.

..

ºº

.

EN LOS LIMITES DE LA REALIDAD

↑ Grab this Headline Animator

martes, 11 de septiembre de 2012

Susy y la brujería




Susy y la brujería

El fotógrafo Gary dice no creer en el “poder” de los brujos.
Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante en busca de su espectacular plato de adobo de chancho al estilo arequipeño y una taza de anís bien caliente para bajar la grasita. “La ‘Vecina del 303’, esa misteriosa mujer a la que Susy Díaz culpa de todos sus males, tiene más de 500 mil menciones en el buscador Google y ha alborotado el Facebook y Twitter. Todo el mundo comenta quién es esa señora a la que la ex congresista, del número 13 en la nalga, culpa de haberle hecho brujería. En el edificio donde vive, varios equipos de televisión montan guardia para tener la primicia de entrevistarla o, por lo menos, captar su imagen.
Tal vez el asunto sea uno de los tantos cuentos de Susy para estar en la ‘pomada’,
pero la verdad es que muchos creen ciegamente en la brujería. Hay quienes no van a ningún lado sin su ‘seguro’, una especie de amuleto que, dicen, los protegerá de todos los peligros. Otros rocían agua bendita los martes o viernes en las cuatro esquinas de su casa. Colocan una sábila con una cinta roja detrás de la puerta o duermen con una tijera debajo de la almohada. Dicen que esos ‘secretos’ serán un escudo contra la envidia, el mal de ojo, los conjuros y el hechizo.
En agosto del 2006, cuando la policía inspeccionó la casa de Myriam Fefer, quien fue asesinada por el sicario Alejandro Trujillo Ospina, ‘Payaso’, en el dormitorio de la difunta encontró un altar donde, aparentemente, se realizaban rituales de magia negra. Personas de todas las clases sociales y niveles económicos recurren a la brujería. Se sabe que hasta empresarios, políticos, deportistas y miembros de la
farándula tienen sus ‘maestros’, ‘chamanes’ o brujos. Hay personas que viajan hasta Huacho, Salas o ‘Las Huaringas’, para recibir baños, someterse a rezos o mesadas a manos de los brujos más mentados.
Algunos incluso, hombres o mujeres, van en busca de sanación para enfermedades incurables para la ciencia, hacer ‘amarres’ o lograr que el ser amado regrese. Otros apelan a los brujos ‘maleros’ para perpetrar la venganza o, movidos por la envidia, hacerle ‘daño’ a alguien. Son creencias de mucho arraigo popular, pero si fuera cierto el poder de los brujos, me pregunto ¿por qué no utilizan las calaveras, sables, tierra de muerto y todo eso, que venden en sus destartalados puestos, para hacerse millonarios?”.
Publicar un comentario en la entrada

algo para leer