.

..

ºº

.

EN LOS LIMITES DE LA REALIDAD

↑ Grab this Headline Animator

martes, 15 de septiembre de 2009

LOS ESPELUZNANTES SECRETOS DEL RANCHO SANTA ELENA

Los Espeluznantes Secretos Del Rancho Santa Elena

Brad Steiger Y Sherry Hansen Steiger


En abril de 1989, varios oficiales de la policía mexicana siguieron a un miembro de un culto satánico, enloquecido por la droga, que les condujo hasta un gran caldero negro en cuyo interior encontrarían un cerebro humano, una concha de tortuga, una herradura, una columna vertebral humana, y varios huesos humanos puestos a hervir en sangre.
Durante el primer día de excavaciones en los terrenos del Rancho Santa Elena, en las afueras de Matamoros, México, saldrían a la superficie una docena de cuerpos humanos mutilados. Algunas de las víctimas habían sido acuchilladas, golpeadas, tiroteadas, colgadas o hervidas vivas. Algunas habían sufrido mutilaciones rituales.
Los monstruos humanos responsables de estos horripilantes actos fueron Adolfo de Jesús Constanzo, un traficante de drogas y Alto Sacerdote, y Sara María Aldrete, una joven y atractiva mujer que llevaba una increíble doble vida como Alta Sacerdotisa del horror y como estudiante honoraria del Texas Southmost College, en Brownsville. La esencia de este culto el “mal por amor al mal” de Adolfo y Sara, era el sacrificio humano.
Si bien, por una parte es ciertamente evidente que estas ejecuciones rituales eran empleadas como una herramienta disciplinaria por Constanzo, el señor de la droga, no se deben dejar a un lado estos asesinatos como simples y espeluznantes lecciones motivadas por el propósito de reforzar la obediencia absoluta de los miembros del gang. Como en todos los casos de sacrificios satánicos rituales, Constanzo prometía a sus seguidores que así obtendrían el poder de absorber la esencia espiritual de sus víctimas. Los crueles y horribles asesinatos se realizaban al tiempo que se oraba para conseguir fuerza, riqueza y protección contra el daño físico y contra la policía.

Santeria: Un Culto De Sacrificio Con Cien Millones De Seguidores

La madre de Adolfo Constanzo era practicante de “Santería”, una amalgama religiosa que ha evolucionado a partir de la mezcla de los espíritus adorados por los esclavos africanos con la jerarquía de santos intercesores de sus amos Católicos Romanos. Lejos de ser un oscuro culto, la “Santería” tiene como mínimo unos cien millones de seguidores, la mayoría de ellos en el Caribe y Sudamérica. Aunque los ritos de “Santería” suelen incluir el sacrificio de aves y animales pequeños, se trata de una religión esencialmente benigna.
Fue a finales del verano de 1989 cuando Constanzo decidió crear su propio sincretismo religioso. Comenzando con las creencias de “Santería” de su madre, introdujo en ellas algunos elementos del vudú. Después, prosiguió añadiendo las violentas prácticas del “Palo Mayombe”, un maligno culto Afrocaribeño, combinándolo además con “santismo”, un particularmente sangriento ritual azteca.
Pero, fuera como fuera que Constanzo realizara la mezcla de ingredientes de su terrible expresión religiosa, el ensangrentado altar sacrificial acabó convirtiéndose en el centro de su cruel cosmología.

El Dictador Manuel Noriega Y Su Bruja Vudú

Poco después de que el dictador Manuel Noriega cayera del poder, fuentes de la Inteligencia de los Estados Unidos revelaron que el verdadero gobernante de Panamá había sido un practicante del vudú, una mujer llamada María da Silva Oliveira, una anciana sacerdotisa de sesenta años, procedente del Brasil, que practicaba el “Candomblé” y el “Palo Mayombe”.
Varios testigos han establecido que Noriega creía ciegamente en su collar vudú, en su bolsa de hierbas, y en cierto encantamiento escrito sobre un trozo de papel para protegerle. El periodista John South, escribiendo desde la Ciudad de Panamá, capital de Panamá, cuenta que todos aquellos próximos al dictador eran conscientes de que éste no hacía ni un simple movimiento sin consultar primero a María.
Cuando los soldados americanos encontraron la casa que Noriega había regalado a su bruja vudú, hallaron evidencias de hechizos que atentaban contra la vida del ex—Presidente Ronald Reagan y contra la del Presidente Bush. María había escrito cantos rituales especiales para que Noriega los repitiera sobre las fotografías de sus enemigos, mientras quemaba velas vudú y polvos mágicos.
De acuerdo con la Inteligencia de los Estados Unidos, la propia red de espionaje de Noriega le había informado de que las fuerzas estadounidenses planeaban invadir Panamá el 20 de diciembre de 1989. El dictador ordenó a María que llevara a cabo inmediatamente un sacrificio que determinara la validez de estos informes de Inteligencia.
Durante una ceremonia ritual, María degolló y abrió los estómagos de varias ranas, de forma que pudiera estudiar sus entrañas. Su interpretación de las entrañas la llevó a predecir la invasión estadounidense para el 21 de diciembre.
Poniendo más confianza en su sacerdotisa vudú que en su red de Inteligencia, Noriega creyó a María. Consecuentemente, no había puesto a sus tropas en movimiento cuando las fuerzas de los Estados Unidos atacaron el 20 de diciembre, un día antes de lo que había profetizado el sacrificio. Y así, Noriega perdió también la oportunidad de escapar, huyendo por delante del ejército invasor.


THE GRISLY SECRETS OF RANCHO SANTA ELENA
Extraído de Demon Deaths
Publicar un comentario

algo para leer