vendrá la hora. Responde: El conocimiento de la hora está
cerca de Dios, y ¿quién puede decirte si no está próxima la hora?
64. Ha maldecido a los infieles y les ha amenazado con el fuego.
65. Permanecerán allí eternamente sin intercesores y sin auxilio.
66. El día que vuelvan sus miradas hacia las llamas, exclamarán: ¡Ojalá hubiésemos
obedecido a Dios y al profeta!
67. ¡Señor! Hemos seguido a nuestros príncipes y a nuestros magnates, y ellos nos han
apartado del camino recto.
68. ¡Oh Señor!, duplica su suplicio y pronuncia sobre ellos una gran maldición.
69. ¡Oh creyentes!, no os parezcáis a los que ofendieron a Moisés; Dios le lavó de sus
calumnias y Moisés era considerado ante Dios.
70. ¡Oh creyentes!, temed al Señor; hablad con rectitud.
71. Dios tornará vuestras obras en bien y borrará vuestros pecados, y todo el que obedece
a Dios y a su profeta gozará de una gran dicha.
72. Hemos propuesto al cielo, a la tierra, a las montañas, el depósito de la fe; ellos han
rehusado en cargarse de ella y han temido recibirla. El hombre se encargó y se ha tornado
injusto a insensato.
73. Dios castigará a los hipócritas de ambos sexos y a los idólatras de ambos sexos; pero
perdonará a los creyentes, hombres y mujeres. Es indulgente y misericordioso.
SURA XXXIV
SABA 1
Dado en la Meca. - 54 versículos
En nombre del Dios clemente y misericordioso
1. Gloria a Dios a quien pertenece todo lo que hay en los cielos y en la tierra. La gloria en
el otro mundo le pertenece también; es el Prudente, el Instruido.
2. Sabe lo que entra en la tierra y lo que sale y lo que desciende del cielo y lo que sube.
Es el Compasivo, el Indulgente.
3. Los incrédulos dicen: No vendrá la hora. Responde: En verdad, vendrá, lo juro por el
Señor, que conoce las cosas ocultas; a su conocimiento no se escapa siquiera el peso de
un átomo. No hay en los cielos ni en la tierra nada, que sea más pequeño o mayor que un
átomo, que no esté consignado en el Libro evidente,
4. A fin de que Dios recompense a los que han creído y obrado el bien. A ellos el perdón
y una subsistencia generosa.
5. Los que trabajan para debilitar nuestros signos (en depreciar nuestros milagros)
recibirán el castigo de un suplicio doloroso.
6. Los que han recibido la ciencia ven bien que el libro que te ha sido enviado de lo alto
por tu Señor es la verdad; que conduce por el sendero del Poderoso, del Glorioso.
7. Los incrédulos dicen a aquellos a quienes encuentran: ¿Queréis que os mostremos al
hombre que os predice que cuando hayáis sido desgarrados y roídos en todos sentidos,
seréis luego revestidos de una forma nueva?
8. O ha inventado una mentira contra Dios o es un demoniaco. Di más bien: Los que no
creen en lá vida futura estarán en el suplicio y en un extravío sin término.
9. ¿No ven lo que hay ante ellos y detrás de ellos? ¿El cielo y la tierra? Si nosotros
quisiésemos, podríamos hacerlos tragar por la tíerra entreabierta o hacer caer sobre sus
cabezas un fragmento del cielo. En esto hay un signo para todo servidor de Dios capaz de
convertirse.
10. Hemos concedido a David un don que provenía de nosotros (el talento de cantar).
Dijimos: ¡Oh montañas y pájaros! Alternad con él en sus cantos. Hemos ablandado el
hierro entre sus manos y le dijimos.- Haz con él cotas de malla completas y observa bien
la proporción de las mallas. Hacedlo bien, pues yo veo vuestras acciones.
11. Sometimos el viento a Salomón. Soplaba un mes por la rnañana y otro mes por la
tarde. Hicimos brotar para él una fuente de bronce. Los genios trabajaron en su presencia,
con el permiso del Señor, y todo el que se apartaba de nuestras órdenes era entregado al
suplicio del brasero ardiente.
12. Ejecutaban para él todos los trabajos que quería, palacios, estatuas,2 fuentes anchas
como estanques, calderos sólidamente construidos. ¡Oh familia de David, dadnos
acciones de gracias! ¡Cuán pocos hombres agradecidos hay entre mis servidores!
13. Y cuando decretarnos que muriese, fue un reptil de la tierra el primero que lo
comunicó a todos; había roído su palo que sostenía el cadaver, y cuando éste cayó, los
genios reconocieron que, si hubiesen penetrado el misterio, no habrían permanecido tanto
tiempo en aquella pena envilecedora.3
14. Los habitantes de SABA tenían, en el país que habitaban, un signo de advertencia:
dos jardines a la derecha y a la izquierda.4 Nosotros les dijimos: Comed del alimento que
os da vuestro Señor; dadle acciones de gracias. Tenéis una comarca encantadora y un
Señor indulgente.
15. Pero ellos se apartaron de la verdad. Enviamos contra ellos la inundación de los
diques5 y cambiamos sus dos jardines en otro: dos que producían frutos amargos,
tamarindos y algunos pequeños frutos del loto.
16. Así es como los retribuimos por su incredulidad. ¿Recompensaremos así a otros que
no sean los ingratos?
17. Establecimos entre ellos y las ciudades que hemos bendecido, ciudades florecientes;
establecimos al través de este país un camino y dijimos: viajad por él con seguridad de
día y de noche.
18. Pero ellos dijeron: Señor, pon una distancia mayor entre nuestros caminos.6 Ellos han
obrado con iniquidad consigo mismos. Les convertimos en fábula de las naciones y los
dispersamos por todas partes. Hay en esto una advertencia para todo hombre que sabe
sufrir y que es agradecido.
19. Eblís reconoció que habían juzgado bien. Todos le han seguido, salvo algunos
creyentes.
20. Él no tenía, empero, ningún poder sobre ellos; únicamente queríamos saber quién de
ellos creerá en la vida futura y quién dudará de ella. Tu Señor vela por todo.
21. Diles: Llamad a los que vosotros creéis que existen además de Dios. No tienen poder
en el cielo ni en la tierra, ni siquiera del peso de un átomo. No tienen ninguna parte en su
creación, y Dios no les ha tomado por ayudantes.
22. La intercesión de quienquiera no servirá de nada, salvo a aquel a quien Dios se lo
permita. Esperarán hasta el momento en que el temor sea desterrado de sus corazones.7
Entonces dirán: ¿Qué es lo que ha dicho Dios? Se les repetirá: La verdad. Él es el
Sublime, el Grande.
23. Diles: ¿Quién es el que os envía el alimento desde los cielos y la tierra Di: Es Dios.
Yo o vosotros ¿estamos en el camino recto o en el extravío evidente?
24. No se os pedirá cuenta de nuestras faltas ni a nosotros tampoco de vuestras acciones.
25. Di: Nuestro Señor nos reunirá a todos y pronunciará entre nosotros con toda justicia.
Él es el Juez supremo,8 el Sabio.
26. Di: Mostradme a los que le habéis agregado como asociados. No los tiene. Él es el
Poderoso, el Prudente.
27. Te hemos enviado hacia todos los hombres sin excepción, ¡oh Mahoma!, para
anunciar y amenazar a la vez. Pero la mayor parte de los hombres no saben.
28. Dicen: ¿Cuándo se cumplirá, pues, esa promesa? Decidlo si sois sinceros.
29. Diles: Vuestra cita será el día que no podréis recular ni avanzar un solo instante.
30. Los incrédulos dicen: No creeremos en este Corán ni en los Libros enviados antes de
él. ¡Si tú vieses a los malvados cuando sean conducidos ante su Señor, y se hagan mutuos
reproches! Los débiles de la tierra dirán a los poderosos: Sin vosotros, habríamos sido
creyentes.
31. Y los poderosos responderán a los débiles: ¿Somos nosotros los que os hemos
impedido seguir la dirección cuando os fue dada? Vosotros mismos sois los culpables.
32. Y los débiles responderán a los poderosos: No, son vuestras astucias de cada día y de
cada noche, cuando nos mandabais no creer en Dios y atribuirle iguales. Todos ocultarán
su despecho al ver los tormentos. Cargaremos de cadenas el cuello de los infieles. ¿Iban a
ser retribuidos de distinto modo que como han obrado?
33. No hemos enviado un solo apóstol a una ciudad, sin que los hombres opulentos hayan
dicho: No creemos en su misión.
34. Decían: Nosotros somos más ricos en bienes y en hijos; no somos nosotros los que
sufriremos el suplicio.
35. Diles: Mi Señor derrama a manos llenas sus dones sobre quien quiere, o los mide;
pero la mayor parte de los hombres no lo saben.
36. No es por vuestras riquezas ni por vuestros hijos como os acercaréis más a nosotros.
Sólo los que creen y obran el bien lo harán; a ellos la recompensa duplicada como
premio de sus acciones. Descansarán en seguridad en las elevadas galerías del paraíso.
37. Pero los que se esfuerzan por aniquiliar nuestros signos serán entregados al suplicio.
38. Di: Mi Señor derrama a manos llenas sus dones sobre aquel de sus servidores que
quiere, o los mide. Todo lo que deis en limosnas, os lo devolverá. Es el mejor
dispensador de dones.
39. Un día os reunirá a todos y luego preguntará a los ángeles: ¿Es a vosotros a quienes
adoraban?
40. Y los ángeles responderán: ¡Por tu gloria! Tú eres nuestro patrón y no ellos.
Adoraban más bien a los genios; la mayor parte creen en ellos.
41. Ese día ninguno de vosotros dispondrá en favor del otro de ningún bien ni de ningún
mal. Diremos a los infieles: Probad el castigo del fuego que en otro tiempo habéis tratado
de mentira.
42. Cuando se les recitan nuestras enseñanzas, dicen: Este hombre no quiere más que
apartarnos de nuestras divinidades que adoraban nuestros padres. Dirán además: El Corán
no es más que una mentira forjada recientemente. Cuando la verdad se deja ver
claramente a los incrédulos, dicen: Eso es magia manifiesta.
43. Antes de ti no les habíamos dado ningún libro ni enviado ningún apóstol.
44. Los que le han precedido tratarán a nuestros enviados de impostores. Estos no han
obtenido la décima parte de lo que habíamos concedido a los demás, y han tratado
igualmente a nuestros enviados de impostores. ¡Qué terrible ha sido su castigo!
45. Diles: Os comprometo a una sola cosa. Presentaos bajo la invocación de Dios, dos a
dos o separadamente,9 y considerad bien si vuestro compatriota está atacado de
demonomanía, si es otra cosa más que un apóstol encargado de advertiros de la
aproximación del suplicio terrible.
46. Diles: No os pido salario; guardadlo para vosotros. Mi salario corre de cuenta de
Dios. Él es testigo de todo.
47. Di: Dios no envía más que la verdad a sus apóstoles. Él conoce perfectamente las
cosas ocultas.
48. Di: La verdad ha venido, la mentira no aparecerá ni volverá.
49. Di: Si estoy en el error, lo estoy en detrimento mío; si estoy en el camino recto, es a
consecuencia de lo que me ha revelado mi Señor. Lo oye todo, y está inmediato en todas
partes.
50. ¡Ah! Si tú vieses cómo temblarán sin hallar ayuda y cómo serán asaltados en un lugar
inmediato, de modo que no podrán escapar.
51. Dirán: ¡He aquí! Hemos creído en él. Pero ¿cómo alcanzarían esa fe que afectan
ahora cuando están tan lejos por su pasado?
52. No creían antes y lanzaban dichos respecto de cosas ocultas de tan lejos.10
53. Un intervalo inmenso se interpondrá entre ellos y lo que desean. 11
54. Así ocurrió con sus semejantes de otro tiempo que estaban en la duda y lo ponían
todo en tela de juicio.

Publicar un comentario en la entrada

algo para leer